La crisis económica que comenzó en 2008 obligó a muchos jóvenes españoles cualificados a armarse de valor para, ante una situación laboral insostenible con sueldos precarios, contratos basura y jornadas maratonianas, emprender su propia aventura empresarial.

Hoy, 10 años después, el fenómeno de las startups está más vivo que nunca y los que un día fueron solo locos soñadores ahora consiguen rondas de financiación de millones de euros procedentes de los bolsillos más poderosos de nuestros país.

Y si no que se lo pregunten a Raquel Valero y Rafael Navarro que poco podían imaginar cuando se adentraron en el mundo del videomarketing que figuras de la talla de Marcos de Quinto, Toni Segarra o Juan Roig iban a ser sus particulares “business angels”.

Hace solo 4 años que crearon PlayFilm pero tras entrar en el programa Lanzadera de aceleración de startups que puso en marcha el presidente de Mercadona, consiguieron acaparar las miradas de un buen puñado de inversores entre los que se encuentran, además de los ya mencionados, Javier Rodríguez Zapatero, ex consejero delegado de Google España; Luis Cuesta, cofundador junto a Segarra de la agencia SCPF; Ángel Cano, ex consejero delegado de BBVA o Luis Bonell, ex consejero delegado de Liberty Mutual International.

Todos ellos han participado junto a otras compañías como Sabadell Venture Capital, The Crowd Angel, Sevenzonic, Fides Capital en la última ronda de financiación de PlayFilm en la que han reunido 1,1 millones de euros.

El futuro de esta startup, dedicada a aumentar la visibilidad y las visitas a las webs de las empresas a través de vídeos interactivos en el que el usuario responde a cuestionarios, se prevé más que positivo y es que, las previsiones de crecimiento, según apuntan sus propios fundadores en el diario El Mundo, apuntan a cuadruplicar o quintuplicar las cifras que lograron en 2017.

El tiempo dirá cuál será el devenir de PlayFilm pero lo que está claro es que si los empresarios y visionarios más reconocidos de nuestro país están dispuestos a apostar por esta compañía, no deberíamos quitarle el ojo de encima.

En declaraciones a MarketingDirecto.com, Marcos de Quinto, uno de los inversores que han tenido a bien posar sus ojos en PlayFilm, dice haber confiado en esta joven empresa porque el eje en torno al cual pivota su actividad, el vídeo interactivo, le parece sumamente interesante y con mucho futuro por delante. “Quienes están detrás de PlayFilm son gente muy maja, saben muy bien lo que hacen y tienen además muchísimo empuje”, recalca de Quinto.

De acuerdo con de Quinto, que participa en PlayFilm única y exclusivamente en calidad de inversor financiero y no forma parte de los órganos de gobierno de la compañía, el vídeo interactivo procura muchísimas ventajas a las empresas. “Cuando la gente interactúa con un vídeo, está mucho más predispuesta a recordar lo que ha visto”, señala.

Preguntado sobre la posibilidad de invertir en startups diferentes de PlayFilm, de Quinto no descarta ninguna posibilidad, aunque asegura que lo que más desea es invertir en tiempo para pasar más temporadas en el desierto junto con su amigo Manolo Plaza.

Un artículo publicado en Marketing Directo