Los números no pueden maquillarse y ha llegado el momento de hacerles frente. Ya son más las empresas que se marchan de Cataluña que las que deciden establecerse en la Comunidad Autónoma.

Una fotografía que ya fue anunciada por Joaquim Gay de Montellá, presidente de Fomento del Trabajo (patronal de grandes compañías catalanas), que se ha visto reforzada por los datos recogidos por El Economista.

De acuerdo a las estadísticas realizadas por elEconomista de Cataluña relativas al conjunto del primer semestre del ejercicio, hasta 199 empresas que tenían radicada su sede en Barcelona han decidido trasladarse a Madrid. Tan solo 80 han hecho el movimiento contrario. El cálculo es bastante sencillo: en seis meses 120 compañías han dejado la Ciudad Condal en favor de Madrid.

Pero este no es el único dato preocupante. Al número de empresas que se marchan se suma que muchas de las que lo hacen cuentan con un capital bastante significativo. De acuerdo a los datos ofrecidos por Informa, el capital social medio de las que han hecho las maletas con dirección a Madrid se sitúa en los 1,3 millones de euros. Las que llegan representan un capital medio de 800.000 euros.

Aunque mantengan sus sedes en Cataluña no cabe duda de que las que se marchan son más grandes y no querrían encontrarse en la hipotética y futurible República de Cataluña. Lo cierto es que se trata de un movimiento que se ha producido de forma continuada desde el inicio de 2016.

El mes donde más patente se hizo este trasvase fue en febrero cuando se mudaron a Madrid hasta cuatro veces más empresas de las que llegaron a Barcelona.

Echando la vista atrás recordamos que los empresarios acogieron de forma negativa la declaración rupturista del pasado 9 de noviembre por parte delParlament de Catalunya pactada entre Junts pel Sí y la CUP. Un temor que se reabrió tras el nombramiento como presidente de la Generalitat de Carles Puigdemont con el apoyo de la CUP.

mujer-con-liderazgo

Los intentos por intentar hacernos creer que estos movimientos no están relacionados con la inestabilidad política que se vive en Cataluña son cada vez menos creíbles. Los datos del Ministerio de Economía relativos al primer trimestre de 2016, se han reducido en un 34% los planes de inversión de las compañías extranjeras.

Una caída que no puede atribuirse a la situación general del país puesto que hablamos de un periodo en el que ni siquiera se sabía que iban a producirse unas segundas elecciones.

Hecho que se refuerza con los datos de inversión reportados en el Estado español y Madrid con aumentos de la inversión extranjera durante los tres primeros meses del año del 14% y del 40% respectivamente respecto al mismo periodo de 2015.

Cabe destacar que tras la ruptura del pacto de Puigdemont con la CUP, Amazon declaró que invertiría 200 millones para la construcción en Barcelona de su centro logístico para el sur de Europa. Además se ha reactivado BCN World con lo que la Generalitat ha comenzado a recuperar credibilidad de cara a las inversiones extranjeras.

Un artículo publicado en Marketing Directo