¿Usted valora bitcoins en euros o euros en bitcoins? Pocos economistas serios imaginan que las nuevas criptomonedas, a pesar su pico en popularidad, harán que las monedas nacionales se conviertan en algo redundante. En general, tienen razón, porque el dinero convencional realmente hace un trabajo bastante bueno. Históricamente, el dólar estadounidense y otras monedas de reserva han tenido un buen desempeño como medio de intercambio y como depósito de valor, las dos funciones principales de una moneda. Bitcoin y sus derivados tienen un bajo rendimiento en ambas cuentas y no alterarán el dinero tal y como lo conocemos.

No obstante, eso no significa que las nuevas tecnologías no vayan a provocar muchas perturbaciones en el sistema financiero. Los economistas tradicionales (y, sí, esa etiqueta bien podría describirnos a los dos) a menudo ignoran una separación crucial entre el dinero (el “qué”) y la tecnología de pago (el “cómo”). Esta confusión se origina en el hecho de que, para las formas más antiguas de dinero, oro o billetes, no existe distinción entre el “qué” y el “cómo”: usted simplemente tiene que pagar entregando billetes de un euro o monedas de oro al vendedor.

Actualmente, sin embargo, pagamos menos en efectivo físico y cada vez con menos frecuencia. En cambio, cuando realizamos transacciones, por lo general transferimos un código digital a cambio del bien o servicio que estamos comprando. Y es a través de la tecnología que digitaliza el dinero que los nuevos participantes desafían al sistema financiero.

Ya hemos visto este tipo de cambio en el mundo en desarrollo, donde no todos tienen acceso a una cuenta bancaria. Por ejemplo, en el este de África las compañías de telefonía móvil superaron a los bancos como intermediarios de pago porque permitieron que las personas transfirieran créditos telefónicos convertibles en efectivo entre sí. Eso significaba que las personas podían usar créditos telefónicos como medio de intercambio digital y que la infraestructura de pago se convertía en la red móvil.

Por supuesto, en las economías avanzadas, la mayoría de los consumidores tienen acceso a una cuenta bancaria con tarjetas de débito y crédito. Esto significa que ya están realizando transferencias de dinero digital y esto hizo que los bancos tradicionales de Estados Unidos y Europa fueran mucho menos vulnerables a los innovadores disruptivos, a pesar de que sus tecnologías de pago electrónico en algunos casos pueden ser torpes y poco confiables. Además, para competir directamente con los bancos en una economía desarrollada, tenía que demostrar que su tecnología era compatible con la infraestructura existente y superar todos los obstáculos normativos para ser reconocido como un banco.

Aquí es donde entró Bitcoin. La ventaja de las criptomonedas no es que sean monedas electrónicas; dólares, euros, yen y yuanes, todas son monedas electrónicas en la actualidad. Más bien, la ventaja es que la tecnología de la cadena de bloques (o blockchain) ofrece una alternativa completa e independiente al sistema de transferencia de pagos tradicional; es como si todos los usuarios de bitcoins fueran clientes de la misma banca. Y debido a que en sus inicios las criptomonedas no estaban reguladas, no hubo necesidad de pasar por ninguno de los procesos regulatorios para comenzar como un banco equivalente de criptomoneda.

Eso es exactamente lo que hicieron dos nuevas empresas. Circle, fundada en 2013, proporcionó un sistema de pago de igual a igual utilizando bitcoins. Ripple, lanzado en 2012, proporcionó un sistema de pago transfronterizo que inicialmente se basó en una criptomoneda (XRP) como vehículo de pago. Como XRP también depende de la tecnología blockchain (una más eficiente que la de bitcoin, de hecho), también proporcionará un sistema de limpieza central.

¿Y ahora qué? Los bancos tradicionales brindan servicios muy similares confiando en procesos de liquidación interbancarios brutos en tiempo real a través de un banco central. Pero los bancos enfrentan dos dificultades: cambiar los sistemas heredados y coordinar a través de las redes de pago establecidas es costoso y lleva tiempo. En el caso de las transacciones internacionales, enfrentan la dificultad de administrar grupos de liquidez en diferentes monedas, ya que no existe un banco central en el mundo. En este entorno, un nuevo sistema basado en una criptomoneda (una “moneda global”) parece una propuesta ganadora al principio.

El problema es que el uso de bitcoin y de otras criptomonedas requiere que los usuarios hagan frente a otra moneda, una tasa de cambio y toda la incertidumbre asociada con el valor. Esto acaba generando preocupaciones sobre el valor de almacenamiento del dinero, limitando el atractivo de nuevas empresas como Circle y Ripple, que es precisamente la razón por la que se han alejado de las criptomonedas y están buscando formas de aplicar su tecnología a las monedas tradicionales y vincularlas directamente con bancos y bancos centrales.

Las compañías de tecnología financiera en este espacio contarán con la ayuda de una nueva regulación, que podría ser el verdadero disruptor. Tanto la iniciativa Open Banking en el Reino Unido como la directiva PSD2 de la Unión Europea (que regula los pagos digitales) ahora requieren que los bancos brinden acceso, a través de API, a las cuentas de los clientes. Este es un cambio crítico porque permite a las partes que no sean los bancos y que tienen dinero realizar transferencias: las personas pueden usar su aplicación de smartphone preferida para realizar pagos sin tener que adoptar un mundo con saldos monetarios separados y posiblemente monedas separadas. La app accederá a las cuentas relevantes a través de las API y las transacciones se pueden completar.

En efecto, las nuevas regulaciones permitirán una separación de las funciones del dinero. Los bancos comerciales pueden continuar manteniendo nuestros saldos de dinero en monedas tradicionales y otorgar préstamos a negocios con esos saldos, pero las transacciones pueden ser intermediadas por una tecnología de pago separada, al menos a ojos del usuario final.

Y si queremos que los sistemas de pago estén integrados, ¿se necesita tener múltiples intermediarios? ¿Por qué no simplemente hacer que la transferencia de pagos sea una función del banco central? Si cada individuo tuviera cuentas en el banco central, y éstas estuvieran vinculadas entre países, eso crearía un libro de contabilidad centralizado para toda una economía y aumentaría la velocidad, seguridad y eficiencia de los pagos. Los bancos centrales están considerando esta idea, pero hasta ahora han llegado a la conclusión de que los riesgos para el sistema financiero son muy altos y los beneficios son inciertos. Sin embargo, si sucediera, el sistema financiero sin duda cambiaría en profundidad.

Un artículo escrito por