La realidad nos demuestra que vivimos en una constante contradicción: A pesar de vivir en un mundo cada vez más globalizado y de fronteras difusas, nuestras audiencias son cada día más concretas, más específicas y se hace necesario segmentarlas a través de sus gustos e intereses.

Por esa razón, algunas marcas estamos apostando fuerte por estrategias claras de dual Brand. Nike y Converse, BMW y Mini o Huawei y Honor son sólo algunos de los ejemplos que ilustran esta tendencia de fragmentación del mercado en favor de la diversidad de públicos. Este movimiento, que a priori puede parecer un tanto arriesgado, resulta fundamental en un mundo en el que cada tribu urbana, cada generación o casi cada persona quiere diferenciarse del resto y personalizar al máximo los productos que, bajo su punto de vista, le definen como individuo y como consumidor.

Para las marcas que nacen bajo el paraguas de la empresa matriz, conocida por el gran público, es un reto constante posicionarse en un mercado abarrotado y muy competitivo. Por ese motivo resulta crucial no perder jamás el foco en el público objetivo de la marca. ¿Qué seduce a nuestra audiencia?, ¿qué les motiva?, ¿qué les interesa? Sería impensable que no habláramos el mismo lenguaje que nuestra audiencia o que no nos moviéramos en el entorno en el que se mueve. Pero, lo que verdaderamente marca la diferencia es no limitarnos en simplemente seguir sus intereses, si no convertirnos en expertos en todo aquello que a nuestra audiencia le gusta, entendiendo sus pasiones y haciéndolas nuestras.

El ecosistema digital es nuestro entorno natural y los nativos digitales nuestro foco de interés. Honor es una marca que ha nacido por y para el público millenial. Pero no sólo queremos venderles dispositivos online. Vamos mucho más allá. Nos encantan las mismas series, compartimos gustos musicales, nos peleamos por estar en los festivales de música que más les gustan… No entendemos la relación con nuestra audiencia si no es desde el diálogo directos con ellos y la escucha de sus opiniones y necesidades. Los nativos digitales no sólo son expertos en tecnología, si no que viven sus aficiones con pasión y, al igual que el móvil es una herramienta que les acompaña en todos los aspectos de su vida, nosotros como marca queremos compartir sus pasiones y formar parte de ellas.

Siguiendo esta filosofía, meternos de lleno en el universo de los eSports era clave. El mercado de los eSports está creciendo a un ritmo anual de más del 40% en todo el mundo y se está posicionando con mucha fuerza en nuestro país. Los eSports son mucho más que el deporte de los millenials, son una forma de vida y una gran oportunidad de negocio tanto para empresas de tecnología como de telefonía y, en esto último, somos pioneros en España.

eSports, series, tecnología, música…como marca vivimos, por tanto, a través de los intereses de nuestra audiencia. Conocer y acompañar a los millenials es nuestro objetivo y, en este mundo de contradicción dual entre lo global y lo local, nuestra estrategia de dual Brand se antoja como el camino más adecuado para afrontar los retos del nuevo ecosistema digital.

El autor de este artículo es Javier Palacios, Director general de Honor España