Las perspectivas van por un lado y los hechos van por otro. En un escenario en el que parece que Reino Unido va a sufrir un éxodo masivo de empresas y que su economía va a sufrir profundamente como consecuencia de su ruptura con la Unión Europea, la nipona Softbank ha acordado la compra del diseñador británico de chips ARM Holdings por 23.400 millones de libras (unos 29.000 millones de euros), lo que supone una prima del 43% respecto al cierre del pasado viernes.

Se trata de la primera gran operación desde la consulta de hace un mes y se ha visto propiciada, en parte, por el fuerte desplome de la libra frente al yen desde entonces. Así, entre el 23 de junio que fue la consulta hasta el viernes, la divisa británica acumulaba un desplome superior al 12% hasta los 138 yenes por libra. Y es que aunque según fuentes cercanas a la nipona, Softbank ya estaba considerando la compra antes del referéndum, la devaluación de la libra ha podido suponer el empujón que les faltaba.

Además, esta operación supone la mayor adquisición en la historia de la compañía japonesa y uno de los mayores negocios del sector tecnológico europeos. Y es que ARM, además de proveer de tecnología a los iPhones, también se dedica a la tecnología de procesamiento móvil y gráfico para los chips que llevan los teléfonos Samsung, Huawei y Apple. Ahora ARM aportará más de un tercio del negocio internacional de Softbank, de 8.300 billones de yenes.

251993_net_trabajador

Mantendrá equipo directivo y sede

Según ha informado la compañía, Softbank pagará 1.700 peniques en efectivopor cada acción de ARM, que desde el referéndum ya acumulaba una subida del 16%. Financiará la operación parte con efectivo y parte con deuda y los accionistas obtendrán un dividendo de 3,78 peniques. Los títulos de la británica se disparan un 43% para alcanzar el precio de la oferta.

Por otro lado, el gigante nipón de las telecomunicaciones ha anunciado que va a mantener la actual organización, con el mismo equipo directivo y que la sede se quedará en Cambridge. Además han adelantado que esperan, como mínimo, duplicar la plantilla que tiene ARM en Reino Unido durante los próximos cinco años.

“ARM será un complemento estratégico excelente con SoftBank”, ha afirmado Masayoshi Son, presidente y consejero delegado de la japonesa, que insistió en el interés que tienen desde la firma en expandir su presencia en el ‘Internet de las cosas’. “Esta inversión subraya nuestro fuerte compromiso con el Reino Unido (…) Se trata de una de las adquisiciones más importantes que jamás hayamos hecho y confío en que ARM será un pilar clave en la estrategia de crecimiento de Softbank”, explicó.

Goldman Sacjs y Lazard han sido los asesores financieros de ARM Holdings, mientras que Raine Group, Robey Washaw y Mizuho Securities han hecho lo propio para Softbank.

Un artículo publicado en El Confidencial