Que Google está trabajando en el ordenador cuántico más potente del mundo es una evidencia, y que quiere dominar esta rama superpotente de la computación, también. Ahora el reto está en cómo comercializarlo para que se convierta en su próximo gran negocio.

Aunque se esfuercen en mantenerlo en secreto, filtraciones e informes llevan meses revelando que Google planea dominar la computación cuántica y está dando pasos firmes par conseguirlo.

A finales de este mismo año está previsto, si nada lo impide, que los de Mountain View tengan listo el ordenador cuántico más potente del mundo, con un procesador que integre un chip de 49 qubits (unidad de información básica que utiliza la computación cuántica). Para hacerse una idea de lo que esto supone, en 2015 comenzaron con uno de 9 qubits.

El desarrollo de este súper ordenador ya está en marcha, por lo que ahora toca fijar una estrategia para empezar a comercializarlo y por ahí van los planes de Google más inmediatos.

Según informa Bloomberg, ya se han puesto con contacto con laboratorios de científicos e investigadores de inteligencia artificial para que prueben sus máquinas cuánticas a través de la Red. El objetivo es fomentar el desarrollo de herramientas y aplicaciones para, en última instancia, crear una plataforma de computación en la nube más rápida y potente.

Por ahora el hardware cuántico de Google incluye una especie de centro de datos cuánticos embrionarios y el proyecto de código abierto ProjectQ, para que los desarrolladores escriban código para ordenadores cuánticos.

Aunque el negocio se encuentra en una fase incipiente, supone un paso importante en el desarrollo de un nuevo segmento en la industria de servicios de infraestructuras en la nube, enfocado en el hardware y el software cuánticos.

Hay que decir que la computación cuántica está aún lejos de poder exprimirse comercialmente y que aún planeta varios interrogantes, como por ejemplo, cómo lograr estabilizar los qubits y hacer que hagan correctamente las operaciones que se les piden. Y es que no hablamos de bits sino de átomos, y su naturaleza es impredecible e inestable.

Aún así Google está convencida de que tiene futuro y no es la única tecnológica que lo cree, como IB, que hace poco más de un mes presentaba su procesador cuántico universal más potente hasta la fecha, con 17 qubits.

Los ordenadores cuánticos tienen un tamaño considerable y requieren un cuidado especial, como la refrigeración profunda, por lo que es más cómodo alquilar sus servicios que adquirirlos físicamente.

Si las máquinas terminan ofreciendo la rapidez que prometen, esto ofrecerá una importante ventaja competitiva para un servicio en la nube; y en el caso de Google Cloud, que alquila el almacenamiento por minuto, importantes reducciones en el precio.

Pero habrá que esperar para que esto llegue. Seth Lloyd, profesor del MIT, cree que las aplicaciones prácticas de la computación cuántica llegarán cuando se desarrollen sistemas de más de 100 qubits. El fundador de Rigetti Computing, startup que ha recaudado más de 69 millones de dólares para crear el equipo y el software para un ordenador cuántico comercial, opina que esta industria está aún en pañales.

De hecho las aplicaciones que hemos visto hasta ahora se limitan a simulaciones químicas.

Escrito por Lara Olmo