98,4 millones de euros para financiar diversos proyectos empresariales. El Consejo de Ministros ha autorizado una serie de convenios con la Empresa Nacional de Innovación (ENISA) que van a facilitar una serie de ayudas económicas para impulsar ideas de negocio con proyección de futuro. Esto se recoge en los Presupuestos Generales del Estado para 2017 y, según han explicado fuentes oficiales, no se exigirán garantías adicionales a las que ya conlleve el propio proyecto.

Como instrumento financiero para las iniciativas que sean objeto de estos incentivos se van a utilizar los créditos participativos, siempre y cuando los destinatarios de las ayudas sean pequeñas y medianas empresas consideradas viables e innovadoras (Línea Pyme). La cuantía de esos préstamos estará comprendida entre 25.000 euros y 1,5 millones de euros y tendrán un plazo de vigencia máxima de nueve años con un periodo de carencia de siete para la devolución del principal. En cuanto a los tipos de interés, se les aplicarán dos tramos. El primero, a euríbor a un año más 3,75 puntos. El segundo irá en función de la rentabilidad financiera que presente el negocio.

Junto con Línea Pyme, estos incentivos contemplan otra línea, la EBT, que se dirige específicamente a compañías de base tecnológica. El importe es el mismo que en el caso anterior, con un plazo de vigencia máxima de siete años y un periodo de carencia máximo de cinco para la devolución del principal. Los tipos de interés, idénticos a los de la propuesta anterior.

La tercera fórmula que se incluye en estos 100 millones de euros es la que se dirige a aquellos proyectos que promuevan los más jóvenes, Línea Jóvenes Emprendedores. La cuantía va de 25.000 euros a 75.000 euros y tiene un plazo de vigencia máxima de siete años. El periodo de carencia también es de cinco años y el tipo de interés será de euríbor a un año más 3,25 puntos y otro adicional según la rentabilidad financiera.

Un artículo escrito por María Sanchez