La tendencia emprendedora que se ha impuesto en nuestra sociedad en los últimos años, ha generado necesidades económicas y financieras para las que hasta hace poco no existían apenas soluciones.

Realizar transacciones de manera inmediata, utilizar la banca online, contar con asesoramiento online u obtener un crédito rápido para cubrir gastos imprevistos de manera urgente son algunos de los requerimientos más frecuentes de los consumidores.

Las nuevas necesidades han dado paso a una nueva industria que combina de manera eficiente el mundo financiero y el tecnológico, la denominada “fintech”.

La flexibilidad de las empresas fintech las postula como las perfectas candidatas a ganarse el favor de los usuarios que, poco a poco, comienzan a migrar hacia estas útiles y cómodas plataformas.

Una de las compañías que da buena cuenta de la proliferación de soluciones inmediatas a las demandas de los consumidores es ¡QuéBueno! que ofrece la manera más sencilla para conseguir créditos rápidos online, pequeños anticipos de dinero facilitados a través de internet lo más pronto posible para así poder hacer frente a alguna necesidad concreta, sin papeleos ni trámites de por medio.

Se trata de una nueva forma de solventar esos pequeños gastos imprevistos de forma urgente pudiendo obtener de 300 a 900 euros en apenas 10 minutos y a través de un clic.

Pero si todavía no está convencido de las bondades de este tipo de soluciones, le ofrecemos 4 razones para apostar sin pensárselo por los servicios fintech:

1. Seguridad

Aunque entre los usuarios españoles sigue prevaleciendo un cierto temor o desconfianza en este tipo de servicios, lo cierto es que la seguridad está garantizada en la misma medida de los métodos más tradicionales.

La cada vez mayor preocupación y regulación existente en el sector digital hace que también los nuevos servicios fintech estén sujetos a normativas de protección de datos y de garantía de la privacidad de los usuarios.

2. Rapidez

Es una de las claves del éxito de estas compañías y es que, en un mundo en el que el tiempo se valora más que nunca, aquellas empresas capaces de satisfacer a sus clientes lo más rápido posible y de la manera más sencilla serán los que ganen el liderazgo en un mercado cada vez más competitivo.

En el caso de ¡Qué Bueno!, la rapidez es uno de sus elementos diferenciadores puesto que permite al usuario recibir la cantidad escogida en su cuenta corriente en menos de 15 minutos.

3. Comodidad

La simplificación de los procesos de solicitud es una tendencia cada vez más en alza en el sector digital pues hoy en día, facilitarle las cosas al consumidor es sinónimo de fidelización.

Servicios como el de ¡Québueno! eliminan los tediosos trámites burocráticos, agilizando la obtención del dinero y ofreciendo, a su vez, múltiples opciones en torno a la cantidad deseada, los términos de devolución o los canales a través de los que solicitarlo gracias.

Y todo ello pudiendo recibir un minicrédito sin nómina ni aval las 24 horas del día y los 365 días del año.

4. Transparencia

Si tiene alguna ventaja el mundo digital es su total transparencia. La sencillez de los procesos, el menor número de intermediarios y el contacto directo con los responsables del servicio proveen al consumidor de una información clara y sencilla sobre el servicio y sus condiciones para poder tapar esos agujeros imprevistos con total tranquilidad y confianza.

Un artículo publicado en Marketing Directo