Las turbulencias políticas que atraviesa nuestro país se han dejado notar no solo en el Congreso de los Diputados y en las calles sino también en las expectativas de crecimiento económico.

Así lo confirma el GfK Clima de Consumo para Europa que, tras analizar la opinión de la población en 16 países europeos, concluye resultados negativos en territorio español con una caída de 4 puntos en septiembre de 2016, lo que nos sitúa en el sexto puesto por detrás de República Checa con 36 puntos, Eslovaquia con 29, Polonia también con 29, Países Bajos con 18 y Portugal con 15.

euroSi comparamos esta cifra con respecto al mismo mes de 2015, las conclusiones son todavía más negativas pues, desde entonces, las expectativas económicas para la población no han dejado de caer, acumulando un descenso de 21 puntos.

Los mejores meses han sido mayo y agosto y, cuando la situación política se estabilice y la incertidumbre se disipe, si se alcanzan los objetivos previstos por el FMI, España podría convertirse en la economía avanzada que más crezca este año.

Así, destacan Eslovaquia por su mejoría de 17 puntos en tan solo un año yReino Unido como cara b de la moneda que, a pesar de haber logrado una mejora de sus expectativas, continúa en valores negativos.

En cuanto a los ingresos esperados, Alemania lidera, claramente, las expectativas con 53 puntos mientras que nuestro país se sitúa en el noveno puesto tras caer 11 puntos en el último año. Por su parte, son Grecia ( -38), Bélgica ( -15), Francia ( -14), Italia ( -10) y Países Bajos ( – 6) los que acaparan los que menor mejoría esperan.

Lo que parece mantenerse más estable es la disposición a comprar de los consumidores aunque continúa en valores negativos con una caída de 5 puntos con respecto al año anterior y uniéndose a Portugal y Grecia como tres únicos países con expectativas negativas de gasto.

Aun así, el cese en esta caída en el mes de septiembre puede suponer un aumento del consumo en los próximos meses, con una previsión de crecimiento del consumo privado de 6 décimas más de las esperadas para final de año.

También aumenta la confianza del consumidor que, tras alcanzar sus cifras más bajas en 2012, ha ido creciendo paulatinamente, sobre todo a partir del 2015 hasta alcanzar los 12 puntos en la actualidad aunque supone algo menos que hace unos meses.

Marketing Directo