El segundo trimestre del año no deparó demasiadas buenas noticias a Amazon. El gigante del e-commerce obtuvo entre abril y junio de 2017 un beneficio de 197 millones de dólares(168 millones de euros), una cifra que se queda muy lejos de la obtenida (-77%) durante el mismo periodo del año anterior, cuando la empresa de Jeff Bezos ganó 857 millones de dólares.

Detrás de la fuerte caída en las ganancias de Amazon está el aumento de los costes derivados de la agresiva estrategia de crecimiento de la compañía, que actualmente está metida de lleno en la adquisición de la cadena de supermercados Whole Foods.

Además, Amazon está últimamente apostando muy fuerte por el concurrido mercado audiovisual, donde se ve las caras con empresas como Netflix.

Durante el último trimestre la partida de costes de la empresa estadounidense de comercio electrónico aumentó en un 28% hasta los 37.300 millones de dólares.

Entre abril y junio Amazon obtuvo unos beneficios de 0,4 dólares por acción, quedándose así por debajo de las previsiones de los analistas, que esperaban inicialmente 1,42 dólares por título.

En el capítulo referido a los ingresos la facturación de Amazon creció entre abril y junio en un 25% hasta los 38.000 millones de dólares, algo por encima de las estimaciones iniciales de los analistas.

Amazon registró en Estados Unidos unas ventas de 22.370 millones de dólares, un 26% más que en el segundo trimestre de 2016. Su negocio internacional creció, por su parte, en un 16% hasta los 11.485 millones de dólares.

De cara al tercer trimestre del año, la empresa capitaneada por Jeff Bezos espera ingresar en sus arcas un resultado operativo de hasta 300 millones de dólares, muy por debajo de los 931 millones que calculaban los analistas.

En vista de los poco halagüeños resultados puestos ayer sobre la mesa por Amazon, las acciones de la compañía cayeron más de un 2% en el cierre prolongado de Wall Street, dejando su capitalización bursátil por debajo de los 500.000 millones de dólares (cifra que alcanzó el miércoles por primera vez en su historia).

Un artículo publicado en Marketing Directo