Más de 70 empresas españolas del sector de las telecomunicaciones, la banca y la industria energética se han unido para formar Alastria, un consorcio cuyo objetivo es desarrollar el blockchain en España.

Las cadenas de bloques están cambiando el mundo de las finanzas y de la ciberseguridad. Quizás por ello, las mayores compañías de nuestro país acaben de presentar Alastria, la primera red nacional regulada basada en blockchain.

En este punto conviene pararnos un segundo, ya que no debemos confundirlo con el mundo de las bitcoins. Y es que, aunque ésta sea la tecnología que opera detrás de esta criptodivisa, es capaz de mucho más.

Concretamente, este consorcio sin ánimo de lucro desarrollará la tecnología de registros contables compartidos, llamada a convertirse en el nuevo ecosistema de intercambio de datos y que habilitará y acelerará la transformación digital de distintos sectores industriales y empresariales en los próximos años gracias a su agilidad, veracidad, seguridad y eficiencia.

Además, entre sus fundadores destacan profesionales como notarios y abogados que aseguran que velarán por la seguridad y veracidad de la información a través de la identificación de las personas físicas y jurídicas.

No consideramos que la tecnología blockchain esté lista para sustituir a los sistemas corporativos, por eso hemos creado Alastria. De hecho, pensamos que será de gran utilidad para este sector y no tanto para uso especulativo“, ha destacado Julio Faura, presidente de Alastria.

Así, el primer proyecto de esta asociación será el ID Digital a través del estándar de Identidad Digital “ID Alastria”, que permitirá que los ciudadanos tengan el control sobre su información personal de forma transparente siguiendo las directrices que marca la Unión Europea.

“A finales de los años 90 se inventó la firma electrónica de forma armónica en Europa. En España tuvo su reflejo con el DNI electrónico, pero a día de hoy son pocos los que lo utilizan. No se ha generalizado por distintas razones, a pesar de que los conceptos jurídicos y tecnológicos estén bien expuestos”, ha señalado Leopoldo González Echenique, abogado de Herbert Smith Freehills.

Y es que el experto asegura que la identidad digital plantea tres problemas que debemos solucionar con la mayor rapidez posible y que podrían ser resueltos a través de tecnología blockchain: la fragmentación de la identidad, la seguridad (¿dónde están mis claves guardadas?), y la suplantación de la misma a través de la utilización de nuestras contraseñas.

Procesos digitales más rápidos, seguros y eficientes

La red Alastria constituirá una plataforma compartida sobre la cual los distintos participantes podrán crear representaciones digitales de los activos con los que trabajan en su actividad económica habitual, también llamados “tokens”.

Con estos “tokens” es posible desarrollar nuevos productos y servicios de corte innovador, además de que los procesos actuales se realizarán de forma más rápida, segura y eficiente. Así, la red permitirá acelerar la transformación digital de los procesos actuales, y habilitará un nuevo paradigma de innovación colaborativo y multisectorial.

De hecho, además de las grandes empresas de nuestro país (Santander/Telefónica/Sabadell), la Administración Pública (RTVE/EFE), y los Reguladores y comunidad de desarrolladores, en el Consorcio tendrá un papel relevante la comunidad universitaria.

Actualmente ya se han cerrado varios acuerdos con centros de renombre, como ICADE o CEU, para que se promueva la investigación, experimentación y formación de esta tecnología.

Sus creadores definen Alastria como una “plataforma abierta” y aseguran que cualquier empresa (pyme, startup o multinacional) que quiera adherirse a este consorcio, sólo tendrá que solicitarlo. Para ello, el único requisito es ponerse en contacto con la organización y, una vez pasados diversos trámites, tendrá que pagar una cuota que va desde los 50 a los 10.000 euros (precio que dependerá del tamaño de la compañía).

Escrito por Ana Muñoz