El informe “European Unicorns 2016” hace una radiografía del ecosistema emprendedor europeo, una valoración de las startups unicornio del viejo continente y su comparación con las estadounidenses.

Unicornio: dícese de esa criatura mitológica representada casi siempre con la forma de un caballo blanco y un cuerno en la cabeza. Pero si nos adentramos en el universo emprendedor, el significado del término varía y mucho: es esa startup (casi siempre tecnológica) que logra una valoración de más de 1.000 millones de dólares en su proceso de capitalización.

Estas empresas tan especiales toman el nombre del ser mitológico precisamente por lo difícil que es encontrarlas (aunque cada vez menos). Estados Unidos y China han sido por lo general las regiones donde más startups unicornio han surgido, aunque Europa está alumbrando algunas de las más importantes.

El informe “European Unicorns 2016”, elaborado por la firma GP.Bullhound, hace una radiografía del ecosistema emprendedor europeo, una valoración de las startups unicornio del viejo continente y hace una comparativa con las estadounidenses.

La mayoría de las 47 startups unicornio que ahora mismo existen en Europa (7 más que el año pasado) enfocan su actividad en los segmentos de Software (26%), Marketplaces (19%), Ecommerce (19%), Fintech (13%) y Gaming (13%).

Si atendemos al origen de las startups unicornio, el informe recoge que 18 están en Reino Unido, siete en Suecia, seis en Alemania y tres en Israel. Ninguna es española.

Pero que el gráfico no nos lleve a engaño. Los 8.5000 millones de dólares que vale Spotify o los 4.000 millones de Rovio (empresa creadora de los Angry Birds) no las convierten en empresas rentables; de hecho, la famosa plataforma de música en streaming sigue probando diversas vías de negocio para salir de los números rojos.

En cambio otras como Yandex, Skyscanner o Just Eat sí muestran números positivos. Y es que, según este informe, dos tercios de los unicornios europeos son rentables.

En cuanto al tiempo que tardan las startups europeas en convertirse en unicornios (es decir, alcanzar la valoración de los 1.000 millones de dólares), el documento revela que los plazos varían dependiendo de si son empresas B2B (es decir, sus clientes son otras empresas), que tardan algo más que las B2C (si venden al cliente final). Una diferencia que se mantiene más o menos estable en los últimos años.

Los ingresos medios de los unicornios europeos son casi tres veces más altos que los de sus homólogos estadounidenses: 315 millones frente a 129 millones de dólares. Sin embargo, la valoración de los segundos es considerablemente mayor, un reflejo de la diferente mentalidad inversionista entre la UE y los Estados Unidos, donde los inversores basan más sus decisiones en el crecimiento potencial y no en los números.

En el informe sus autores se atreven a pronosticar cuáles serán las startups unicornio emergentes, entre las que tienen un papel fundamental las fintech. Para ellos empresas como la inglesa Deliveroo, la alemana Kreditech o la sueca iZettle tiene gran potencial para lograr una valoración de miles de millones de dólares en los próximos meses y años, debido a “su rápido crecimiento, ambición y credenciales sólidas”.

Escrito por Lara Olmo