España ya juega en la primera división en lo que a fuente de inversión para startups tecnológicas respecta. 2017 cerró con una inversión histórica de capital riesgo en startups de software e ICT (Information and Comunication Technologies) llegando a los 1.096 millones de euros. Es lo que se desprende del estudio realizado por Manuel Matés, fundador y General Partner de Big Sur Ventures e inversor de riesgo en startups tecnológicas.

Los 1.096 millones de euros invertidos en 2017 suponen un crecimiento compuesto anual (CAGR) del 33% desde 2010 y un aumento del 77% con respecto a 2016. España se consolida de este modo como el cuarto país que más invierte en Europa en startups, por detrás de Reino Unido, Francia y Alemania, tras superar a Suecia.

El número de operaciones ha aumentado respecto a 2017 en un 41%, llegando a las 389 en el último año. El volumen de inversión ha crecido en todas y cada una de las categorías, desde fase semilla hasta rondas de inversión para startups más maduras. El primer trimestre de 2017 ha sido el de mayor volumen de operaciones de ventas de startups, destacando ReviewPro, Habitissimo o Social Point. El periodo febrero 2016-febrero 2017 ha sido el mejor de la historia ya que se han producido más de 1.000 millones de euros en ventas de startups.

En 2017 se han consolidado las dos primeras startups españolas, la madrileña Cabify y la catalana Letgo. Ambas aspiran a entrar en la lista europea de Unicornios, que son aquellas empresas cuya valoración supera el billón de dólares.

Estos datos demuestran que el mercado español de inversión en startups tecnológicas está creciendo y empezando a madurar, ya que por primera vez hay más de mil millones de euros de capital invertido y ventas de empresas por valor de 279 millones de dólares. España por lo tanto, entra en el club de los países en los que se han invertido más de mil millones de dólares en compañías tecnológicas y que tiene actualmente dos Unicornios valorados cada uno en más de 1.000 millones de dólares”, asegura Manuel Matés.

Madrid y Barcelona son enclaves estratégicos para la inversión tecnológica. El 85% de la inversión y el 77% de las operaciones de inversión en España se concentran en estas dos ciudades.

Los media han sido los más beneficiados por esta inyección en la inversión. Hablamos de marketing tech, clasificados o advertising tech con un 29%. Seguidos de transporte y logística (23%), software (20%) y fintech (8%).

Matés se muestra optimista sobre la situación actual de los emprendedores en nuestro país. “El emprendedor que hoy en día no encuentra dinero es porque no se mueve o porque el proyecto no es bueno. Actualmente, hay más capital en el mercado que nunca y se está invirtiendo más en España por parte de fondos extranjeros de referencia en Silicon Valley y Alemania como, Spark Capital (Wealthfront, Twitter, Trello), Bessemer Ventures Partners (Skype, Linkedin, Pinterest,Box), o Holtzbrinck Ventures (Zalando, Delivery Hero), entre otros”.

Asimismo, compara la situación de España con la de Francia. Nuestros vecinos del norte invirtieron 554 millones de dólares en 2012, que es la situación de nuestro país en 2015, y en 2014 llegaron a los 1.1148 millones. Francia cerró 2017 con inversiones de 2.772 millones de dólares.

No obstante, aún queda mucho trabajo por hacer para que siga madurando el ecosistema español. Según Matés, tiene que haber más exits por venta de la compañía o salida a Bolsa por un valor superior a 1.000 millones de euros, así como una mayor formación en necesidades de las startups tecnológicas. Para ello es necesario potenciar la relación entre universidades y startups, una mayor ambición por parte de los emprendedores y aumentar la capacidad de atraer y retener talento multicultural con su debida experiencia en mandos intermedios.

Vía: Muy Pymes