Cómo saber si una persona es tóxica en cuestión de minutos

¿Todavía no sabes cómo detectar a las personas tóxicas a tu alrededor? En esta pequeña guía te brindamos algunas claves y signos para saber quiénes son y poder alejarlas de ti tanto en el entorno personal como en el profesional.

Existen numerosos tipos de personalidades tóxicas que pueden arruinar tu carrera o enturbiar tus relaciones personales: desde narcisistas a pesimistas crónicos, esclavos del perfeccionismo o víctimas de por vida, todos ellos suponen un peligro potencial para desarrollar tus capacidades y mejorar. Para huir de todo tipo de personas nocivas, lo más importante es saber detectarlas a tiempo, mucho antes de que te claven su mortal aguijón y te infecten con su veneno.

Una gran mayoría de las personas tóxicas destaca por muy agradables al comienzo, ya que suelen manejar apropiadamente el lenguaje corporal, son embaucadoras y persuasivas y dominan a la perfección el arte de la manipulación. Por ello, debes prestar especial atención a los comienzos, o lo que es lo mismo, al momento de la presentación o a los primeros encuentros con esa persona.

Aunque no existe un método infalible para saber de inmediato si ese ser humanoserá un lastre para tu energía, estado de ánimo o productividad, hay algunas señales de advertencia tempranas que muestra un elevado porcentaje de las personas tóxicas. A continuación, te revelamos estos signos y te recomendamos que estés alerta ante su aparición.

Claves para detectar a personas tóxicas en pocos minutos

  • Son indiscretos y cotillas: Las personas tóxicas suelen expandir su halo de negatividad criticando a terceros que no se encuentran presentes, sin aportar argumentos de peso ni razones lógicas y sin tener confianza con sus interlocutores para realizar la crítica. Sobra decir que, al igual que hablan mal de los demás, lo mismo te puede suceder a ti cuanto no estés delante.
  • Se quejan la mayor parte del tiempo: La mayoría de las personas tóxicas se quejan a un elevado nivel y con una frecuencia inusitada, afectando de forma negativa a tu estado de ánimo, productividad y salud mental. Puedes ser absorbido por ellas al tratar de arreglar su queja -por ejemplo, si eres empleado o trabajas para ellos-. Si ves que de inmediato te contagian insatisfacción, huye.
  • Reclaman de forma explícita o implícita un tratamiento especial: Las personas tóxicas suelen pedir favores de toda clase de envergadura en cuanto acaban de conocer a otros, desde entrar gratis a un evento a ser invitados a un café o enviar un paquete tarde. Imagínate lo que te podrían pedir una vez te conozcan mejor.
  • Son jactanciosos: Si nada más conocerlos -ya sea en la oficina, un acto e networking, una reunión o una entrevista de trabajo- ya presumen acerca del éxito obtenido en su último proyecto o de sus elevados ingresos, son personas tóxicas sin lugar a dudas, que intentan amilanarte, impresionarte o influir en tu forma de pensar. 
  • Te ponen a la defensiva: Casi por arte de magia, una persona de este tipo maneja a su antojo el lenguaje corporal y verbal, incitándote con sutileza a cumplir sus deseos y poniéndote a la defensiva. Si sientes que debes dar explicaciones constantemente y te sientes agotado en su presencia, ahí lo tienes. ¡Blanco y en botella!
  • Su manipulación provoca que trabajes para complacerlos: Mejorar una propuesta profesional, descargar una aplicación, hacer fotocopias, llamar a un contacto… ¿Reclaman ayuda constante aunque te acaben de conocer? Solo es el principio, ya que a medida que pase el tiempo, una persona tóxica te manipulará demandando un esfuerzo cada vez mayor por tu parte. Además, son extremadamente difíciles de complacer.
  • No muestran el más mínimo interés por las preocupaciones ajenas: Acabas de tener una conversación de diez minutos con un nuevo conocido y ya sabes dónde se crió, que se divorciaron hace seis meses, y que acaba de obtener un ascenso. Mientras tanto, esa persona ni siquiera sabe dónde trabajas o qué haces para ganarte la vida. ¡Persona tóxica al canto! Alguien que espera que te interese cada aspecto de su vida pero que no muestra curiosidad en absoluto acerca de la tuya ya está dejando entrever su auténtico carácter.
  • No te hacen sentir bien: Deja que tu cuerpo hable por ti. ¿Cómo te sientes después de hablar con esa persona? ¿Cómo te sentirías ante la perspectiva de pasar una hora en su compañía, tomar un café o tenerla en tu mismo departamento? Si tras unos minutos te sientes tenso o infeliz, existen muchas posibilidades de que te encuentres ante una persona tóxica.

Fuente | Inc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.