Smiling young casual business man with mobile phone in the hand

La alternativa de un millonario que dice que tener un presupuesto no funciona

Chris Reining es un millonario jubilado…y tiene tan solo 39 años. Dejar su empleo con una fortuna de un millón de dólares fue posible gracias a que ahorraba e invertía la mitad de su salario, y lograba hacerlo sin tener un presupuesto. Descubre su estrategia.

A los 37 años Chris Reining se jubiló con más de un millón de dólares ahorrado. El joven millonario ahora vive de sus inversiones, pero ha llegado hasta ahí trabajando en informática y gestionando su dinero de manera inteligente.

Llevando una vida modesta, Reining lograba ahorrar e invertir la mitad de su salario. Probablemente le hayan preguntado en cientos de ocasiones cuál era su estrategia, ¿qué presupuesto usaba para ahorrar tanto dinero? Curiosamente, la respuesta es ninguno.

El millonario mantiene que los presupuestos no funcionan. Básicamente, las equipara a las dietas: mucha gente los empieza pero pocos son capaces de cumplirlos.

Más que tener un ambicioso presupuesto, Reining reveló en una entrevista con CNBC que es más necesario un cambio de mentalidad. Consiste en hacer cambios poco a poco, ponerse metas asequibles y convertirlas progresivamente en tu estilo de vida.

Para empezar, en vez de dividir tu dinero en categorías, invierte tu esfuerzo en mantener un registro de cuánto sale y entra de tu cuenta bancaria. Después, Reining aconseja crear un gráfico en Excel que refleje cuando tus ingresos superan tus gastos mensuales, de esta manera puedes ver cuando tienes independencia financiera.

Teniendo algo tan visual como un gráfico, poco a poco empiezas a entender que si gastas menos, puedes ahorrar e invertir más; si logras esto último, podrás jubilarte antes.

Otros expertos financieros coinciden con Reining en que, con tal de que estés alcanzando tus metas de ahorro, no es necesario que analices en qué inviertes cada euro del dinero que te sobre.  Si en tu gráfico los ingresos ya han superado los gastos, y has ahorrado e invertido lo que te habías propuesto, el dinero restante puedes gastarlo en lo que quieras: ya sea en café, ropa, comida o viajes.

En caso de que sientas que necesitas un presupuesto para ponerte límites, Reining propone otra alternativa: el método de los sobres. Registra cuanto gastas en cada categoría cada mes, desde la compra hasta ocio, y mete el dinero estimado en sobres. Cuando se acabe el dinero del sobre, tendrás que esperar al próximo mes.

De esta manera, podrás gastar de manera relajada sabiendo que estás cumpliendo tus metas financieras, evitando así que el dinero se convierta en un motivo de estrés y frustración.

Escrito por Christiane Drummond

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.