La principal arma de un influencer es su poder de prescripción

En un panorama digital saturado de mensajes de todo tipo, hacerse con la atención de los usuarios es cada vez más difícil para las marcas.

Es por ello una obligación apostar por estrategias diferentes, originales y capaces de conectar con el público de una forma única.

Muchas la han encontrado a través de las nuevas y exitosas personalidades del mundo online, los influencers.

Y es que se trata de dirigirse a un target muy determinado, en su propio “idioma” y creando al mismo tiempo un vínculo especial capaz de generar engagement y fidelización.

No obstante, son muchos los elementos que no deben pasarse por alto a la hora de establecer estas colaboraciones y, aunque hoy en día todas las marcas quieren sumarse a esta tendencia influencer, no todas saben cómo hacerlo.

Para guiarnos en este camino hacia la influencia, Noemí Ons, account manager de Fruzzel ha participado en OMExpo 2017 con su ponencia “Fruzzel: Influencers y oportunidades para las marcas”.

Oms ha comenzado destacando el enorme poder que tienen estas personas. “La principal arma de un influencer es su poder de prescripción y sus argumentos son indiscutibles”, explica pero advierte que una buena opinión sobre un producto puede ser muy beneficioso pero una mala crítica puede ser enormemente perjudicial.

Otra de las claves de su poder de influencia reside en la confianza que los usuarios depositan en ellos pues les otorgan autenticidad sin plantearse si los argumentos que ofrecen son ciertos o no.

Aportan, además, contenido de gran valor para un target muy específico y la influencia sobre la intención de compra es del 100%.

Se trata así de una nueva tendencia dentro del marketing de influencia en contraposición del marketing más tradicional.

Ha querido destacar también que en los últimos tiempos ha habido un cambio de tendencia: de los macroinfluencers a los microinfluencers.

Los mensajes cobran a través de estos influenciadores de menor escala un mayor potencial y consiguen un mayor engagement entre las personas que los escuchan.

“Es muy importante que se produzca una semejanza entre el follower y el influencer”, asegura Oms.

En cuanto a los canales, aunque son muchos los disponibles, destaca, es importante elegir el que mejor se adecue a la marca en cuestión aunque son Facebook e Instagram las predilectas.

“El 36% de los internautas usa las redes sociales para seguir a influencers”, asegura Oms y dado este elevado porcentaje de interés entre los usuarios, no resulta extraño que ya sean muchas las marcas que no dudan en poner a un influencer en sus campañas.

Un artículo publicado en Marketing Directo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *