El coeficiente de Gini sirve para medir el nivel de desigualdad en los países miembros de la OCDE. Un nuevo informe revela a estas ocho naciones como las más diferencias registran entre ricos y pobres.

La prosperidad económica de un país se mide en base a diversos parámetros, como son las cuentas públicas saneadas, la presencia de grandes compañías y el poder adquisitivo de sus habitantes. Cuanto más grande es la clase media de una nación y menos diferencias existen entre los ingresos de los ciudadanos, mejor repartida está la riqueza.

Por eso un país como Qatar, en el que se concentran algunas de las fortunas más grandes del mundo, no es un país prospero, porque quien no pertenece a una familia adinerada vive básicamente en la miseria.

Los países nórdicos hasta hace poco eran de los más prósperos del mundo, porque el grueso de su población pertenenece a la clase media y tiene una de las rentas per capita más elevadas del mundo.

Pero ahora ni siquiera ellos escapan a la ola de desigualdad que se extiende por el mundo, en gran medida a causa de la crisis, cuya consecuencia ha sido el incremento de las diferencias entre los que más tienen, que cada vez tienen más, y la población con pocos recursos, que cada vez tienen menos.

La OCDE, que agrupa a los países más ricos, acaba de revisar la economía de sus 36 miembros (entre ellos España) para analizar cómo han evolucionado los niveles de desigualdad, según la distribución de la riqueza antes y después de impuestos. Para ello emplea el coeficiente Gini, con una escala de 0 a 1, donde 0 es la distribución de los recursos más equitativa posible y el 1 el nivel máximo de desigualdad. El resultado de este informe posiciona a estos 8 estados como los más desiguales de la región:

8. Lituania – 0,35

Lituania tiene uno de los niveles más altos de desigualdad en Europa. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el 20% más rico de su población tiene 6,1 veces los ingresos del 20% más pobre, y se estima que aproximadamente una quinta parte está en riesgo de pobreza. Aunque su política de impuestos reduce la desigualdad considerablemente, ya que antes de aliarla parte de un 0,51.

7. Reino Unido – 0,36

El Reino Unido registra el tercer nivel más alto de desigualdad en Europa después de impuestos (antes de aplicarlos el Gini es de 0.53). Según datos de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS), los ingresos del 20% más rico antes de impuestos son 12 veces superiores a los que percibe el 20% más pobre. Habrá que ver cómo evoluciona la índice cuando el Brexit se haga efectivo.

6. Estonia – 0,36

La desigualdad en Estonia no ha dejado de agravarse en los últimos años desde la crisis financiera de 2008. Además la migración de la población a los centros urbanos ha hecho que el gobierno reduzca la inversión en los servicios públicos rurales, lo que ha aumentado la desigualdad con las regiones más distantes. La política redistributiva permite reducir la desigualdad ligeramente, desde un 0,51.

5. Israel – 0,37

La redistribución de la riqueza en Israel hace que, una vez aplicada, apenas haya diferencia en los niveles de desigualdad (con 0,46),y eso que su política de impuestos es de las más justas. La OCDE destaca en su informe que es uno de los países que mayores niveles ofrece en servicios de salud y educación; aunque esto contrasta con la falta de seguridad por el conflicto palestino-isarealí.

4. Turquía – 0,39

En Turquía la política de impuestos no ayuda considerablemente a reducir las desigualdades entre sus habitantes (que parten de un Gini de 0,42), aunque estas son menores que las de otros países de este ranking. En este país hay que considerar que entre 2007 y 2013 los salarios aumentaron casi un 20%, aunque la subida afectó sobre todo a los sueldos más altos.

3. Estados Unidos – 0,39

La tierra de las oportunidades hace tiempo que no lo es tanto, a juzgar por sus niveles de desigualdad (que antes de impuestos son de 0,51). Aunque sus sistema de impuestos ayuda a mitigarla en realidad el efecto es poco perceptible. La brecha entre ricos y pobres no ha dejado de crecer desde los años ochenta, sobre todo en los centros urbanos, donde la vida se ha encarecido mucho a causa de la enseñanza privada y la sanidad de pago.

2. México – 0,46

La presencia de México en este ranking no es ninguna novedad, ya que es desde hace décadas uno de los países más desiguales del mundo, con unos problemas estructurales a causa de los carteles de la droga que muy pocos se han atrevido a afrontar. Más de la mitad de los mexicanos viven por debajo del umbral de la pobreza, mientras que los cuatro hombres más ricos del país son multimillonarios.

1. Chile – 0,47

Pese a ser uno de los países que más inmigrantes europeos recibe en los últimos años, la economía chilena está lejos de ser la más equitativa. De hecho su sistema de impuestos es especialmente injusto, ya que grava especialmente a los más pobres, lo que no ayuda nada a mitigar la desigualdad (con un Gini del 0.5). El país tiene que lidiar también con problema enraizados como la corrupción y el poder excesivo de un pequeño grupo de oligarcas.

Puedes consultar el informe completo en este enlace.

Escrito por Lara Olmo