La economía digital, la misma que allende los mares no para de echar brotes, estás más bien estancada por estos lares. Y lo está por la heterogeneidad que, desde el punto de vista legal, sigue habiendo en la vieja Europa. Así lo dejó claro ayer en el transcurso de su participación en la conferencia DLD Werner Vogels, chief technology officer del gigante del comercio electrónico Amazon.

A juicio de Vogels, Europa invierte demasiado poco en desarrollo e investigación. Y si nada cambia en este sentido, los servicios más innovadores seguirán llegando de Estados Unidos y de Asia.

No en vano, más la mitad de las tiendas online, las redes sociales y los portales de comparación de productos y servicios son oriundos Estados Unidos, recalcó Vogels.

Hoy por hoy sólo el 4% de los productos y servicios digitales “made in Europe” se las ingenian para traspasar las fronteras europeas, señaló el directivo de Amazon.

Si Europa quiere que la economía digital remonte el vuelo en su territorio y se ponga, por fin, a la altura de la que con tantísimo garbo genera millones y millones en América y en Asia, debe trabajar por la uniformización del mercado digital.

Colgándose del brazo de un mercado más homogéneo, las pequeñas y las medianas empresas (y también las grandes) ganarían muchísimo con la ubicua digitalización, señaló Vogels.

Aun así, el mercado digital europeo necesita no sólo ser más uniforme para salir del estancamiento sino también más abierto. “Debería haber un libre intercambio de datos de usuarios entre los diferentes estados de la UE”, concluyó Vogels durante su intervención en DLD, que MarketingDirecto.com está cubriendo en exclusiva para ustedes desde Múnich (Alemania).

Un artículo publicado en Marketing Directo