El Banco Europeo de Inversiones (BEI) ha concedido a Farmafactoring España (FEE) una garantía de 300 millones de euros que irán destinados a la financiación de pequeñas y medianas empresas de nuestro país. Todo ello en el marco del Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE) y como parte del llamado ‘Plan Juncker’, que tiene previsto movilizar 28.000 millones de euros en inversiones en España.

Las destinatarias de estos incentivos serán pymes que suministren bienes y servicios a sociedades de responsabilidad limitada propiedad del sector público. La idea es que esta medida, que se enmarca en el Plan de Inversiones para Europa de la Comisión Europea –Juncker–,  facilite protección frente al riesgo a FFE en una nueva cartera de facturas comerciales emitidas por pequeñas y medianas empresas. Estas serán a pagar por determinadas entidades del sector público durante los próximos tres años.

La plataforma va a beneficiar a las enseñas con descuentos en facturas a tipos de interés favorable. Se va a contribuir en cierta medida a la puntualidad en pagos pendientes, de tal manera que las pymes se beneficien de este instrumento financiero. Se van a diversificar sus recursos de financiación, se mejora así el acceso al crédito y se les ofrece recursos suplementarios para poder llevar a cabo más inversiones.

Jyrki Katainen, vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, ha señalado que con este acuerdo “se mejorará el acceso al crédito y a la gestión del capital circulante de las pymes que suministran bienes y servicios a entidades del sector público”.

Según ha anunciado durante la firma de este acuerdo, esta es la primera de una serie de alianzas que se van a llevar a cabo entre el BEI y BFF Banking Group en toda Europa. A la rúbrica del mismo acudieron numerosos representantes de las más altas entidades, administraciones y organismos de la Unión Europea.

Un artículo escrito por María Sanchez