5 tipos de amistades tóxicas que arruinaron mi vida

Más allá de nuestra familia, a todos nos agrada la idea de compartir un buen café con un amigo o amiga, con el que podemos hablar de nuestras inquietudes así como de nuestra fortuna.

Sin embargo, muchas veces las personas que consideramos nuestras amistades no son exactamente lo que esperamos de una y normalmente, no recibimos lo mismo que damos.

Que no te escuche cuando hablas, recalca tus defectos, es pesimista cuando lo que necesitas realmente es una pequeña motivación.

No pienses que tú eres el problema, el error radica en la persona que has considerado alguien importante todo este tiempo.

En el transcurso de mi vida, me he rodeado de muchas personas, pero muy pocas son las que he podido llamar con certeza amigos o personas con las que tenga una relación cercana.

Aquellas que no se han mantenido con el paso del tiempo es porque sencillamente, no debían seguir formando parte de mí día a día, para que así lograra avanzar.

Es difícil desprendernos de personas que para nosotros, significan mucho. No obstante, no podemos rodearnos de relaciones que en lugar de representar un soporte, sólo nos afectan negativamente.

Por ello, es importante que sepas reconocer cuando una amistad o relación sólo te está impidiendo avanzar y trae negatividad a tu vida.

¿Qué es una relación tóxica?

Una relación tóxica es aquella en la que mientras estás al lado de esa persona, él o ella sólo logra hacernos sentir mal en lugar de darnos la paz y la tranquilidad que buscamos al estar con alguien querido. Y esto puede ser muy peligroso para ti.

Nuestros padres e incluso personas con las que probablemente solamente hemos hablado una vez en nuestra vida, nos han recomendado aunque sea una vez, que nos rodeemos de personas que nos aporten valor.

Una persona tóxica es todo lo opuesto: no te aportará nada positivo, sino que hará que dudes de ti y te sientas mal contigo mismo.

Cuando sentimos desgaste, cansancio y que el mantener la relación sólo nos produce mayor agotamiento y preocupaciones. Estos factores son la alerta principal para que logremos identificar y reconocer que nos encontramos en una relación tóxica.

Es muy común que los seres humanos nos guiemos por nuestro entorno y logremos adquirir más conocimiento y personalidad al mezclarnos con otras personas.

Pero cuando estas personas o entorno, únicamente logra que perdamos nuestro bienestar y personalidad que nos identifica, entonces es mejor estar solos por un tiempo en lugar de estar con ellas.

 

¿Cómo saber si una persona es tóxica?

Cuando alguien nunca te da la razón, trata de que tú le des todo a cambio de no darte a ti nada, e intenta manipularte para que hagas todo lo que él o ella quiere, debes saber que estás ante una persona tóxica. Pero hay otros aspectos que hacen más peligrosa a esta gente…

Para encontrarnos con una persona tóxica, no es necesario que nos veamos involucrados con ellos hasta cierto grado de amistad o relación íntima.

Nos encontramos rodeados de este tipo de personas, por lo que encontrarlas en cualquier entorno en el que estemos es bastante común.

Compañeros de trabajo, familia, amigos, la persona que se sienta a nuestro lado durante el viaje de autobús o tren.

Cualquiera de ellos puede ser una persona tóxica, pero ¿cómo puedes estar seguro al 100%?

Así como las personas felices tienen un comportamiento o características que las definen, como ser positivas, por ejemplo, lo mismo ocurre con las tóxicas.

El comportamiento más común en ellas es la agresividad tanto física como también verbal hacia otras personas o situaciones que se presentan con frecuencia.

Por otro lado, esta clase de personas son las que prefieren recibir en lugar de dar. Es como tener básicamente una relación en la que el amor y preocupación es dado únicamente por una de las partes y la otra se encarga de recibirlo.

No hay reciprocidad.

El apoyo, respeto y confianza que deberían haber en una relación, con estas personas no se ven presente y son sustituidas por decepción, desconfianza y que sólo logren sacar la peor versión de ti.

 

¿Cómo saber si un amigo es tóxico?

Cuando no nos escucha, nos juzga por todo lo que hacemos, y nunca está ahí para nosotros pero nos hace sentir un deber de que debemos estar para ellos, en eso se resume un amigo tóxico.

Al buscar a una persona con la que queremos compartir las buenas noticias y desahogarnos cuando recibimos una mala, siempre queremos y debemos encontrar a alguien que esté dispuesto a no sólo escucharnos, sino darnos su apoyo, ánimo y soporte que necesitamos.

Si te encuentras con todo lo contrario al llamar o ver a tu amigo, es mejor que no sigas con él o ella.

Un amigo tóxico casi nunca se encuentra para nosotros y en los momentos que compartimos con este, normalmente la conversación se centra únicamente en su persona, dejando de lado lo que tú quieras compartir o sientas al respecto.

¿Por qué querrías conservar una amistad que sólo representa agotamiento y un requiere un sobre esfuerzo inhumano e innecesario para conservarlo?

Es fácil, no quieres ni debes conservarla.

Ten en mente que en una amistad, esa persona debe respetar tus opiniones, querer argumentar en lugar de discutir, que celebre tus logros y te apoye en tus tropiezos o caídas. No necesitas un amigo tóxico que sólo represente y traiga una negatividad que simplemente, no necesitas en tu vida.

¿Cómo saber si una relación es tóxica?

Si a veces preferirías no estar con esa persona porque te hace sentir mal, porque te enfadas más de lo que nunca imaginaste, si te sientes manipulado porque te hace sentir culpable siempre, y sientes que no mereces que te trate así, pero no puedes terminar esa relación, entonces estás atrapado en una relación tóxica.

Por experiencia personal, sé que es tener una relación tóxica y debo admitir que no fue fácil saberlo o darme cuenta de que me encontraba en una.

Es muy poco común que al iniciar una nueva relación amorosa, esta sea de inmediato tóxica.

Es algo que lleva tiempo, ya sea poco o mucho, pero la clave principal para saber si te encuentras en una es recordar que nunca terminas de conocer a las personas.

Con esto no quiero decirte que debes vivir pensando que cambiará su personalidad o que la persona con la que has estado todo este tiempo no es quien aparenta ser.

A lo que me refiero, es que para poder saberlo y reconocerlo, no debes cerrarte en que es algo imposible.

Una relación amorosa normal, para darle una clasificación, se resumen en cuidados, amor e interés en lo que esa persona haga únicamente para poder ayudarla a superar los obstáculos y que logre sus metas.

Por otro lado, una relación tóxica es donde sentimientos como los celos se ven presente más de lo que deberían y con esto, me refiero en cantidades más grandes que superar un simple “exceso”.

Durante una amistad tóxica se ve presente el hecho de que demos y no recibamos nada en su lugar. Pero durante una relación, esto es mucho más notable.

Normalmente nuestra pareja es la que quiere recibir todo el cariño y amor, que le demostremos que es importante para nosotros pero no se toma el tiempo de que el sentimiento y las acciones sean algo recíproco. Solamente piensan en ellos mismos.

El que no respete tu tiempo, los deberes y labores que tienes que cumplir, la poca confianza que te tiene, que recurra al chantaje emocional cuando algo le moleste y que como señal principal, se enoje en exceso por temas triviales o incluso importantes.

Eso es lo que debes tener principalmente en cuenta para poder saber si una relación es tóxica.

 

5 tipos de amistades tóxicas que debes alejar de tu vida

Hay 5 tipos de amistades tóxicas que destrozarán tu vida por completo: las que nunca tienen tiempo para ti, las egoístas, las que siempre te juzgan o hablan mal de ti, y las que te tienen celos o envidia. Aunque la quinta es la peor de todas… y la más peligrosa.

No siempre encontrarás todas las señales que representan una amistad tóxica en una sola persona.

En ocasiones, todo se resumirá en el comportamiento que presenta ese amigo o amiga y de donde partirás para definir si vuestra amistad efectivamente es tóxica, o comienza a tomar ese rumbo.

De esta manera aprendí que una amistad tóxica no se resume a una o unas pocas personas y que no existe solamente un tipo de persona o amigo tóxico.

Así que estos son los 5 tipos de amistades tóxicas que puedes encontrarte durante el paso de los años, y que debes evitar a toda costa.

 

1. La que nunca tiene tiempo

Todos tenemos ese amigo o amiga que cada vez que necesitamos de ellos o simplemente queremos pasar un buen rato con su compañía, nunca tiene tiempo.

Cuando lo invitas al cine, a comer, a ver las estrellas o simplemente a hablar, se inventa alguna excusapara no ir.

Sin embargo, estas son el tipo de personas que cuando necesitan algo de ti, tú sí que tienes que estar siempre ahí para ellos.

Así que piensa, ¿cómo es tu amigo si ni siquiera quiere compartir contigo 5 minutos de su día? Simple, no lo es.

2. La egoísta

Si bien es cierto que cuando apreciamos a alguien como si fuera nuestro otro yo, siempre que podamos intentaremos ayudarla o cumplir sus caprichos con tal de verla salir. Claro, mientras no sea nada malo o ilegal.

Sin embargo, para todo hay un límite.

No es igual a que alguien se ofrezca a hacer algo por ti o darte algo, que pedirlo constantemente y que sea para lo que sea. Como hacer los deberes del hogar, por ejemplo.

Esa amistad que lo único que sabe hacer es pedir y que nunca te dé algo a cambio o que al menos, esté para ti cuando realmente lo necesites. No vale la pena conservarla ya que solo piensa en sí misma.

3. La que no para de juzgarte o hablar mal de ti

Cuando compartimos una experiencia u opinión con alguien que consideramos nuestro amigo(a),esperamos algún consejo o intercambio un intercambio sano de ideas.

No críticas y comentarios que sólo juzgan lo que quisimos compartir con ellos. Además de que muchas veces se encargan de compartirlos con otras personas y hablar mal de ti con ellos.

Todos tenemos defectos, por lo que es imposible ser siempre “perfectos”, pero no necesitamos a alguien que se encargue de recordarnos cada uno de ellos y que nos baje el autoestima a causa de ello y sus constantes opiniones negativas respecto a nosotros.

No confundas honestidad con crítica. Si bien es cierto que la opinión sincera de un amigo vale más de lo que muchos creen, entre ser honesto y juzgar a esa persona hay una fina línea que te ayudará a determinar cuál de las dos estás recibiendo de su amistad.

4. El celoso o envidioso

Si celebras los logros de tu amigo como si fueran los tuyos, ¡muy bien! eso quiere decir que eres un buen amigo o amiga.

En un caso opuesto, donde tú amigo sólo muestre cierto grado de molestia y se encargue de menospreciar tus esfuerzos y logros, entonces eso sólo representa que tienes a una persona tóxica en tu vida.

Los celos hasta cierto grado nos hacen más competitivos y a algunas personas las motiva a comenzar a emprender y lograr sus propias metas.

Pero cuando estos se desarrollan a un nivel excesivo y nos lleven a sentir envidia por los logros de alguien más, en especial de nuestros amigos o personas cercanas.

Personas que presentan estos sentimientos son las que debemos evitar y alejar de nuestro círculo de amistades.

5. El amigo dependiente: el más peligroso

Aunque podemos relacionarlas con las egoístas, lo que las diferencia de estas es que son personas absorbentes que siempre quieren ocupar la mayor parte de tu tiempo, si es que no todo.

Considero que es una de las amistades tóxicas más agotadora en la que nos podemos ver sumergidos. Ya que muchas veces sacrificamos más de lo que estamos dispuestos y sin darnos cuenta de ello.

Está querer pasar tiempo con la persona que adoras como si fuera tu hermana o pareja, pero así como hay una fina línea entre honestidad y crítica, también lo hay entre agradable y enfermizo.

Todos necesitamos nuestro espacio personal, nuestro tiempo de relajación y soledad.

Cuando un amigo o una amiga no respeta o entiende eso, sólo logra que te sientas asfixiado y créeme, no durarás mucho si sigues permitiendo que disponga de tu tiempo como si fuese el de él o ella.

¿Qué hacer frente a una persona tóxica?

Ante una persona tóxica, lo más importante que debes hacer es no entrar en su juego (no dejarte llevar o manipular por él o ella), cambiar de tema cada vez que se ponga negativa, y sobre todo intentar limitar tu relación con ella, y rodearte de otra gente que sea más positiva.

Aunque puede que hayas caído en cuenta de que mantienes una amistad o relación tóxica. Es normal no querer separarse de esa sino en su lugar, intentar que ya no sea tóxica y comience a tomar un mejor rumbo.

No obstante, es mucho más fácil decirlo que hacerlo.

El problema principal radica en que la mayoría de las personas no saben cómo tratar con una tóxica o mejor dicho, no saben cómo abordarlas en el tema.

Si bien es cierto que la honestidad es una de las mejores opciones, para muchos una verdad duele y significa más que mil palabras de disculpas.

Pero con esto no quiero decir que dejes tu sinceridad de lado y optes por una actitud hipócrita que tendrá el efecto y resultado contrario al que quieres obtener.

Si quieres hacer frente a una persona tóxica, puedes aproximarte de muchas formas dependiendo de lo que quieras lograr con ello.

Practicar una compasión práctica es uno de los mejores consejos que puedo darte para abordar la situación.

Ser agresivo o ponerte a la defensiva delante de alguien tóxico puede darte como resultado subir sus niveles de toxicidad, para ponerlo de una forma simple. Por lo que muchas veces optar por una actitud pasiva y que demuestre simpatía puede ayudarte a lidiar con ellos.

Antes de hacerle frente a la persona, por tu bienestar, quiero que recuerdes que el hecho de que ellos sean tóxicos no es tu culpa. No lo tomes como algo personal, el problema o razón por la que son así se debe únicamente a ellos.

Otra forma de hacerle frente a una persona tóxica, es seguir adelante sin ellos.

 

¿Cómo alejarse de amistades tóxicas?

Si ya sabes que tu amigo o amiga es una persona tóxica, debes poner algunas medidas para alejarte como pasar más tiempo con otros amigos, dejar de hablarle poco a poco, y decirle no más de seguido para que deje de contaminarte con su negatividad.

Yo comparto la creencia de muchas personas al decir que es mejor alejarse de las amistades tóxicas que nos hacen daño y no nos permite avanzar.

Si alguna vez esa amistad fue muy valiosa y alguna vez valió la pena, invertiría mi tiempo y me esforzaría.Pero en un caso contrario, es mejor cortarlo de raíz.

Así que si decides dar el gran paso y  avanzar sin esa persona a tu lado. Esa sería una de las mejores decisiones de tu vida.

Si estás determinado a alejarte pero no sabes cómo hacerlo, déjame guiarte durante este reto y enseñarte cómo logré superar y liberarme de varias amistades tóxicas.

 

1. Comienza a decir NO más seguido

Comienza a dar más respuestas negativas. Eso evitará que dejes de hacer tantos favores y compartir menos tiempo con ese amigo.

2. Pasa más tiempo con otros amigos

Intenta desprenderte un poco de las amistades que tenéis en común. No tiene que ser algo permanente, sólo durante el tiempo que intentas alejarte de esa persona.

Si sales con amigos tanto tuyos como de él o ella, inevitablemente se cruzarán seguido.

 

3. No rechaces a esa persona de forma directa

Muchas personas no reaccionan bien al rechazo o lejanía que queremos implementar con ellos.

Así que para ahorrarte un mal momento, es mejor que sigas dando indirectas.

 

4. Evita estar cerca de ese amigo tóxico

Si un amigo te invita a la playa pero sabes que tu amigo o amiga tóxico estará presente, por más que te mueras por ir, es mejor si evitas estas actividades un tiempo.

No quiero decir que dejes de disfrutar y hacer lo que quieres para pasarla bien, pero si consideras ir a alguna actividad, intenta que no sea tan seguido.

 

5. Deja de hablar con él poco a poco

Lo importante es que el proceso sea lento. Aléjate de a poco.

Si quieres conservar formalidades y acabar la amistad en bueno términos, puedes pasar tiempo con esa persona, pero no estés disponible cada vez que esta necesite algo de ti o te busque.

Sólo acabará en que sigas pasando el mismo o mucho más tiempo con esa persona y sea más difícil lograr tu cometido.

Intenta evitar siempre las confrontaciones y envía señales hasta que entienda y asimile, que ya no deseas su amistad.

 

¿Cómo terminar una relación tóxica con tu pareja?

El primer paso es darte cuenta de que esa relación es tóxica; es difícil, lo sé, pero si no reconoces que hay un problema, nunca podrás salir de ahí. Pero también es importante que superes tu miedo a terminar esa relación. Si no te ves con fuerzas, pide ayuda a tus amigos, a tu familia…

Uno de los mayores retos y momentos que debemos afrontar cuando algo sencillamente no está funcionando, es cuando ese algo o esa relación es con tu pareja que amaste o incluso, aún amas, pero sólo te trae problemas y te agota tanto física como mentalmente.

No es fácil desprenderse de alguien con quien haz compartido varias experiencias que son únicas en la vida.

Pero debes ser honesto contigo mismo y reconocer cuando tu relación ha sido tóxica todo este tiempo o comenzó a serlo a partir de cierto punto.

Al igual que alejarte de una amistad tóxica, el proceso de dejar una relación de este mismo tipo, es algo lento. Aunque siempre puedes venir y decir un “terminamos”, pero no lo considero la mejor opción.

