Inditex ya maneja las dimensiones propias de un estado y el impacto que genera tiene repercusión global. La empresa textil cerró 2016 con una plantilla en todo el mundo de 162.450 personas.Son tantos trabajadores como funcionarios hay en Rumanía, más que Eslovenia y el doble que Bulgaria. En 2016 el gigante textil creó 9.596 puestos de trabajo, y sus ventas y su beneficio crecieron a doble dígito.

El presidente de InditexPablo Isla, ha destacado la riqueza que genera el grupo, tanto en empresas locales como en todos los mercados en los que está presente, que ya son 93. El año pasado Inditex abrió 279 tiendas en 56 lugares y ya alcanza un total de 7.292 puntos de venta a nivel global.

Un claro ejemplo de la repercusión de Inditex es la empresa Trison, encargada de la imagen y el sonido de las tiendas del grupo, la empresa diseña e instala las pantallas en los establecimientos de Zara o Berskha. Hace 20 años Trison se dedicaba a vender altavoces en las orquestas de los pueblos gallegos y en los bares. Hoy está presente en 93 países y es una de las cinco principales empresas de su sector, pionera en el diseño de pantallas multimedia.

Otro ejemplo es el de la empresa Cándido Hermida, también gallega. Empezó diseñando el mobiliario de Zara y hoy gestiona proyectos de calado como las suites de lujo de importantes cadenas de hoteles y entre sus clientes están los ricos saudíes.

El conglomerado textil aumentó un 10% sus beneficios en 2016. La empresa no para de crecerInditex distribuirá 535 millones de euros entre todos los trabajadores. Este dinero se sumará a sus respectivos sueldos. Una parte está vinculada al logro de objetivos concretos y otra parte se repartirá entre los empleados con más de dos años de antigüedad en la empresa.

El año pasado, Inditex contó para desarrollar su actividad con la colaboración de 7.500 empresas.  Entre todas facturaron a Inditex 4.627 millones y generaron en conjunto a 50.000 puestos de trabajo directos e indirectos.

Un artículo publicado en Marketing Directo