Todas las entradas de: admin

Estas son las celebrities vivas (y muertas) que más dinero ganaron en 2018

¿Quiénes son los famosos, tanto vivos como muertos, que se embolsaron más billetes el pasado 2018? Mediante dos infografías te contamos quiénes son las celebrities que partieron el bacalao el pasado ejercicio.

La riqueza no siempre sigue a la fama, pero cuando se monetiza correctamente, el estrellato puede ser una herramienta poderosa para construir una fortuna. Con razón abundan ejemplos como el de Kylie Jenner, que con tan solo 21 años, se convirtió en la cuarta celebridad con mayores ganancias en 2018 según la revista Forbes, que valoró su compañía en más de 900 millones de dólares.

En este artículo y empleando dos infografías, queremos contarte quiénes son las celebrities vivas con más dinero y también repasar la fortuna que amasan aquellos que ya no están con nosotros. 

El año pasado la persona famosa que se hizo más rica fue Floyd Mayweather, un boxeador que ha conquistado el ring y el streaming de pago. Su oponente más reciente, Conor McGregor, se posicionó en duodécima posición entre los más ricos. Otros destacados han sido George Clooney, Judy Sheindlin, Ed Sheeran, Coldplay o Messi. 

El gráfico muestra la comparativa con respecto a años anteriores: en 2017 destacaban Beyonce, J.K Rowling o Drake.

Si hablamos de beneficios póstumos, algunas celebridades son tan icónicas que su influencia se extiende más allá de su propia vida. La música de Michael Jackson es un claro ejemplo, pues en 2018, el patrimonio del fallecido cantante ganó más dinero que cualquier otra celebridad viva, lo que se suma a los 2.00 millones ya acumulados desde su deceso en 2009.

Se trata de la primera vez desde 2006 que Albert Einstein cae de las diez primeras posiciones. Compañías como Authentic Brands Group, han convertido a iconos atemporales como Marilyn Monroe y Elvis Presley en marcas completas que generan decenas de millones de dólares por año a través de licencias y derechos de autor. También destacan artistas como Bob Marley y Dr. Seuss.

Andrea Núñez-Torrón Stock

¿Serán los vehículos conectados una nueva fuente de información para conocer aún más a fondo a los consumidores?

El futuro inmediato, y en cierto modo ya el presente también, pasa por un mundo plenamente conectado. El hogar conectado lleva años presente en las listas de tendencias y en los esfuerzos de las marcas, aunque el boom de las nuevas tecnologías de los últimos años y el despliegue inminente de la tecnología 5G hacen que su entrada en la realidad de forma tangible parezca mucho más inminente que nunca. Cada vez más elementos de nuestra vida diaria estarán conectados y se convertirán en fuentes de información. Entre ellos, estarán los coches.

Los vehículos conectados son también una de esas tendencias que los expertos en marketing y en tecnología han estado incluyendo de forma recurrente en sus previsiones de hacia dónde van las cosas. Los beneficios de los coches conectados para los consumidores parecen muchos, ya que permitirían ofrecer una amplia capa de nuevos servicios. Los usuarios no serían los únicos que se verían beneficiados por esta nueva situación.

Los fabricantes de coches se encontrarían con muchas nuevas oportunidades, desde saber qué ocurre con sus vehículos y usar esa información para mejorarlos hasta abrir nuevas ventanas de negocio (como la publicidad dentro del coche), pero también podrían hacerlo el resto de las empresas. En el mundo de los datos, los automóviles podrían ser la nueva gran fuente de información relevante.

Si los vehículos están conectados, serán un elemento más de ese nuevo entorno que formarán las smart cities o los hogares inteligentes. Pero, además, serán también una fuente de datos constante sobre lo que hacen los consumidores. Igual que los smartphones rompieron una barrera en datos y en conocimiento, cuando empezaron a acompañar – siempre conectados – a los consumidores a todas partes, los coches podrían añadir mucha más información sobre qué, cuándo y cómo hacemos cosas.

Más cómodo y «más espía»
Los coches, como recuerdan en un análisis en el último número de la revista Fortune, se podrían convertir en una especie de «espías» de sus usuarios. A medida que cada vez más vehículos cuentan son sistemas de asistentes personales (como los altavoces inteligentes), los consumidores están empleándolos cada vez más. Además, el sistema está siendo refinado para que pueda ser más eficiente y comprender mejor lo que sus usuarios quieren y les dicen (como ocurre con los de los altavoces), al tiempo que se están sincronizando más y más con los terminales conectados del resto del día a día de los consumidores.

Poder decirle a tu coche que vaya encendiendo la calefacción y que eso ocurra en casa es muy cómodo, pero también abre nuevas ventanas de seguimiento y acumulación de datos. No solo estás pidiendo que se encienda la calefacción, estás marcando mucha información sobre tu rutina diaria.

Una de las portavoces de la Electronic Privacy Information Center estadounidense alerta en la revista de que los consumidores «tienen buenas razones» para preocuparse por cómo impactará en su privacidad estos sistemas de reconocimiento de voz en sus coches.

Si se tiene en cuenta que su presencia no para de crecer (las estimaciones hablan de 40 millones de coches conectados en 2018 que serán 120 en 2020), se puede comprender todavía mejor esta situación. Un analista señala incluso que en cinco años la mayoría de los nuevos vehículos vendrán, de serie, con un sistema de reconocimiento de voz.

Un perfil más eficiente de cómo son los consumidores
Y esto tendrá un impacto brutal en lo que hacen las empresas y en lo que saben de los consumidores. Estos sistemas no solo permitirán lanzar anuncios y recordatorios vinculados a marcas en el momento más adecuados, sino que también darán mucho más datos sobre qué hacen los consumidores y cómo impacta en su consumo. Se generarán muchos más datos sobre ellos, que harán que el perfil de los consumidores sea todavía más completo.

Además, y aunque los fabricantes de automóviles han comprendido ya el potencial de estas herramientas y quieren también llevarse su parte del pastel, quienes están ya dominando en este mercado y quienes se han posicionado de forma sólida son Amazon, Apple y Google, las compañías con sistemas de asistentes ya con tirón en otros nichos de mercado y quienes tienen ya muchos datos y mucha información sobre los consumidores por otras vías.

Si a lo que ya saben de sus clientes, estos gigantes suman lo que sus coches dirán, tendrán un perfil muy efectivo y con el que será muy complicado competir sobre cómo son los consumidores.

Vía: Puro Marketing

La televisión, un medio en tierra de nadie

La 35ª edición de Aedemo TV ha marcado su punto y final con una mesa Redonda que, bajo el nombre “Televisión, siempre televisión” ha abordado, desde una perspectiva 360 grados la situación del medio y ha estado moderada por Jota Abril, comunicador y miembro de la Junta de la Academia de la televisión.

En ella han participado José Antonio Antón, director de programación, contenidos y digital de Atresmedia; Javier Coromina, director de comunicación y medios de Adams Foods/Idilia Foods; Francesc Escribano, director de Minoría Absoluta; Salvador Figueros, director de marketing de Publiespaña; Maite Iturbe, directora general de EiTB; Fran Llorente, director proyectos y estrategia corporativa de RTVE; Margarita Ollero, directora general de Arena Madrid y José Manuel Úbeda-Portugués, responsable de audimetría e investigación de contenidos de Movistar+.

Para abrir el debate se ha puesto encima de la mesa sobre la situación de la industria audiovisual española. Para Antón, los productos nacionales siguen la misma tendencia que los internacionales y es “una clara muestra de que la televisión está más sana que nunca”.

“Estamos mostrando al mundo que hay mucho talento y que hay grandes guiones e historias”, destaca por su parte Llorente.

Desde el punto de vista de la televisión pública autonómica, Iturbe reclama la importancia de la cercanía del contenido de nicho: “tiene que trabajarse el concepto de la integración, la televisión publica abogamos por ella, es nuestro futuro”.

“En España hacemos muy buena televisión”, explica Escribano, que destaca que la ficción nacional destaca aunque la flaqueza son los formatos propios que en nuestro país escasean “creemos poco todavía en la capacidad de generar formatos. Deberíamos apostar y arriesgar por formatos nacionales”.

“España es un país puntero, las cadenas entienden perfectamente a sus audiencias y son capaces de crear contenido para ellas”, apunta Figueros.

“Nuestro objetivo no es aglutinar masas, sino dar a cada uno de nuestro clientes lo que quieren”, añade Úbeda-Portugués.

Por su parte, Ollero opina que “la variedad enriquece y da a las televisiones un rol diferente de manera que el mercado publicitario puede elegir dónde quiere estar en función a quién se quiere dirigir”.

Figueros reivindica la necesidad de unificar la situación legal entre el mundo digital y lineal, unas barreras que ratifica y denuncia Antón. “La parte de regulación va con retraso con respecto a la realidad”, destaca.

¿Están desplazando las OTT y la ficción al entretenimiento de la televisión convencional?

“El entretenimiento en sí mismo sigue siendo uno de los contenidos que es capaz de congregar a la audiencia y genera comunidad. Para nosotros sigue siendo fundamental y también es un genero beneficioso para el anunciante”, afirma Antón.

“La ficción es el genero rey, el consumo también es muy ávido, ya no nos conformamos con un capitulo semanal. Los cambios en el consumo van a afectar a la ficción. Lo que esta claro es que siempre vamos a necesitar de formatos que aglutinen que nos hagan sentir partícipes de algo”, añade Iturbe.

“El contenido es clave pero también lo es la tecnología. Las OTT y la televisión de pago aportamos un valor añadido al consumidor que reconoce”, cuenta Úbeda-Portugués.

Figueros defiende la necesidad de ser más integradores. “hablar de televisión en sentido antiguo es una estupidez, la televisión es contenido, es imagen y las plataformas nos ofrecen oportunidades y hay que ir a por ellas”.

Para Llorente, la industria debe “saber dialogar con la nueva forma de consumo, el reto es programar en diferido que ya no debe ser un repositorio de contenidos”.

“El secreto del audiovisual americano es tener una mente local pero una actuación global, un enfoque que ha adquirido la ficción española y que ha hecho que la producción nacional de el salto”, opina Escribano.

“Nosotros tenemos un debate con las series digitales, la pregunta que nos hacemos es si esas series tiene también vida analógica y todavía no tenemos respuestas”, cuenta Llorente.

Modelos publicitarios: ¿por qué se sigue eligiendo a la televisión?

Sobre por qué se sigue eligiendo el medio televisivo como canal publicitario, Coromina lo tiene claro: “La tele sigue teniendo un alcance único”. Aunque reconoce que el cambio es inevitable. “Las empresas digitales tiene una ventaja sobre nosotros y es que tienen mucha más información. Si acaban en la tele será por algo”.

Para Ollero, la razón es sencilla: “La tele es masiva y rápida y la gente necesita saber que algo existe para poder comprarlo o consumirlo”.

¿Puede la saturación publicitaria en digital beneficiar el medio tradicional?

En este sentido, Figueros se muestra tajante y afirma que es la audiencia la que determina el grado de saturación ya que, cuando es excesiva castiga: “Tendremos la saturación que el mercado sea capaz de soportar”.

“La televisión ha ido haciendo sus pequeñas modificaciones a lo largo de los años para intentar rebajar la saturación en los bloques. Es positivo, pero no es nada nuevo. En la pérdida de notoriedad del medio intervienen muchos otros factores. La televisión vende y tiene su eficacia y el medio digital es menos maduro, se está reordenando ahora mismo”, explica Ollero.

Métricas, ¿insuficientes?

“La métrica no es el problema, somos capaces de integrar los consumos de cualquier plataforma, el problema es determinar qué se ve y qué no”, asegura Úbeda-Portugués.

Iturbe coincide en esta idea y destaca el especial perjuicio de la medición actual para los agentes más locales. “La métrica es un tema complejo. La que tenemos en la actualidad aunque da buenos resultados, en los universos pequeños tenemos problemas porque los pequeños cambios en los audímetros generan consecuencias enormes. La métrica actual empieza a ser deficitaria. No solo vale para vender los datos a los anunciantes, sino también para saber si trabajamos en la buena línea”.

“Qué metemos dentro de esas métricas. Esa es nuestra preocupación porque toda la televisión es video, pero no todo el vídeo es televisión. No podemos decir que el impacto es el mismo. Las métricas sí o sí se van a cambiar pero tenemos que hacer un esfuerzo importante para saber qué es cada cosa”, opina Figueros.

¿Dónde reside el músculo de la televisión convencional frente a las OTT?

“Somos operadores masivos y en ese sentido, la capacidad de pegarnos a la actualidad, de ser relevantes e influyentes hace que sea más raro que se vayan a un operador de pago o una OTT”, cuenta Antón. “En este sentido sigue siendo difícil encontrar un competidor real. La OTT es una forma de distribuir contenidos y, en ese sentido, somos OTT”.

Llorente, por su parte, destaca: “Estamos en un momento de sobreinformación, de efecto burbuja. Nuestra misión es potabilizar todo eso y que se entienda que hay lugares de referencia”.

Al ser preguntado por la desaparición de los informativos de Cuatro, Figueros explica: “Los informativos siguen en nuestro grupo, pero creemos que hacemos buen entretenimiento y hay que decidir por qué se quiere apostar en unas áreas y en otras”.

En cuanto a la pérdida de credibilidad de los informativos, Llorente afirma: «El periodismo no atraviesa su mejor momento de credibilidad, pero las televisiones estamos en la mejor posición para dar respuestas a la gente en medio de un entorno de cuestionamiento y de espíritu crítico creciente».

Para Iturbe el reto está en encontrar el equilibrio entre emoción e información y en “cómo aportar un valor añadido a la información y los titulares que recorren todos los medios de manera constante para que el ciudadano se sienta conforme y deposite su confianza».

Vía: Marketing Directo

Coches muy locos que aunque no lo creas llegaron a venderse

¿Te apetece descubrir algo curioso? Aquí tienes una buena ración de artefactos que parecen salidos de la mente de un niño: coches muy locos que llegaron a venderse.

Si te encanta comprobar hasta dónde puede llegar la locura de las marcas de coches cuando de plantar sobre el asfalto un auténtico monstruo se trata, te encantará este artículo: hoy traigo conmigo cinco coches muy locos que llegaron a venderse aunque te parezca totalmente imposible… y se han terminado convirtiendo en piezas de colección. ¿Todo el mundo preparado para empezar a flipar? ¡Sujeten sus mandíbulas!

Smart Crossblade

Es más que probable que creas que la versión más salvaje del Smart que puede encontrarse ahí fuera es la firmada por Brabus… y no te culpo. Pero hace algunos años alguien dentro de la firma alemana decidió dejar volar su imaginación para darle forma a uno de los diseños más llamativos que hemos visto nunca en un coche de producción que aterrizó en el mercado en el año 2002 como despedida a la primera generación del modelo. Gracias a la supresión de la parte superior de su carrocería y al empleo de paneles huecos el Crossblade pesaba sólo 740 kg y era movido por un bloque de 699 cc de 71 CV. Molaba bastante. Y Robbie Williams se hizo con uno. El autor de uno de los mejores videoclips de coches de la Historia de la música, sí.

Aníbal Podadera

La nota española dentro del ranking con los coches muy locos que llegaron a venderse llega con el Aníbal, una variante roadster del primer Seat Ibiza que el carrocero Podadera Design desarrolló para el fabricante de Martorell bajo el nombre de ‘Ibiza Raider’ y que, tras ser finalmente desestimado por parte del sello recién adquirido por el Grupo Volkswagen, pasó a formar parte del catálogo propio del preparador. Llegó en 1991, tenía faros escamoteables y su producción estuvo compuesta de sólo 83 unidades asociadas al bloque 1.5 System Porsche de 90 CV tan famoso en la época. ¿Quieres uno? Te deseo toda la suerte del mundo: se estima que sólo quedan 10 piezas rodando y, cuando aparece alguna en venta, suele rondar peligrosamente los 10.000 euros.

Renault Clio V6

¿Te parece que a la gama actual del Renault Clio le falta algo de chispa? Pues vas a alucinar con lo que se atrevieron a hacer en el pasado: corría el año 2000, poner sobre el asfalto artefactos inconcebibles estaba de moda y, siguiendo la estela de otros monstruos creados por los franceses como la Espace F1 decidieron darle forma al sobrecogedor aparato que ves en la imagen. Estaba propulsado por un motor V6 de 230 CV colocado en posición central que, además, entregaba toda su potencia al tren trasero. En España hacerse con él costaba casi siete millones de pesetas -42.000 euros, para los más jóvenes- y era más que recomendable llevar en la guantera unas cuantas mudas limpias: no era precisamente un coche asequible a las manos de cualquiera.

Volkswagen Touareg W12 Sport

El listado con los coches muy locos que llegaron a venderse empieza a llegar a su fin… y para los dos últimos puestos he reservado dos juguetes auténticamente demenciales. ¿Habrías imaginado alguna vez a Volkswagen introduciendo con calzador un bloque de doce cilindros en su Touareg? Pues es exactamente la que prepararon con el W12 Sport: bajo su capó latía una mecánica compuesta en esencia por dos motores V6 unidos entre sí por el mismo cigüeñal con una cilindrada total de seis litros y nada menos que 450 CV con los que podría completar el 0-100 en 5,9 segundos con una punta de 250 km/h. Sí, esas cifras son mejores que las de un Golf GTI actual con el paquete Performance. Y por eso debería encantarte. Aunque tenga forma de SUV.

Nissan R390 GT1

El colofón para este listado lo pone uno de los coches japoneses más espectaculares que han pisado jamás la calle… con el objetivo de homologar su variante para el Mundial de Resistencia -dentro del cual tienen lugar las 24 Horas de Le Mans-. El Nissan R390 GT1 fue el resultado del proceso y puso sobre el asfalto en 1997 un espectacular deportivo dotado de un bloque V8 de 3,5 litros montado en posición central idéntico al empleado en la versión de competición que, eso sí, entregaba algo menos de potencia: había que conformarse con ‘sólo’ 558 CV y un par máximo de 637 Nm. Sólo existe una unidad expuesta en las dependencias de la firma en Zama -Japón-. Aunque la idea era ofrecer la posibilidad de comprarlo por alrededor de un millón de dólares la unidad. Oh, sí.

Artículo original de Álex Aguilar para Top Gear España

Estos son los coches menos robados de España

Puede que busques tranquilidad de espíritu a la hora de comprarte coche: en ese caso, te interesará saber cuáles son los coches menos robados. Los hemos encontrado.

Si buscas coche nuevo, seguro que conoces todo tipo de listados. Esta vez vamos con el de los coches con menos probabilidad de robo según se puede extraer de los datos del estudio que publicó Unespa (Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras) a año completo.

Antes de empezar con el listado, un dato curioso: según las aseguradoras, los coches más robados son modelos de los años 90: Citroën Saxo, Peugeot 406… Quizá la facilidad de apertura tenga algo que ver. Entre los nuevos, en lo que llevamos de año, el podio lo encabeza el Seat León, seguido del Volkswagen Golf y el Seat Ibiza. Según quién haya hecho el estudio las posiciones pueden variar, pero estos tres están en la pomada.

El sistema de robo de estos modelos pasa por la utilización de un escáner de radiofrecuencia para descifrar el código que utiliza la llave para comunicarse con el coche (y viceversa). Luego, una vez dentro, en los coches de última hornada se conectan al puerto OBD (desde el que se puede acceder a toda la información del coche) desde el que pueden programar una llave (algo que haría un taller en el caso de que le encargaras hacer un duplicado de la llave).

