Cruzar en 2012 las puertas de las sedes que Iberia tenía repartidas por Madrid era como entrar en la ficticia agencia de publicidad Sterling Cooper, de Nueva York, donde trabajaba…
>>>Leer más>>>>