3 trucos para saber si un coche es robado

¿Vas a comprarte un vehículo de segunda mano? Se trata de una buena opción, pero tienes que tener cuidado con que no te estafen con un coche robado. Hoy te traemos tres trucos clave para descubrir si se trata de un vehículo que ha sido sustraído.

El robo de un coche sigue siendo uno de los mayores peligros a los que se enfrenta cualquier propietario actualmente. Se trata de posesiones muy preciadas que tienen un buen valor de reventa y con las que los delincuentes sacan un buen beneficio, ya sea desguazando el vehículo, llevándolo a otro país o directamente tratando de venderlo en su totalidad, aunque esto último es lo menos probable.

Sin embargo, con estos tres trucos para saber si un coche es robado podrás estar más alerta ante cualquier tipo de estafa.

Y es que, conocer los antecedentes y el historial del vehículo es vital a la hora de adquirirlo de ocasión. Los compradores nos enfrentamos a un sinfín de posibles timos que pueden acabar muy mal para nuestros intereses.

De hecho, si adquieres un coche robado, estás totalmente desprotegido ante cualquier reclamación, ya que, a la hora de acudir a registrarlo, el vehículo queda confiscado y se pierde todo el dinero invertido en su compra.

Además, debes saber que su legítimo propietario tiene todo el derecho a reclamar el coche, mientras que el comprador que ha sido estafado tan solo puede reclamar al vendedor del coche sustraído, pero para ello es necesario conocer su identidad, lo que en muchos casos es imposible.

Para evitar una situación tan desagradable como esta, donde hayamos perdido nuestro dinero, te traigo estos tres sencillos trucos que deberías seguir para averiguar si un coche es robado.

  • Informe de Antecedentes del Vehículo: Después de localizar el coche de segunda mano que estabas buscando, lo más recomendable es que solicites un Informe de Antecedentes del Vehículo a la Dirección General de Tráfico. Este informe tiene un coste de algo más de 8 euros y se puede solicitar tan solo con la matrícula del coche y tu DNI, pero en él podrás averiguar si todo está en orden, como si se pagó el Impuesto de Circulación del año anterior, cuándo pasó la última ITV, si existen multas pendientes y, lo más importante, si el coche figura como robado y su procedencia legal.
  • Datos que no concuerdan: Si detectas datos que no concuerdan, evita a toda costa esa compra. Debes comprobar si el número de bastidor, que figura en varias zonas del vehículo, normalmente en la luna delantera, en el bloque motor (muy difícil de localizar a simple vista) y en la zona del piso interior, debajo de la moqueta, concuerda con el que figura en la documentación del coche, del mismo modo que coinciden los kilómetros con los que tenía cuando pasó la última ITV. Recuerda que, por pocos que sean, siempre deberán ser superiores a los que figuraban en el registro de la última ITV.
  • Actitud del vendedor: La actitud del vendedor también podría denotar que estamos ante la venta de un coche robado. La labor del propietario deberá ser siempre la de facilitar toda la información, datos y documentación del vehículo para que el comprador se decida a su adquisición. Si se niega a enseñarnos la documentación del vehículo, si solo quiere comunicarse con nosotros por correo electrónico y no nos facilita un teléfono, si nos pide que transfiramos dinero por adelantado como fianza a una cuenta, o si nos cita en lugares sospechosos, desconfía totalmente de este vendedor y, si es posible, prosigue con la búsqueda de otro coche cuya procedencia sea legal.

*Artículo original publicado en Autobild. Autor: Aarón Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas