9 trucos para causar una buena primera impresión

¿Quieres causar una buena impresión en los demás y no sabes cómo? En este artículo te proporcionamos algunos valiosos consejos para que puedas aplicarlos a la actitud que proyectas en tu entorno personal y profesional.

Generar una buena primera impresión es fundamental tanto a la hora de hacer negocios como de poner en práctica el networking o tener una vida social más positiva. Aplicando ciertas directrices lograrás que las personas que conozcas en el entorno personal, comercial o laboral se sientan más cómodas al instante, valoradas y respetadas desde el primer momento.

Según la experta Amy Cuddy, autora del best-seller Presence, una de las claves fundamentales para causar una primera impresión positiva es percatarse de que las personas subconscientemente se hacen la misma pregunta cuando te conocen por primera vez: “¿Puedo confiar en ti?”. La razón obedece a una perspectiva evolutiva, ya que para la supervivencia es crucial saber si una persona merece dicha confianza.

A continuación, te aportamos algunos valiosos trucos y consejos para causar una gran primera impresión de una manera genuina y auténtica.

Cómo causar una gran primera impresión

  • Escucha 10 veces más de lo que hablas: Es fundamental responder adecuadamente mediante el lenguaje no verbalLos gestos corporales como mantener el contacto visual, sonreír o afirmar con la cabeza contribuyen a demostrar tu interés y atención en la otra persona. Hacer preguntas y escuchar es mejor que ofrecer consejos o focalizar la conversión sobre ti.
  • Cambia el foco: Es fundamental plasmar que consideras importante a la otra persona. Por ello, las aportaciones positivas, feedback respetuoso y críticas constructivas son muy importantes en un primer encuentro.
  • Da antes de recibir: No presupongas nunca de antemano la retroalimentación positiva de la otra persona. Enfoca tu energía en lo que puedes controlar, es decir, aquello que puedes proporcionar a la otra persona para establecer una conexión real y honesta.
  • Atención plena y consciente: Si miras hacia otro lado, te ausentas de la conversión o estás constantemente revisando tu teléfono generarás una primera impresión negativa. El regalo de tu atención es fundamental para que los demás quieran estar cerca de ti y te recuerden.
  • Adiós a la sobredosis de egocentrismo: Querer impresionar por tus méritos, utilizar un lenguaje ostentoso o monopolizar la conversación hablando de ti no te traerá nada nuevo. Deja a un lado el egocentrismo si no quieres resultar irritante e incómodo al resto.
  • Muestra humildad y capacidad de aprender: Aprende de los demás y para ello, solicita opiniones, practica la escucha activa y manifiesta tu interés, enriqueciendo de esta manera tu perspectiva y abriendo tu mente.
  • Selecciona con cuidado tu tono y lenguaje: Ten en cuenta que tus palabras, tu distancia corporal, el volumen de tu voz o el tono que empleas afectan a la actitud de los demás. Procura que tu lenguaje hable sobre ti: si eres una persona entusiasta, motivadora, exigente o con un elevado nivel de autorrealización deja que esas características empapen tu discurso.
  • No te burles ni critiques a personas ajenas: Además de un signo evidente de mala educación, hará que se tambalee la confianza generada en otras personas.
  • Admite tus defectos: Ríete de ti mismo, reconoce tus errores y asume que no le tienes que caer bien de primeras a todo el mundo ni que tu carisma brilla más que el ajeno. Humanizándote ganarás en transparencia y sinceridad. 

Fuente | Inc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *