Archivo de la categoría: Informática

Facebook está construyendo sus propias gafas de realidad virtual

La realidad virtual es una tecnología qu siempre ha conseguido despertar el interés de Facebook. El gigante social lo demostraba hace un tiempo con la adquisición de Oculus y ahora ha confirmado que está trabajando en sus propias gafas de realidad virtual.
«Estamos trabajando en ello. Estamos construyendo productos de hardware y queremos que esas gafas lleguen a materializarse». Con estas palabras confirmaba el proyecto Ficus Kirkpatrick, responsable de realidad aumentada de Facebook, en un evento celebrado por TechCrunch.

Qué ocurre cuando Microsoft deja de dar soporte a una versión de Windows

El 14 de enero de 2020 Microsoft finaliza el periodo de soporte extendido a Windows 7. Aquellos que quieran extender el soporte 3 años más tendrán que pagar. Pero ¿qué ocurre cuando Microsoft deja de dar soporte a una versión de Windows?

Por muy cómodo que estés usando la versión de Windows a la que estás acostumbrado, debes saber que llegará un día en el que tendrás que actualizar a una versión más reciente.

Como casi todo, las versiones de Windows también tiene fecha de caducidad. Por ejemplo, el 14 de enero de 2020 finaliza el periodo de 5 años de soporte extendido a la versión de Windows 7. A partir de esa fecha, todo aquel que quiera alargar el soporte otros 3 años tendrá que pagar

Pero ¿qué ocurre cuando Microsoft deja de dar soporte a una versión de Windows? ¿dejará de funcionar tu ordenador? No exactamente, pero no es recomendable que lo uses por los siguientes motivos:

  • No más actualizaciones de seguridad: Cuando Microsoft deje de dar soporte a Windows ya no recibirá más actualizaciones de seguridad, incluso si se descubren importantes brechas de seguridad. Pese a que puedes instalar programas antivirus, no siempre será suficiente y en caso de fallar, no contarás con el apoyo de Microsoft. Además, poco a poco los programas de seguridad también dejarán de dar soporte a Windows 7. Microsoft sigue fabricando las actualizaciones para empresas que quieran contratarlas para el periodo de transición de una versión a otra – pero todo tiene un precio, claro.
  • No más software compatible: Como hemos mencionado con el antivirus, gradualmente otras compañías de software también dejarán de dar soporte a Windows 7. Puede que alarguen el periodo de compatibilidad un par de años más, pero progresivamente ya no podrás usar ni los navegadores.
  • Incompatibilidad con hardware: Al igual que los fabricantes de software dejarán de dar soporte, también pueden hacerlo los de hardware. Por ejemplo, las últimas plataformas CPU de Intel ya no soportan Windows 7 y 8.1, incluso antes de que haya finalizado el periodo extendido.

Por ello, antes que seguir insistiendo en usar tu querido Windows 7, es aconsejable que actualices y te acostumbres a usar una versión más reciente con las garantías de seguridad adecuadas.

Escrito por Christiane Drummond

Contraseña cerebral: cuando la ciberseguridad está en la mente

La historia de la ciberseguridad ha atravesado diferentes etapas. En la primera, creímos que las contraseñas eran los cerrojos infranqueables del mundo digital, pero pronto la realidad se encargó de demostrar que la vulnerabilidad de las combinaciones de letras y números era demasiado grande.
Sobre todo, teniendo en cuenta el gusto de los usuarios por establecer claves basadas en fechas de nacimiento, nombres de hijos y demás datos obvios fácilmente descifrables. Y es que, la previsibilidad humana es el peor enemigo de la seguridad en el entorno online.

4 consejos para evitar las vulnerabilidades de Windows 10

Desde su lanzamiento, el sistema operativo Windows 10 ha padecido diversas vulnerabilidades, demostrando una vez más que empresas y usuarios deben ponerse manos a la obra para no ser víctimas de brechas y ciberataques. Te contamos cómo prevenirlos. Windows 10 ha implicado un potente cambio de paradigma al concebir sistema operativo como producto, pero pese a su robustez, han surgido problemas en varias ocasiones debido a la aparición de vulnerabilidades y fallos tras la actualización del mismo.

Muchas luces y alguna sombra: así ven los responsables de las empresas el futuro de la inteligencia artificial

Una de las grandes innovaciones tecnológicas de los últimos años es la inteligencia artificial, que ha dejado de ser una suerte de elemento a futuro techie para convertirse en la última gran obsesión de las compañías.

Las empresas están recibiendo a la inteligencia artificial con los brazos bastante abiertos. Eso es lo que se puede extraer de las conclusiones del último estudio de Deloitte, realizado sobre una muestra estadounidense, sobre la materia. Las compañías están invirtiendo cada vez más en inteligencia artificial y además la ven de un modo muy positivo y esperan de ella bastante. Un 42% de los directivos considera, de hecho, que la IA tendrá una importancia crítica en los próximos dos años en lo que a la posición de las empresas toca.

«Las compañías están emocionadas sobre el potencial de la IA para mejorar resultados y competitividad, y por una buena razón», señala Jeff Loucks, director ejecutivo en el Center for Technology, Media, and Telecommunications de Deloitte. Al hilo de esto, la adopción de la inteligencia artificial entre las empresas se está realizando en aquellas áreas que tienen un impacto más directo sobre cómo se hacen las cosas y cómo se logran resultados a partir de ellas.

Los beneficios de la inteligencia artificial
Donde más se está trabajando para adaptarse a la inteligencia artificial es, de hecho, en el terreno del procesado de lenguaje natural. Un 62% de las compañías encuestadas por la firma de análisis señala que ha adoptado esta tecnología, por encima del 53% que lo hacía el año pasado. Este es el terreno que más ha crecido. El machine learning es el siguiente punto más popular, con una adopción del 58%. Le siguen el deep learning (50%) y la ‘computer vision’ (57%).

Las empresas están reservando dinero o haciendo inversiones para poder implementar estas herramientas, pero además están empezando a beneficiarse de la tendencia en crecimiento de la AI-as-a-service (como otras herramientas tech ‘as-a-service’, la empresa paga por usar).

Todo ello tiene un objetivo claro: sacar beneficios directos de la implementación de la inteligencia artificial. Y, si las empresas no estuviesen viendo ya esos beneficios, hubiesen abandonado o no estarían siendo tan entusiastas en la adopción de la IA.

Quienes ya han incorporado la inteligencia artificial tienen claro qué les ha aportado: un 80% de estos señala que tuvo retorno en sus finanzas, algo que han notado especialmente las industrias de tecnología, de medios, de entretenimiento y de servicios profesionales. La inteligencia artificial les permite ahorrar, ser más eficientes en el mercado o adelantarse y prevenir pérdidas.

Un 78% de los encuestados cree que la IA ayudará a tomar mejores decisiones, un 72% que aumentará la satisfacción en el trabajo y un 78% que será la base para nuevas formas de trabajar.

No es oro todo lo que reluce
Pero, a pesar de todas las promesas de la inteligencia artificial y a pesar de todo su potencial, la IA también tiene un lado mucho menos positivo. Los responsables de las empresas tienen que ser plenamente conscientes de sus riesgos y de los potenciales problemas que podría traer a la empresa, al menos si quieren tomar decisiones informadas y mucho menos arriesgadas.

«Para lograr este potencial», apunta Loucks tras hablar de todo lo que la IA puede lograr, «las empresas deben asumir riesgos, responder a sus carencias en talento y ejecutar muy bien». La inteligencia artificial no es perfecta y no está exenta de problemas.

Fallos, personal y riesgos legales, lo que preocupa
A los directivos de las empresas les preocupan los riesgos a los que la inteligencia artificial les expone. Por un lado, creen que es un problema importante que los exponga a vulnerabilidades en ciberseguridad (algo más de un 20% apunta a ello), pero también a nuevas presiones normativas.

Uno de cada diez ejecutivos muestra un elevado nivel de estrés ante las normativas y los riesgos legales que la inteligencia artificial puede generar y un tercio ante los problemas éticos que se puedan derivar de ella. Si a eso se suma que el mercado es en general opaco, se puede comprender mejor su tensión.

Por otro lado, también les preocupa la falta de personal especializado. Un 30% cree que es uno de los principales elementos de preocupación en su empresa y un 20% reconoce que ve carencias en el mercado laboral de profesionales vinculados a la IA. Desde data scientists a líderes de negocio pasando por diseñadores de experiencia de usuario, la industria no encuentra el personal adecuado.

No son los únicos puntos de tensión y los únicos temores que la IA genera. A los directivos también les preocupa algo mucho más básico. Temen que la inteligencia artificial les lleve por el camino equivocado. Un 43% teme tomar una mala decisión por culpa de las recomendaciones de la IA y un 39% que la inteligencia artificial falle en un momento crítico.

Vía: Puro Marketing

El ‘toque Nadella’: Microsoft abre más de 60.000 patentes a sus rivales

Microsoft otorgará licencias cruzadas para más de 60.000 de sus patentes al resto de miembros participantes de la Open Invention Network (OIN), con el fin de potenciar proyectos de Linux sin exigencias económicas de por medio.

Desde que Satya Nadella asumiera el timón de Microsoft en 2014, la marcha de la histórica multinacional que encumbró Bill Gates ha cambiado de ritmoEn sustitución del controvertido Steve Ballmer, Nadella ha conseguido que los títulos de Microsoft hayan triplicado su valor en Bolsa en estos cuatro años gracias a  la buena marcha de su negocio cloud o la migración hacia un nuevo modelo de ingresos (basado en las suscripciones y no en las licencias). Pero hay otro aspecto que ha sido icónico de la nueva dirección de la firma: su apuesta por abrirse a la comunidad y abandonar el aislamiento al que Gates y Ballmer habían sometido a la compañía.

El último ejemplo de esta estrategia es el anuncio de que Microsoft otorgará licencias cruzadas para más de 60.000 de sus patentes al resto de miembros participantes de la Open Invention Network (OIN). Se da la curiosidad de que la multinacional de Redmond, famosa por su sistema operativo Windows, está ahora colaborando de forma decidida con la OIN que tiene como objetivo principal favorecer a Linux.

De hecho, la OIN se define como una asociación donde los miembros otorgan licencias cruzadas de sus patentes de forma altruista. La única contraprestación es que, a cambio, ninguna de las marcas insistirá en que esas patentes sean reconocidas por compañías que trabajan en proyectos basados ​​en Linux. Entre los grandes nombres que figuran en esta lista encontramos a IBM, Red Hat, Oracle o Google.

“Sabemos que la decisión de Microsoft de unirse a OIN puede ser vista como sorprendente para algunos, ya que no es ningún secreto que ha habido fricciones en el pasado entre Microsoft y la comunidad de código abierto sobre el tema de las patentes“, ha admitido Erich Andersen, vicepresidente corporativo y consejero general adjunto de Microsoft, en una publicación de blog el miércoles. “Para otros que han seguido nuestra evolución como compañía, esperamos que esto se vea como el próximo paso lógico para una compañía que escucha a sus clientes y está firmemente comprometida con Linux y otros programas de código abierto“.

En cualquier caso, desde Microsoft están extraordinariamente ilusionados con su rol dentro de la comunidad abierta. “Esperamos poder hacer nuestras contribuciones a OIN y sus miembros, además de trabajar con la comunidad para ayudar a los desarrolladores y usuarios de código abierto a proteger el ecosistema de Linux y fomentar la innovación con software de código abierto”, concluye el directivo.

Escrito por Alberto Iglesias Fraga

Los cuatro grandes males que las tecnológicas provocan en el mundo

Más allá del problema de que los grandes beneficios económicos de las tecnológicas no estén ayudando a mejorar la productividad del mundo, Facebook, Twitter y Google también están acaparando la atención pública por otros defectos como la manipulación informativa que alojan y las violaciones de privacidad.

Pero parece que al mundo le preocupa cada vez más que los gigantes de la tecnología se estén haciendo con el control del público sin pasar por un proceso democrático. Una muestra de ello tuvo lugar a principios de mes, cuando el Congreso y el Senado de EE. UU. convocaron a los líderes de las principales compañías de tecnología de Silicon Valley (EE. UU.). A esta audiencia debían acudir el CEO de Twitter, Jack Dorsey, la directora de Operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, y el CEO de Alphabet, Larry Page. Pero este último decidió enviar en su lugar un representante de Google, el abogado Kent Walker. El Gobierno no aceptó este cambio y decidió que la silla de Google en la audiencia debía quedar vacía ante la ausencia de Page.

De la larga conversación mantenida entre los líderes políticos y tecnológicos de Estados Unidos, se alzan cuatro cuestiones estratégicas que necesitan una respuesta urgente:

Asunto 1: Antimonopolio

Pregunta clave: ¿Por qué no debería acabarse con su dominio?

Antecedentes: la influencia económica de los gigantes tecnológicos y su impacto en otros sectores ha desatado un debate considerable. Los críticos dicen que el control de las tecnológicas en mercados como la publicidad y las búsquedas online daña la competencia (ver Los Cinco Grandes de la economía digital están matando a la economía real). El presidente Trump se ha posicionado en el debate , diciendo que las grandes tecnológicas se encuentran en «una situación muy competitiva». Algunos laboratorios de ideas como el Open Markets Institute han pedido que Facebook sea disuelto, y que sus servicios de Messenger, Instagram y WhatsApp se erijan como compañías independientes (ver «¿En que pensábamos al dejar que Facebook comprara WhatsApp?»).

Es probable que las empresas tecnológicas se defiendan argumentando que sus servicios son gratuitos o increíblemente baratos. Afirmarán que evidentemente no están perjudicando a los consumidores, algo clave para la política antimonopolio de EE. UU. Sin embargo, tanto el Departamento de Justicia como la Comisión Federal de Comercio del país han avisado de que van a analizar a los gigantes más de cerca. La posición de Europa está resultando más firme, como demostró a principios de año cuando multó a Google con más de 4.300 millones de euros por cuestiones de monopolio.

Si le interesa el tema, consulte este análisis en profundidad: Ha llegado la hora de controlar a los tres gigantes de los datos.

Asunto 2: Sesgos políticos

Pregunta clave: ¿Cómo pueden las redes sociales garantizar que la información que distribuyen es precisa y veraz, y evitar la difusión de contenidos orientados a favorecer a una ideología particular?

Antecedentes: hay que sacar a los usuarios de la «burbuja del filtros», un concepto similar a una cárcel que encierra a las personas en contenidos que refuerzan las ideas que ya tienen en lugar de impulsarles  a tener una visión más amplia con información precisa y veraz (ver El hombre que intenta sacarnos de la ‘cárcel’ de filtros de Youtube). Pero las cosas se complican, dado que la «precisión y veracidad» para una persona pueden ser «noticias falsas» para otra.

Si le interesa el tema, consulte este análisis en profundidadCómo arreglar la burbuja de filtros que nos encierra en una ‘cárcel de opinión’

Asunto 3: La caja negra de la inteligencia artificial

Pregunta clave: ¿Cómo podemos asegurarnos de que los algoritmos que usan las tecnológicas son justos y ecuánimes?

Antecedentes: la inteligencia artificial (IA) se usa cada vez más para tomar decisiones de todo tipo, desde identificar posibles tratamientos médicos para pacientes hasta ayudar a la policía a determinar dónde desplegar a los oficiales. Y las grandes compañías tecnológicas están a la vanguardia en el desarrollo de algoritmos que cada vez tienen más impacto en nuestras vidas. El peligro es que estos algoritmos podrían incorporar sesgos ocultos que influyen en los resultados (ver Google advierte: el verdadero peligro de la IA no son los robots asesinos sino los algoritmos sesgados).

Muchos políticos estarán muy concienciados con este tema, después de un episodio reciente en el que algunos legisladores fueron confundidos con delincuentes en un juicio llevado a cabo por la Electronic Frontier Foundation que utilizó la inteligencia artificial de análisis de imágenes Rekognition de Amazon.

Es necesario averiguar cómo las grandes compañías tecnológicas pretenden protegerse (y a nosotros) contra el sesgo algorítmico, y definir en qué medida permitirán que sus algoritmos sean inspeccionados en busca de señales de injusticia. Aparte del debate sobre el sesgo, Google también se enfrenta al problema de trabajo con las fuerzas armadas en aplicaciones de inteligencia artificial, un tema que ha despertado una considerable controversia dentro de la empresa.

Si le interesa el tema, consulte este análisis en profundidad: Unámonos para evitar la discriminación de los algoritmos que nos gobiernan

Asunto 4: IA y noticias falsas

Pregunta clave: Los vídeos falsos (deepfakes) creados con IA pueden engañarnos para hacernos pensar que los políticos hicieron o dijeron cosas que nunca sucedieron. ¿Cómo pueden las tecnológicas ayudar a los usuarios a identificar lo que es real y lo que no?

Antecedentes: las redes generativas antagónicas, o GAN, y otras técnicas avanzadas de IA pueden crear vídeos y audios falsos que parecen inquietantemente reales. Si se hacen bien, el resultado puede dar lugar a un audio incrustado en la boca de un político o un vídeo que le señala haciendo cosas que nunca ha hecho (ver La tecnología para manipular contenidos amenaza con devolvernos a las noticias del siglo XX).

Si le interesa el tema, consulte este análisis en profundidad: Crear noticias falsas, al alcance de cualquiera gracias a la IA

Pero más allá de estos cuatro asuntos estratégicos, la cuestión fundamental es cómo abordar la amenaza que la tecnología plantea a la democracia. Como ya hemos señalado en artículos previos, la IA y algunas de sus técnicas, como las GAN y el aprendizaje profundo, están cambiando la política de forma impredecible y potencialmente desastrosa (ver OFERTA: Manipule a los votantes con noticias falsas por menos de 400.000 euros).

La tecnología y las empresas que la crean deben ser parte de la solución, pero lo que realmente hace falta es un debate social más profundo sobre cómo debemos prepararnos para un mundo en el que no se garantiza la verdad y la libertad para triunfar. Interrogar repetidamente a los gigantes de Silicon Valley no será suficiente para resolver los males de la democracia.

Un artículo escrito por Martin Giles

Realidad aumentada, más móvil y accesible

Hoy podemos afirmar aquello de que «la realidad supera la ficción». Hace tan sólo algunos años, las películas futuristas y de ciencia ficción nos mostraban mundos digitales superpuestos con el mundo real o personajes que visualizaban información y datos en sus propias retinas, mientras caminaban por un entorno concreto.

Pero actualmente, las tecnologías inmersivas no sólo han hecho posible que lo que parecía ficción sea una realidad, sino que además se han democratizado hasta el extremo de poder experimentarlas en la palma de nuestra mano. Y es que la realidad Aumentada (RA), la realidad virtual (RV) y la realidad mixta han llegado para quedarse y formar parte de nuestro terreno más cotidiano.

Pero, vayamos por pasos, ¿en qué se diferencian estas tecnologías?

Mientras que la RA complementa el entorno real con objetos digitales (aportando contenido extra, animaciones o información dentro de la realidad), la RV nos permite recrear un mundo virtual, transportándonos a una experiencia sensorial imposible de experimentar en un entorno real.

Por su parte, la realidad mixta une ambos conceptos, haciendo posible, por ejemplo, interactuar con objetos reales dentro de un mundo virtual o reproducir elementos virtuales en el entorno natural que a cada uno rodea.

No obstante, para poder disfrutar de estas experiencias «virtuales» es preciso contar con dispositivos como cascos y gafas especiales, o bien junto a tablets o smartphones que ofrecen la virtualidad a través de sus pantallas.

En el primer caso, encontramos en el mercado las HoloLens de Microsoft, las Oculus (respaldada por Facebook), las Samsung Gear o HTC, entre otras. Tecnologías que han abaratado progresivamente su coste con el fin de adaptarse a una demanda todavía tímida y que no está creciendo al ritmo que los fabricantes esperaban. No obstante, algunos estudios de mercado aventuran que los dispositivos de realidad virtual y aumentada generarán en 4 años un volumen de negocio de más de 8 mil millones de euros.

Tecnologías que encajan en múltiples sectores

En sus inicios, la realidad aumentada y virtual encontró en el sector de los videojuegos su principal ámbito de aplicación y desarrollo. Juegos como Pokémon Go, que alcanzó los 500 millones de descargas en los dos primeros meses desde su lanzamiento, han popularizado el uso de esta tecnología. Pero hoy hablamos de una tendencia que trasciende los videojuegos para integrarse en todos los sectores y dimensiones del mundo de los negocios.

Precisamente, la gran penetración de los smartphones lo que ha permitido en los últimos años la aparición de aplicaciones que superponen los elementos generados digitalmente en el mundo real. De manera que, través de ese inseparable dispositivo que llevamos en la palma de nuestra mano, podemos ver cómo quedaría un mueble en el salón de casa, experimentar looks personalizados de maquillajes o peinados, probar cómo quedarían distintas combinaciones de ropa o conocer información adicional en una zona de interés turístico.

Las RA y RV se están adoptando en una amplia variedad de sectores. En los entornos industriales, por ejemplo, las tecnologías inmersivas están demostrando ser rentables y productivas a la hora de diseñar productos, visualizar datos de procesos productivos, realizar mantenimientos e inspección de elementos en planta o como herramienta de capacitación y training.

Por su parte, el mundo de la publicidad también está aprovechando las oportunidades que brindan la RA y la RV, conscientes de su altísimo potencial a la hora de desarrollar acciones de promoción que generen «engagement» en los consumidores.

Según Marcus Torchia, director de investigación de IDC Customer Insights & Analysis «los segmentos de consumo, comercio minorista y manufactura serán los primeros en invertir y adoptar la RA y la RV. Otros sectores como el turístico, el gubernamental, el transporte y la educación aprovecharán las capacidades transformativas de estas tecnologías».

Y es que según las investigaciones del IDC, los ingresos mundiales del mercado de la RA y RV se duplicarán, como mínimo, en cada uno de los próximos cuatro años, pasando de los casi 18 mil millones de dólares de facturación a nivel mundial en 2018 a los 218 mil millones, en 2021.

El potencial de la RA y RV para el retail
El retail es uno de los sectores que más invertirá en aplicaciones de realidad aumentada en los próximos años. Esta tecnología ayudará a mejorar las ventas «físicas» y, sobre todo, revolucionar el eCommerce. Las tiendas, por ejemplo, podrán habilitar espacios virtuales que permitan al usuario elegir la opción de ropa y accesorios más adecuada, facilitando la venta.

Uno de los ejemplos más «antiguos» de aplicación de realidad aumentada en este sector es la app Ikea Place, lanzada en 2017, que permite al usuario a través de su móvil escanear un determinado escenario y colocar de forma virtual productos del catálogo de Ikea, para que pueda comprobar si encajan con su espacio y estilo.

El grupo Inditex ha lanzado recientemente la app de realidad aumentada Zara Ar. Cuando se enfoca el Smartphone hacia el escaparate de una tienda aparentemente vacío, aparecen de repente modelos en escena con prendas de la colección. La app también permite la posibilidad de comprar a través de ella.

En el eComerce, marcas como Ray-Ban, por ejemplo, ofrece la posibilidad de que el cliente diseñe su propio modelo virtual mediante tecnología de face-mapping. Subiendo una foto de su cara a la plataforma, ésta le permite visualizar cómo le quedarían las gafas desde distintos ángulos, haciendo que la barrera del «probador» en las compras online se vea superada.
La alianza entre l’Oreal y Facebook permitirá a los usuarios de la red social probar diferentes maquillajes de manera virtual con realidad aumentada. Y próximamente lo harán también en Instagram.

En este contexto, las marcas que tengan en cuenta la RA y RV en sus estrategias de marketing podrán ofrecer una experiencia única y creativa, que les permitirá diferenciarse de la competencia, mejorar su reputación y aumentar el engagement del cliente.

Por Dolors Carretero Murillo

Cómo ordenar tus dispositivos digitales (correos, álbumes) en 5 sencillos pasos

La acumulación de correos electrónicos, fotos sin ordenar y otra información que llena nuestros dispositivos digitales son prácticas muy extendidas en la sociedad. A veces tenemos ordenadas nuestras casas y habitaciones, pero cuando encendemos el móvil o el ordenador el desorden se adueña de nuestros escritorios digitales.
Por eso estos 5 sencillos pasos nos ayudarán a deshacernos de toda aquella información o documentos que no necesitamos y que debemos limpiar de nuestros dispositivos para hacer hueco a otros archivos de más utilidad:

Por qué el hackeo de Facebook no es solo problema de Zuckerberg, sino de todo Internet

Facebook es como una llave maestra. Hay cientos de plataformas de terceros a los que puedes acceder con tu cuenta de Facebook en vez de crear una cuenta y contraseña nueva. Esto implica que los hackers no solo tienen acceso a las cuentas de Facebook, sino también a todas aquellas vinculadas a la red social, desde Tinder o Spotify hasta Uber, Airbnb y Expedia (si nos pusiéramos a nombrar todas la lista sería eterna).
Según un reportaje publicado en Wired, en agosto de este año un grupo de investigadores ya pusieron de manifiesto el peligro de este acceso único con Facebook. Accediendo a plataformas de terceros los investigadores, con Jason Polaskis al frente, pudieron consultar los viajes del usuario afectado en Uber, leer sus mensajes privados en Tinder y ver su número de pasaporte en Expedia.