Para poder terminar una relación tóxica, primero debemos pasar por una serie de pasos que nos ayudará a principalmente, decidirnos y ganar la determinación que necesitamos.

Así que aquí te muestro 5 pasos para que termines esa relación que sólo te trae preocupaciones y afecta tu bienestar.

 

1. Identifica el nivel de toxicidad

Si bien estamos hablando de terminar una relación tóxica, pienso que el primer paso para ello también nos sirve como una evaluación y última oportunidad para pensar si estamos haciendo lo correcto o arrepentirnos en caso de que estemos cometiendo un error.

A veces solemos exagerar la toxicidad o los malos aspectos de nuestra relación, así como en ocasiones, sólo los reducimos o amortiguamos más de lo que deberíamos.

Por eso, pasar por una etapa de identificación, puede ayudarnos a ver la gravedad del problema y la importancia de la relación. Consiguiente a eso, pensar en cómo le haremos frente.

2. No tengas miedo

Una vez hayas evaluado el nivel de toxicidad y si decidiste terminar de una vez por todas, entonces continuemos a ahuyentar el miedo que te produce lo que pasará o cómo pueda tomarlo tu pareja.

El miedo es el primer obstáculo que nos impide dar el siguiente paso, por ello es importante resolverlo de raíz. 

Siempre intenta darte motivación, encontrar fuerza y determinación con tus actividades favoritas o mejor aún, en las personas que sabes que te apoyan y estarán para ti en todo momento.

Escapa y elimina ese miedo para poder dar el gran paso. 

3. Abordar el tema con cuidado

Siempre es una buena idea tantear el terreno, y cuando se trata de terminar una relación, sigue sin ser una mala opción.

No sueltes de golpe todo lo que has decidido durante el tiempo que te tomo estudiarlo y asimilarlo. Primero, porque no sabes cómo puede reaccionar tu pareja.

Ve despacio, intenta sentarte con tu pareja para hablar sobre la situación, contarle cómo te sientes con ciertas actitudes que él o ella tiene hacia ti, ver si hay una posible solución…

4. Comienza a alejarte…

Deja de forzarte en invertir más tiempo de tus días con alguien con quien no quieres estar. Podríamos aplicar el mismo principio y consejo de antes, comienza a decir NO con más frecuencia.

Antes de abordar a tu pareja y dejar al fin esa relación tóxica, también debes darle señales a esa persona para que se vaya dando cuenta por sí misma.

No lo tomes como “evitar a alguien”, sino como una oportunidad de pasar más tiempo solo o en compañía de alguien que si quieras contigo.

Es bueno ir planteando las posibilidades de que una ruptura es posible a tu pareja para que lo procese de alguna u otra manera. Si bien es cierto que algunos somos más cabeza dura que otros para aceptarlo, cuando nos dan la idea, es difícil no pensar en ello al menos una vez.

Es una manera de abrir el terreno para ti y amortiguar el golpe para tu pareja e incluso, a ti mismo. 

5. Da el gran paso

Una vez lograras llevar a cabo los pasos anteriores, es hora de dar a conocer tu decisión.

Ten en mente que casi siempre deberás pasar por el momento de explicarle las razones a tu pareja. Puede que las entiendas así como no, y en caso de una relación tóxica, lo más posible es que no lo haga.

Así que gran parte de cómo termine todo, dependerá mucho de las palabras, el momento y la forma en la que decidas hacerlo.

No seas hostil. Hazlo pausado e intenta exponer las razones lo mejor que puedas, bajo todos los medios, evita una confrontación con tu pareja y podrás evitarte malos ratos.

No grites incluso si la situación se sale un poco de control. Mantén la calma, respira varias veces.

Pasar por una ruptura con una persona tóxica puede terminar en violencia a la hora de dar tu decisión. Así que como una recomendación y casi una obligación, intenta siempre estar acompañado de alguien que pueda apoyarte en el momento de la verdad.

Salir de una relación tóxica es posible, aunque requiera de valentía y una buena autoestima.

Pero todos somos capaces de conseguirlo: está al alcance de tu mano y es la oportunidad de girar el pomo hacia esa puerta que te abrirá una nueva felicidad.

Y tú, ¿con qué tipo de amistades tóxicas te has cruzado en tu vida? Déjame un comentario aquí abajo y dime qué piensas.

Un artículo escrito por María NG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas