¿Madrugar para hacer deporte o respetar las horas de sueño? Los expertos hablan

¿Alguna vez has dudado entre perder horas de sueño y levantarte antes para hacer deporte, o por el contrario, quedarte en cama y respetar tu descanso nocturno? Te sacamos de dudas sobre lo que es más saludable para tu organismo.

¿En alguna ocasión te has quedado despierto hasta tarde y a la mañana siguiente te has mareado haciendo pesas o saliendo a correr tras escasas horas de sueño? Tanto el descanso adecuado como el ejercicio físico habitual son componentes esenciales dentro de un estilo de vida saludable. 

El experto en sueño de Harvard Charles Czeisler calificó esta decisión como terribleante el The New York Times, subrayando que lo ideal es no tener que escoger entre ambas alternativas y favorecer una rutina de sueño adecuada que potencia el buen estado físico para hacer deporte. Por otra parte, puestos a escoger, es fundamental que no sacrifiques el sueño, ya que sus consecuencias pueden ser devastadoras. Este es fundamental para los entrenamientos, reduce el riesgo de lesiones y permite que los músculos se recuperen del ejercicio.

La falta de sueño debilita el sistema inmunitario, aumenta las probabilidades de padecer numerosas dolencias y está relacionado con mayores probabilidades de padecer problemas de salud como las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. Por su parte, uno de los beneficios más significativos de practicar ejercicio de forma regulares conseguir un sueño más profundo y reparador.

Además de respetar una rutina regular de sueño y dormir las horas suficientes –en buena postura-, es fundamental no acostarse tarde ni utilizar dispositivos electrónicos y pantallas brillantes antes de acostarte, ya que pueden alterar los ritmos circadianos del cuerpo. Según apunta el doctor Czeisler, si lo ideal es dormir una media de ocho horas cada noche y tú decides levantarte tras seis horas y media de sueño para ejercitarte, “estás haciendo deporte durante tu noche biológica”. En definitiva: no practiques una actividad física cuando deberías estar durmiendo. 

Si lo haces, tus músculos funcionarán peor, ya que sus células también tienen ritmos circadianos. Entrenándote en el momento y respetando adecuado garantizarás un descanso de calidad. Por ejemplo, puedes pautar una hora límite para ir a la cama y un programa de ejercicios semanal con cierta flexibilidad. No olvides cenar ligero, apostar por los alimentos adecuados y encontrar la actividad física más apropiada para ti.

Fuente | Well and Good

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.