HSBC está trabajando codo con codo con IBM para sacar al mercado una solución de inteligencia artificial cognitiva destinada al comercio. Este proyecto combina el reconocimiento óptico de caracteres con la robótica más avanzada y tiene como principal objetivo mejorar la eficiencia del mercado.

La propuesta que esperan lanzar el banco internacional y la multinacional de software y desarrollos informáticos y tecnológicos pasa por utilizar la tecnología analítica más avanzada de IBM. Esto incluye la segmentación inteligente y el análisis de texto. La solución identificará, digitalizará y extraerá información clave en los documentos antes de introducirlos en los sistemas transacciones de la entidad bancaria. Este desarrollo es lo que va a permitir añadir precisión a la operativa y será clave para poder liberar a la plantilla de tener que llevar a cabo otro tipo de actividades con un valor añadido más alto.

La directora de GTRF de HSBC, Natalie Blyth, apunta que “la transacción comercial promedio requiere que se extraigan 65 campos de datos de 15 documentos diferentes, con la revisión de 40 páginas”. Como reseña Blyth, es así como se consiguen llevar a cabo transacciones más rápidas y seguras, tanto para compradores como para proveedores. “Vamos a recurrir los riesgos de cumplimiento existentes gracias a poder desarrollar una mayor capacidad para manejar enormes volúmenes de datos”, explica a los medios en una reciente comparecencia para tratar sobre este acuerdo entre el banco internacional e IBM.

IBM, por su parte, ha anunciado que se está entrenando la solución en estos momentos para que pueda leer un mayor tipo de documentos y en más idiomas. Según la firma, esto incluirá el español, el francés y el chino y es probable que a medio y largo plazo se avance y se pueda aplicar a otras lenguas de gran uso en todo el mundo.

IBM ha informado al respecto a través de una nota de prensa con la cual se quieren explicar los avances realizados en materia de inteligencia artificial de cara a la digitalización del comercio.

Un artículo escrito por Maria Sanchez