Oracle pagará 850 millones de dólares a cambio de la firma que audita la colocación de anuncios digitales en plataformas o contenidos de calidad.

Mark Hurd y Safra Catz siguen adelante, bajo la siempre vigilante mirada de Larry Ellison, con la misión de diversificar al máximo las líneas de negocio de Oracle. Y, como viene siendo habitual, lo hacen a base de chequera.

El último ejemplo son los 850 millones de dólares que la compañía ha desembolsado para hacerse con el control de Moat, una startup especializada en el rastreo y monitorización de campañas publicitarias online. Algo así como un auditor de anuncios digitales que sirva para asegurarle a los clientes que sus banners aparecen en los lugares donde se supone que deben hacerlo.

Parece una ecuación lógica de parvulario, pero nada más lejos de la realidad. Recordemos que, en estos momentos, la publicidad programática está en claro entredicho por contratar anuncios en medios de dudosa credibilidad (emisores de las tristemente famosas ‘fake news’). También YouTube ha sufrido una extraordinaria y particular ‘caza de brujas’ por parte de anunciantes recelosos de que su imagen se asociara a vídeos ofensivos.

De hecho, YouTube ha alcanzado recientemente un acuerdo con Moat para que esta plataforma pueda verificar la colocación correcta de publicidad en sus contenidos. También Facebook y la propia Google habilitan el uso de esta tecnología para auditar la calidad y corrección de las campañas que gestionan.

Oracle ya ha confirmado que Moat seguirá operando como una unidad de negocio independiente, aunque integrará sus servicios dentro de su suite de servicios en la nube.

Escrito por Alberto Iglesias Fraga