La fuerza de Amazon en el mercado español es incuestionable. Actualmente, el e-commerce estadounidense cuenta con 14.000 millones de visitantes únicos al mes y una ratio de ventas por encima de los 3.000 millones de euros.

Estas cifras contrastan con las que obtienen las tiendas físicas.Grandes centros comerciales de la capital, como es el caso de Parque Sur o La Vaguada, cuentan con 25 millones de visitantes anuales.

Aunque el gran volumen de visitas hace que Amazon se posicione por encima de este tipo de establecimientos, el canal online y el físico no son rivales, sino que deben encontrar la forma de complementarse. Así lo cree Patricio Palomar, consultar senior de inversión en Aire Partners: “la omnicanalidad del retail es ya un hecho indiscutible, y que aún estamos lejos del porcentaje que suponen sobre el total de las ventas en países de nuestro entorno también lo es”.

“En los próximos cinco años, seguramente seguiremos registrando una importante erosión de las ventas presenciales en tiendas físicas. Sin embargo, la tienda física nunca desaparecerá, sino que se irá transformando, pasando de ser un simple punto de venta a un lugar en el que crear vínculos con el cliente y fidelizarle”, agrega Palomar.

En esta línea, ya son muchos las empresas que están decidiendo hacer cambios en sus establecimientos ante el crecimiento del mundo online. Este es el caso de los espacios showroom, en los cuales se puede ver un producto, pero, si se desea comprar, se debe acudir a su tienda online.

·Esta disrupción del modelo tradicional de retail, ya ha levado a muchos retailers a tener que adaptarse, reinventarse, redimensionarse y aquellos que no lo han visto o lo han hecho o han tenido que bajar la persiana·, remarca Sergio Fernándes, director de Retail de JLL.

El cambio más popular que están llevando a cabo estas marcas es trasladar sus espacios físicos al centro de las ciudades. Su objetivo es claro: acercarse a un consumidor que cada vez cuenta con menos tiempo para desplazarse a las afueras.

Ofrecer esta proximidad a los clientes no solo puede producir un mayor volumen de ventas, sino que mejora su experiencia de compraDecathlon llevó a cabo este proceso el año pasado, abriendo 3 tiendas de gran formato en pleno centro de Madrid. También en la capital, Ikea abrió una tienda de estas características.

Ante el efecto Amazon, muchos expertos se cuestionan el futuro de los pequeños comercios. Esto se debe a que este tipo de tiendas no tienen la misma capacidad para transformarse que los establecimientos de las grandes marcas.

No obstante, para Fernándes esto no supone ningún problema: “el tamaño de la sala de ventas es crítico a la hora de gestionar la profundidad y amplitud de gama, pero siempre habrá productos de nicho que requieren de pequeñas superficies para diferenciarse o ser competitivos. La exclusividad normalmente está reñida con el volumen de ventas·.

Vía: Marketing Directo