Pese a la mejora de la economía, nuestro país es pesimista en relación al gasto. Al menos así lo refleja el estudio GfK Clima de Consumo para Europa. “Hay una importante brecha entre lo que se percibe para la economía del país y lo que se vive en los hogares”, señalan en el reporte. Y todo ello pese a poder decir que España es uno de los países más optimistas de Europa en relación a las expectativas económicas. Estamos a la cola de la disposición para gastar pero entre los primeros en cuanto a la visión del contexto económico.

Los factores que invitan a la alegría son desde la revisión al alza del PIB y de las exportaciones a la reducción de la tasa del desempleo. Como apuntamos ya, eso no evita que los indicadores de expectativas de ingresos y de disposición a comprar sean aún muy tímidos. “Se observa una contención en los gastos de los hogares, tal y como ha venido ocurriendo desde marzo de 2011”, se dice en este estudio. Por delante de España en cuanto al optimismo económico están Francia, Alemania, Portugal y Países Bajos.

En términos general, según GfK, Europa se encuentra en estos momentos en un “clima de optimismo” de acuerdo a los datos que maneja el estudio. Hay incertidumbre y ciertos nubarrones a la vista, como es el Brexit, los atentados terroristas o la crisis de refugiados, pero la realidad es que 12 de los 16 países que se han estudiado han mejorado sus expectativas.

La meta que persigue este estudio GfK Clima de Consumo para Europa no es otro que “medir el estado de ánimo de la población” a través de preguntas sobre la percepción de la situación de su país y de su hogar en los próximos 12 meses. Esto se compara con los últimos 12.

Un artículo publicado en Muy Pymes