La tecnología permite a las grandes compañías colaborar con las startups de “forma satisfactoria y segura”, apunta un estudio realizado por la firma analista CCS Insight previo encargo de Samsung Electronics. Según el reporte, incorporar los avances tecnológicos en el día a día de un negocio es clave para grandes, medianas y pequeñas empresas para impulsar su productividad y mejorar la seguridad. La clave está en que todas ellas puedan colaborar y para ello las soluciones, plataformas y aplicaciones tec son claves.

El reporte –‘Big&Small: How to do bigger things in business’– refleja que las grandes firmas son menos eficientes ahora que hace una década. Apuntan que existe una “brecha de productividad” entre las empresas más y menos productivas que va creciendo y para mejorar las cifras es imprescindible que haya cooperación entre las enseñas y se recomienda a las multinacionales que se beneficien de la mentalidad startup.

El estudio de Samsung alerta de que para poder sobrevivir a lo que ellos llaman la era del “darwinismo digital” las iniciativas empresariales se enfrentan a la necesidad de aprovechar la tecnología para mejorar su competitividad. La movilidad, la inteligencia artificial y el internet de las cosas van a transformar de manera radical las empresas. “La continua digitalización de los negocios combinado con el aumento del trabajo móvil subraya la importancia de plataformas” especializadas”, apunta Phil Lander, director de B2B en Samsung España. Este hace referencia a soluciones como Samsung Know o smartphones como el recientemente presentado Galaxy Note8. “Encontrar el equilibrio adecuado entre trabajo abierto, flexible y móvil y seguridad es capital en el avance hacia una cultura empresarial digital dominada por los datos”, añade Lander.

El informe recoge que las startups suelen mostrar enfoques muy diferentes en relación a la inversión en tecnología móvil. Una tercera parte de los trabajadores de los países desarrollados se consideran “trabajadores móviles” y este dato incrementará notablemente de aquí a 2020. En cuanto a las grandes compañías, estas se ven lastradas por procesos ya establecimientos, tecnologías obsoletas, limitaciones de los costes de TI y crecientes problemas de seguridad.

Nick McQuire, vicepresidente de investigación empresarial en CCS Insight, apunta que, pese a las diferencias entre las grandes empresas y las start-ups, ambas están recurriendo a la tecnología para obtener ventajas competitivas. “Nuestra investigación destaca cómo el éxito futuro de ambos tipos de organizaciones estará ligado a su capacidad para comprenderse mutuamente, tender puentes y trabajar conjuntamente”.

Via: Muy Pymes