En muchos casos llegan a cambiar la centralita del coche y a utilizar inhibidores de señal con los que impiden que el vehículo, si tiene un sistema de alarma con comunicación a alguna empresa de seguridad, entre en contacto con la central. Veamos ahora cuales son los coches que menos probabilidad de robo tuvieron:

1.Hyundai i30

El Hyundai i30 tiene un 70% menos de posibilidades de robo que la media del mercado, lo que le convierte en el coche menos robado del momento.

2. Kia Cee’d

El Kia Ceed es una especie de primo del Hyundai. En este caso, el índice de probabilidad de sustracción baja: un 68,84 por ciento menos de probabilidades que la media del parque móvil.

3.Hyundai ix35

El Hyundai ix35 es un modelo que sustituyó al Hyundai Tucson… y al que sustituyó el Hyundai Tucson. Cosas de marketing. El caso es que este SUV gozó del favor del público en general, pero afortunadamente no de los ladrones. Este modelo tiene 65,48% menos de probabilidades de robo.

4. Honda CR-V

El Honda CR-V tampoco es demasiado buscado por los malos. En este caso el SUV japonés, a pesar de su buena calidad de acabados y buena dinámica, tiene un 51,36% menos de probabilidades de ser sustraído que la media.

5. Hyundai Getz

Otro Hyundai en la lista. Con un 48,58% menos de probabilidades, el urbano coreano es el quinto en la lista. Los ladrones se pierden unos motores que consumen poco y uno de los primeros Hyundai que empezaron a plantar cara a marcas tradicionales con un producto serio y de calidad.

Los coches menos robados de España

Tras los cinco coches con menos probabilidad de robo en España, a continuación te dejamos la tabla completa con los modelos que menos interesan a los ladrones:

Marca y modelo Probabilidad de robo (respecto a la media)
Hyundai i30 -69,04%
Kia Ceed -68,84%
Hyundai ix35 -65,48%
Honda CR-V -51,36%
Hyundai Getz -48,58%
Toyota Auris -47,40%
Renault Scénic -47,08%
Peugeot 308 -45,58%
Nissan Primera -42,17%
Nissan Micra -41,96%
Kia Rio -41,93%
Audi A6 -40,71%
Mazda6 -40,13%
Toyota Avensis -39,89%
Opel Insignia -39,10%
Renault Grand Scénic -38,84%
Renault Laguna -37,41%
Peugeot 207 -37,27
Mazda3 -37,13%

Artículo original de Luís Guisado para Topgear.es

La prensa no escucha las reivindicaciones políticas de los jóvenes españoles

Según un estudio de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC)las reivindicaciones de los jóvenes españoles no tienen éxito cuando se trata de defender sus intereses. Estos encuentran limitaciones a la hora de acceder a la esfera pública, por eso es difícil que los políticos tengan en cuenta sus demandas.

Esta es la principal conclusión del estudio El impacto de los jóvenes en la esfera pública: la disolución del Consejo de la Juventud de España en la prensa y en Twitter, que ha publicado un equipo de la UOC en la revista Comunicar, publicación científica de comunicación.

La investigación se enmarca en el programa europeo Euryka y analiza el impacto en la prensa y las redes sociales de la propuesta de disolución del Consejo de la Juventud de España(CJE) en 2013. Se ha centrado en unas 80 noticias sobre el caso publicadas en 22 diarios estatales entre 2012 y 2017, y también en el impacto de la campaña que se activó en las redes durante aquel periodo, con el hashtag #salvemoselCJE.

Anna Clua, coautora del estudio y profesora de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC, explica que “en buena parte de los diarios, la noticia se trató como un hecho noticiable puntual y de baja repercusión. Los medios trataron la noticia a base de declaraciones y no entraron en la profundidad y las consecuencias de la decisión”.

Según el estudio, ese tratamiento informativo impidió que la propuesta de desaparición del CJE entrara en la agenda ciudadana. En cuanto a las redes sociales, en concreto Twitter, Clua señala que la campaña acabó en lo que técnicamente se conoce como “caja de resonancia”: “Solo se movilizaron los jóvenes que ya estaban interesados e implicados. El debate y la crítica no llegaron al resto de ciudadanos”.

Los resultados del estudio muestran que la visibilización que ofrecen las redes sociales no siempre conlleva un mejor posicionamiento de un tema en la esfera pública. El reto es “que las agencias y campañas lideradas por jóvenes puedan utilizar y maximizar el potencial de las redes como espacios efectivos de acción política y no caer en el efecto gueto”, afirma Núria Ferran, coautora de la investigación y profesora también de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC.

La campaña #SalvemoselCJE se movió dentro de las redes de la propia estructura del CJE. Esto demuestra que «el hecho de que la etiqueta circulara en Twitter no implica que las demandas de los jóvenes superaran de forma eficaz el muro de la ‘comunidad aislada’”, argumenta Ferran.

Clua apunta también que “la Administración debería replantear la manera de invitar a los jóvenes a participar en política y los jóvenes deben pensar cómo incidir en la agenda pública de forma efectiva mediante recursos como las redes sociales”, y hace una interesante reflexión: «A los jóvenes no se los tiene en cuenta como actores políticos; probablemente, porque todavía no pueden votar. Paradójicamente, no pasa lo mismo en el ámbito del consumo, donde el público joven es un objetivo».

Vía: Marketing Directo

Este software de OpenAI es capaz de crear noticias falsas en apenas unos segundos

OpenAI, la firma de investigación en el campo de la inteligencia artificial cofundada por Elon Musk, ha hecho público un software capaz de redactar noticias falsas con tan solo un puñado de datos. Eso sí, declaran que es tan potente que no van a comercializarlo ante sus posibles consecuencias.

«Los textos que es capaz de generar a partir de unas pequeñas indicaciones son impresionantes», destaca Sam Bowman, científico informático de la Universidad de Nueva York y participante en el proyecto de OpenAi.

Ha destacado sobre este programa que “es capaz de hacer cosas que son mucho más sofisticadas que todo lo que hemos visto hasta ahora”.

Se trata de un sistema que modela el lenguaje y es capaz de predecir la siguiente palabra que aparece en un texto a través del conocimiento de todas las anteriores. Una función bastante parecida pero más sofistica que el autocompletado de los emails o smartphones. También puede ser utilizado para la traducción de textos o dar respuesta a preguntas abiertas. Lo hace a través del algoritmo GPT-2 que genera artículos y textos completos en base a una sola frase.

OpenAI es consciente de la inquietud que está generando este software. Y más en una época en la que la expansión de las fake news está en auge y los gobiernos de todo el mundo se han puesto manos a la obra para intentar frenar su avance.

Los reguladores europeos han amenazado con tomar medidas contra las empresas tecnológicas si estas no adoptan medidas eficientes para evitar la difusión de las noticias falsas.

Y más si tenemos en cuenta que estas se están utilizando para influir en la ciudadanía a la hora de tomar decisiones políticas. Un riesgo que el viejo continente no está dispuesto a correr ante la celebración el próximo mes de mayo de las elecciones al Parlamento Europeo.

Jack Clark, director de políticas de OpenAi ha explicado sobre este programa que “una de las capacidades negativas que tiene es la desinformación”, ya que es capaz de “crear contenidos que suenan muy coherentes”.

Es por esto que han decidido no publicar ni desarrollar versiones más sofisticadas. Lo han utilizado para construir una herramienta que permite a las autoridades, periodistas, escritores o artistas experimentar con sus algoritmos para ser testigos de los textos que es capaz de redactar con apenas unos datos.

Vía: Marketing Directo

¿Qué estamos haciendo con la tele?

Este año he dedicado mi intervención en Aedemo a reflexionar y a hacer que el sector reflexione (o al menos ese era mi objetivo) sobre lo que estamos haciendo con la televisión. La televisión siempre había sido la niña mimada de los planes de medios, todos los anunciantes la querían porque ofrecía altas dosis de penetración, grandes audiencias y recuerdo y rapidez.

Sin embargo, se le sigue exigiendo los mismos resultados, o quizás aún más, en un contexto totalmente diferente al de hace 20 años, donde Internet cambió las reglas del juego para siempre, y sin aprovechar al máximo sus bondades.

El punto central de esta reflexión es, sin duda, el consumidor, porque a él queremos hacerle llegar el mensaje, le pedimos que nos entienda, valore y, para qué engañarnos, que nos compre.

En publicidad no todo vale: los mensajes de los anunciantes deben estar adaptados al contexto, al momento, al ahora y elegir el lenguaje adecuado. Ya no valen los mismos mensajes de antaño –¡menos mal!–, ni la manera de relacionarnos con nuestro posible comprador. ¿Tanto hemos cambiado? Afortunadamente sí. Hace 40 años predominaban ideas relacionadas con roles de la mujer de su hogar, la necesidad de servir a su esposo, o el papel de superioridad del género masculino. Hoy en día prima la libertad y la igualdad en las comunicaciones, llevando el mensaje a toda la población.

Al igual que la sociedad ha cambiado, los medios también lo han hecho; tanto en usuarios como en modo, forma y momentos de consumo. De hecho, algunos han modificado determinadas funciones dentro de la comunicación. Hablamos del famoso consumidor hiperconectado y el contexto que se adapta para darle lo que necesita en cada momento.

Las audiencias no iban a ser menos y también han tenido su evolución particular como si emulasen a la energía: ni se crean ni se destruyen, se transforman. El individuo adapta su consumo de medios a su día a día, a lo que necesita, a su ritmo y a las oportunidades que le ofrecen los medios. En la era del yo y del ya, obtener lo que queremos cuando queremos hace que Internet crezca sin freno y, que todos los medios se consuman a través de él.

La creatividad también se ha cambiado el look mediante nuevos tonos, diferentes objetivos, campañas de lanzamiento, de continuidad, de branding… con mensajes adaptados al contexto en que vivimos. Y el consumidor, expuesto a todas estas creatividades, le pide que le emocione y entretenga.

Un medio que llama la atención

Si analizamos detenidamente la atención que el consumidor presta a la publicidad en cada medio, la gran vencedora es la televisión, seguida del medio exterior y la radio. Inciden las características del medio, el momento en que se consume y la percepción de la cantidad de publicidad. Es decir, es un medio muy publicitario para el espectador y tiene más predisposición para prestarle atención, algo que se mantiene muy estable a través de los años. Pero el nivel de molestia que muestra el consumidor también es estable, y la Televisión también lidera este ranking. ¡Cuántos comentarios hemos oído sobre la duración de los anuncios! Pero no dejemos pasar por alto que Internet también crece en este indicador.

El papel de los medios tampoco ha experimentado un gran cambio. Internet copa la parcela informativa y específica, pero el resto de medios siguen con su función habitual. Los medios más masivos y tradicionales aportan identificación y credibilidad, la Televisión entretiene y distrae y el cine sirve para evadirse.

Si analizamos los medios desde la perspectiva de la ayuda en la toma de decisión de una compra, tampoco podemos ver grandes cambios. La televisión sigue siendo líder, aunque le sigue a la zaga y remontando con ganas el medio digital.

Lo que no ha cambiado es que la televisión siempre ha sido el medio asociado al momento de relax, al que se le pide que divierta, entretenga y emocione, aprovechando el poder audiovisual.

De escaparate a punto de venta

La televisión siempre ha sido la gran aliada de las marcas, en ella todo tiene cabida ofreciendo infinidad de formatos y estilos de comunicación en un momento en el que el espectador se siente relajado. Y en ella las marcas han hecho lo que han querido. De entrada, y a simple vista, han ofrecido dos tipos de campañas: tácticas y de marca.

Pero… ¿qué tipo de campaña pesa más o funciona mejor? ¿No estaremos confundiendo a la tele con un punto de venta más, abusando de campañas tácticas? ¿No estamos siendo muy directos al hablar con el consumidor? ¿Y qué pasa con las historias? Ahí reside el poder de las marcas y la fuerza de su imagen: la Narrativa. Entonces… ¿Las marcas solo deben hacer comunicación de marca? O ¿deben invertir más en campañas tácticas? ¿Cómo reaccionan los consumidores a los diferentes spots?

A partir de todas estas cuestiones nacía nuestro estudio, con el objetivo de saber cómo reaccionaba el consumidor ante una campaña táctica, una de marca en tono nostálgico y una campaña de marca en clave de humor. Enseñamos cada anuncio, medimos las reacciones al verlo y preguntamos a los encuestados el grado de atención que le prestarían si lo vieran en internet o en la televisión.

El tono comercial, campaña táctica, sólo alcanza un 25,5% frente al tono de humor y sentimental que arrasan, ya que llaman más la atención, emocionan y transmiten su cercanía. Además, resultan más interesantes y son distintos, destacan. Es decir, se conecta con el espectador, aumenta su percepción de identificación con el producto, le cae y bien y…¡lo compra!

Pero la realidad es que, si analizamos lo que realmente estamos haciendo en el medio, poco más del 17% de las campañas lanzadas en Televisión son campañas de marca. La mayor parte de la comunicación en este medio es táctica, con un mensaje claro de venta de producto, precio o promoción.

Con lo que, si tenemos el medio que entretiene y distrae, y el consumidor quiere publicidad que le entretenga y le emocione, ¿por qué no aprovechamos estas sinergias a la hora de comunicar?. Quizá solo sea cuestión de equilibrar mejor la balanza.

Solo cuidando la imagen de las marcas conseguiremos conquistar y mantener a nuestro lado al consumidor, y la Televisión es, sin duda, un gran medio para cubrir este propósito.

María López, insight director de GroupM

Qué peligros entrañan tus dispositivos conectados (y cómo protegerlos)

Vivimos en plena era del Internet de las Cosas, en la que en muchas ocasiones sacrificamos privacidad por comodidad. Repasamos los principales peligros asociados a dispositivos conectados de toda índole.

Los sistemas domóticos, las Smart TVlos enchufes inteligentes, los altavoces inteligentes como Amazon Echo o Google Homelas bombillas conectadas al WiFi, los electrodomésticos conectados… Vivimos rodeados e interconectados a un número cada vez más elevado de gadgets concebidos para mejorar el bienestar y la calidad de vida, ahorrar energía y dinero, resolver dudas o disfrutar de un ocio personalizado. 

En Estados Unidos 6 de cada 10 habitantes tienen al menos un dispositivo conectado, siendo los televisores inteligentes los más populares, muy vulnerables a ciberataques inalámbricos. Muchos de ellos están permanentemente encendidos, mientras que otros se conectan a los smartphones, ordenadores o tabletas a lo largo del día, al menos na vez cada 24 horas. Si tienes un smartwatch, el 68% se conecta a los gadgets una vez al día, seguido del coche conectado (65%) o de los wearables de salud (64%).

Los ciberdelincuentes pueden acceder a tus dispositivos IoT en cualquier momento, usándolos para múltiples propósitos perversos, como hackear otros gadgets conectados, enviar correos electrónicos maliciosos o spam, robar tus datos privados, comprometer tu seguridad física -secuestros, robos, accidentes de vehículos conectados-, pedir un rescate mediante la ciberextorsión o interferir en tus transacciones financieras. Con una mala configuración de seguridad y un firmware difícil de parcharlos dispositivos IoT son sumamente vulnerables a los ataques, algo que preocupa a expertos, empresas y usuarios.

La siguiente infografía plasma la realidad de los riesgos en torno a los dispositivos conectados, suscitados por diversas cuestiones como el protocolo Universal Plug and Play (UPnP) -empleado cuando dispositivo se conecta a una red de forma remota, cuyo proceso es automático y no requiere autenticación-, las contraseñas predeterminadas -fácilmente detectables- o la dificultad de detectar los hackeos.

Para mantener tu red segura es fundamental aislar los dispositivos de IoT en una red dedicada y protegida, deshabilitar el protocolo UPnP en los enrutadores, adquirir los gadgets a fabricantes con un buen historial de seguridad, actualizar los parches de seguridad, establecer tus contraseñas y hacerlas únicas para cada dispositivo y asegurarte de que tu enrutador WiFi tenga una contraseña segura y un cifrado seguro.

Todos estos consejos no son moco de pavo si tenemos en cuenta que algunos de los problemas del IoT es que  carece de un estándar técnico en toda la industria: existen más de 50 estándares separados en desarrollo, con requisitos, especificaciones y directrices determinados independientemente. En la actualidad, el Internet de las Cosas ya ha conectado el doble de dispositivos que personas vivas. ¿Están seguros tus dispositivos?

Fuente | Cybersecurity Degrees

4 falsos mitos de los coches eléctricos en invierno

Desmontamos cuatro mentiras extendidas acerca de los coches eléctricos en invierno. Mitos como que los frenos pierden eficacia o que necesitas mucho más tiempo para cargarlos.

Muchas son cosas del pasado…

No, por mucho que tu cuñado se empeñe, el Renault ZOE que conduce tu vecino no se queda sin autonomía por culpa del frío. Ni los eléctricos Renault, ni los demás. Esto es una de la cuatro mentiras que te han contado de los coches eléctricos en invierno.

Para poner las cosas en su sitio, Alphabet ha pedido colaboración a un experto en movilidad eléctrica de BMW que ha desmontado los mitos que han surgido en torno a los coches enchufables y su funcionamiento en épocas de frío.

Porque digo yo, si Noruega donde no sale el sol durante meses, está considerado el paraíso de los coches eléctricos, no deben fallar tanto.

Mentira nº 1: pierden la mitad de su autonomía

Es cierto que esto ocurría en algunos de los primeros coches eléctricos, pero hace tiempo que está resuelto.

Los sistemas de calentamiento de las baterías, de serie en la mayoría de los modelos más nuevos, evitan que consuman demasiada energía, protegiendo la batería para que no se enfríe en exceso.

Mentira nº2: no debes usar la calefacción

“Los coches convencionales usan el calor desperdiciado para calentar el interior, mientras que con los eléctricos la calefacción debe generarse de manera específica”, explica Wieland Brúch, experto en movilidad eléctrica de BMW.

La solución no supone echar mano de guantes y gorro, sino precalentar el coche mientras se carga. Durante la conducción, si tu coche dispone de esta opción, es preferible utilizar los calefactores de los asientos. “Calentar los asientos supone un uso muy eficiente de la energía. Se calienta bien el interior del coche con un uso comparativamente bajo de energía. Con una autonomía en la práctica de unos 260 km, el calentamiento inicial suele consumir entre 6 y 8 km, es decir, solo el 3 % de la autonomía total, según el modelo de coche”, asegura Brúch.

Mentira nº3: el tiempo de carga es mucho mayor

“Los coches eléctricos modernos pueden cargar sin problemas ni retrasos con temperaturas de hasta -10/-15 °C”, afirma el experto alemán.

Según Brúch, el frío solo juega un papel importante en las estaciones de carga rápida, pues la batería debe estar a cierta temperatura para cargarse eficazmente. “Pero tan pronto el coche se enchufa, la batería se aclimata”, asegura.

Un truco: para garantizar un aporte energético óptimo, se recomienda cargar el coche tras haberlo conducido, o guardarlo en garaje.

Mentira nº4: los frenos pierden eficacia

Los coches eléctricos modernos utilizan un sistema de frenado regenerativo, por el que se recupera la energía empleada en desacelerar el automóvil. Esto también significa que al quitar el pie del acelerador se desacelera inmediatamente el vehículo, factor que sí se ve afectado por el frío. Sin embargo, esto no supone efecto alguno en el rendimiento de los frenos, sino que quizá no se obtenga la misma cantidad de energía en el proceso de frenado que en circunstancias normales.

*Artículo original publicado por Noelia López en Autobild