Que son los sueños lúcidos y cómo lograr tener uno

¿Alguna vez has experimentado la sensación en sueños de poder controlar lo que sucedía? Probablemente estuvieses teniendo un sueño lúcido, una práctica ancestral desarrollada en múltiples culturas, como el budismo tibetano o el taoísmo.

Imagina poder volar, viajar a paisajes increíbles, hablar con tus antepasados o ser invisible sin necesidad de moverte de la cama. Tenemos una buena noticia para ti: controlar tus acciones, el contenido de tus sueños y el desarrollo de tus aventuras oníricas no es una fantasía a la altura de películas como Origen, sino una práctica que tiene nombre propio. se trata de un sueño lúcido.

Un sueño lúcido es aquel en el que eres consciente de estar soñando, tal y como lo definió la británica Celia Green en 1968. Mientras que la capacidad de reconocer y controlar los estados oníricos ya se menciona en textos budistas del siglo VII, en Occidente se ha estudiado el fenómeno en condiciones de laboratorio desde finales de la década de los setenta.

¿Cómo saber si has experimentado un sueño lúcido? Aunque existe divergencia de opinión al respecto, el psicólogo de la Gestalt Paul Tholey distinguía el sueño normal del lúcido con siete criterios clave: el soñante sabe que sueña; dispone de su libre albedrío; cuenta con sus capacidades normales de raciocinio; la percepción de sus cinco sentidos es comparable a la de la vigilia; cuenta con los recuerdos de los que dispone cuando está despierto; al despertar recuerda con claridad su sueño; y es capaz de interpretar el sueño dentro del sueño.

Existen diferentes niveles de sueño lúcido según el grado de consciencia o lucidez, y además, se pueden dar tanto espontáneamente como inducidos a través de prácticas y ejercicios. La mayor parte de los sueños lúcidos se dan en la etapa de sueño paradójico, también conocida como fase REM (Rapid Eye Movement), que acontece varias veces cada noche, y a través de un proceso fortuito o como decimos, desencadenado con el aprendizaje.

Aunque no todo el mundo tiene la capacidad de controlar los sueños a su antojo, un estudio elaborado por el Instituto Central de Salud Mental de Mannheim en Alemania afirma que gran parte de la población ha tenido un sueño lúcido al menos una vez en su vida. Por otra parte, son más frecuentes en niños que en adultos y las personas que los tienen regularmente los experimentan una o dos veces al mes. 

Cómo conseguir (o intentar) tener sueños lúcidos

  • Ten a mano un diario de sueños: Es importante entrenarte con libreta y boli al lado de la cama, describiendo al despertarte el sueño que has tenido. Una alternativa a la versión escrita es grabar tu recuerdo con el móvil. Intenta reconocer las señales de sueño recurrentes, aquellos eventos habituales que podrías reconocer en sueños, como perder los dientes, estar desnudo en público, ser perseguido por una presencia o volar.
  • Haz pruebas de realidad: A lo largo del día pregúntate si estás soñando, leyendo una página de un libro o mirando la hora en un reloj. Cuando se trata de un sueño no tendrán lógica, cambiarán o se verán borrosos. También puedes pellizcarte, cerrar la boca y probar a respirar u observar tus manos y tus pies, que se ven distorsionados en sueños.
  • Técnica MILD (Mnemonic Induced Lucid Dream): Los expertos recomiendan que antes de dormir te repitas “sabré que estoy soñando” hasta que salgas del estado de vigilia. También debes mirarte las manos un rato antes de irte a dormir.
  • Duerme de nuevo al despertarte de un sueño: Si te despiertas y recuerdas lo que has soñado, cierra los ojos y concéntrate en el sueño de nuevo, aferrándote a ese pensamiento. También puedes comprarte la alarma DreamLight, diseñada especialmente para inducir esta experiencia o utilizar aplicaciones como esta. Puedes programarla para que suene en 4, 5, 6 o 7 horas después de quedarte dormido o cada hora, para acertar con la fase REM.
  • Medita antes de dormir en una estancia silenciosa y oscura: Para inducir el sueño lúcido desde la vigilia puedes llevar a cabo ejercicios de respiración o realizar una meditación guiada valiéndote de un podcast o vídeo de youtube.
  • Practica yoga nidra: Se trata de una técnica de meditación y relajación profunda desarrollada por Swami Satyananda Saraswati que adaptó y actualizó estas prácticas antiguas. Se traduce como “sueño psíquico” o “sueño consciente”, debe practicarse todos los días a la misma hora y te permite relajarte de manera consciente, mejorando tu concentración, creatividad, conocimiento, paz interior o memoria.
  • Prolonga los sueños lúcidos cuando se desvanecen: Muchas personas empiezan a notar sensaciones del mundo real o a percibir cómo el sueño se vuelve inestable. Intenta frotarte las manos en el sueño, girar tu cuerpo o dejarte caer hacia atrás en el sueño.
  • Preserva tu higiene del sueño: Debes acostarte y despertarte todos los días a la misma hora, dormir la suficiente cantidad de horas y adoptar una postura adecuada. No hagas cenas pesadas ni te vayas a dormir con el estómago demasiado lleno, o tendrás pesadillas.
  • Escucha pulsos binaurales: Si envías frecuencias de sonido diferentes a cada oído, tu cerebro interpretará el patrón superpuesto de ambas como un tono de audio, pese a que no hay ningún tono incluido en él. De este modo modificas la actividad eléctrica del cerebro, provocando estados de conciencia alterados que muchas personas usan para meditar. Muchos soñadores lúcidos escuchan tonos que imitan las ondas cerebrales teta, ondas gamma o alfa o una seguidilla de varios tipos. Puedes encontrarlos en diversas páginas y canales de Youtube.

Escrito por Andrea Núñez-Torrón Stock

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *