El resultado del Brexit ya ha comenzado a tener repercusiones tanto a nivel político como empresarial. Más allá de la incertidumbre presente en los mercados, ahora llegan las primeras estimaciones de la magnitud del desastre.

El sector del automóvil parece que será uno de los más afectados según apuntaIHS Automotive que estima que las ventas del mercado de la automoción registrarán pérdidas de 2,8 millones de vehículos hasta 2018.

A pesar de que las cifras este año continuarán aumentando con ventas de hasta89,2 millones, las previsiones para el 2017 y el 2018 se reducen considerablemente hasta los 1,25 y 1,38 millones respectivamente.

De esta manera, las expectativas de crecimiento del mercado británico también se han reducido pasando de un 3,2% a tan solo un 1% tras el varapalo de la noticia de la salida del país de la Unión Europea.

Y esto representa una pésima noticia para el mercado del motor británico sobre todo teniendo en cuenta que se trata de una industria que mueve 20.650 millones de dólares y el 80% de su producción se envía al exterior, el 60% a países de la Unión Europa.

Toyota se ha pronunciado en este sentido asegurando que la reducción de alrededor de un 10% de las ventas de sus modelos Avensis y Auris podrían llevar al fabricante a reducir costes, aumentar o aumentar los precios.

Un artículo publicado en Marketing Directo