El IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples) es un índice empleado en España como referencia para la concesión de determinadas ayudas públicas, tales como el subsidio de desempleo, algunas prestaciones sociales y subvenciones, en función de los ingresos de .

En líneas generales, la concesión de alguna de estas ayudas estará subordinada a que los ingresos del solicitante no supere un número de veces el IPREM. A modo de ejemplo, la solicitud de una VPO tendrá como límite que el solicitante no supere en 5,5 veces el IPREM. En este caso, simplemente habrá que multiplicar el IPREM por 5,5 para calcular el nivel máximo de ingresos que daría derecho a participar en estas ayudas.

En 2017, el IPREM mensual tiene un valor de 532,51 euros, y su valor se ha mantenido igual desde 2010. Desde su creación en 2004, la evolución de este indicador ha sido la siguiente:

AÑO IPREM MENSUAL IPREM ANUAL (12 PAGAS) IPREM ANUAL (14 PAGAS)
2017 532,51 € 6.390,13 € 7.455,14 €
2016 532,51 € 6.390,13 € 7.455,14 €
2015 532,51 € 6.390,13 € 7.455,14 €
2014 532,51 € 6.390,13 € 7.455,14 €
2013 532,51 € 6.390,13 € 7.455,14 €
2012 532,51 € 6.390,13 € 7.455,14 €
2011 532,51 € 6.390,13 € 7.455,14 €
2010 532,51 € 6.390,13 € 7.455,14 €
2009 527,24 € 6.326,86 € 7.381,33 €
2008 516,90 € 6.202,80 € 7.236,60 €
2007 499,20 € 5.990,40 € 6.986,80 €
2006 479,10 € 5.749,20 € 6.707,40 €
2005 469,80 € 5.637,60 € 6.577,20 €
2004 460,50 € 5.526,00 € 6.447,00 €

Al igual que ocurre con el SMI, el IPREM se publica anualmente a través de los Presupuestos Generales del Estado, de manera que deberemos fijarnos en los últimos datos publicados para determinar su valor.

¿Por qué se utiliza un indicador diferente al SMI?

Hasta 2004, el valor utilizado como referencia para la concesión de determinadas ayudas era el SMI. Desde ese momento, se decidió utilizar el IPREM con este fin, dejando el SMI únicamente como referencia para el mercado laboral.

La razón de este cambio obedece a la necesidad de crear un indicador que sirviese para dar respuesta a una realidad concreta y diferente a la de la evolución del mercado de trabajo. En general, este indicador debería servir para evitar que un aumento del SMI tuviese consecuencias sobre el sistema de ayudas y subsidios. Por ejemplo, si este año el indicador utilizado hubiese sido el SMI, el IPREM habría aumentado un 8%, por lo que la población susceptible de solicitar estas ayudas hubiese aumentado también de manera notable.

En la actualidad, y desde que se puso en marcha en IPREM, las cuantías de ambos indicadores han seguido su propio camino, hasta el punto que ya no tienen nada que ver pues, en la actualidad, hacen referencia a realidades completamente distintas.

Un artículo escrito por Diego Lorenzana