La digitalización ha afectado a todos los sectores. De eso no hay ninguna duda. No obstante, un sector que hace unas décadas parecía intocable ha visto cómo la tecnología, precisamente, ha hecho poner en riesgo su hegemonía. Nos estamos refiriendo al sector de la banca desde donde han visto que el nacimiento y el desarrollo de las denominadas fintech les está quitando parte de su cuota de mercado. Una parte de su cuota de mercado que cada año crece.

Por ello y para analizar el poder de atracción que tienen las empresas fintech vamos a recopilar en este artículo una serie de tendencias que se esperan convertirse en realidad en este 2018. No obstante, y para comenzar desde el principio es importante explicar qué es una Fintech.

Fintech es una palabra que hace referencia a la contracción de las palabras Finance y Technology. Por ello, Fintech define y describe a las empresas que utilizan las tecnologías de la información y la comunicación para crear y ofrecer servicios financieros de forma más eficaz y menos costosa. Aunque la banca tradicional está tomando medidas para adentrarse en este mundo Fintech y, de hecho, está comprando empresas Fintech e incorporando talento en sus plantillas, debido al grueso de su tamaño su capacidad de adaptación aún es limitado, por lo que las novedades llegan más tarde a ellas.

En este contexto y entre las tendencias de este año, una de las más importantes es la que va a tener que ver con la concesión de pagos y créditos al instante. Al respecto, la tecnología ha hecho posible que el número de actores que participen en este proceso de concesión de créditos rápidos haya aumentado, interviniendo no sólo los bancos o los prestamistas privados, como se hacía antiguamente. En la actualidad, también participan en este tipo de operaciones las denominadas plataformas de crowdlending, unas plataformas en las que son otros particulares los que prestan el dinero a cambio de un tipo de interés.

Esta evolución y la participación de un mayor número de actores también ha propiciado el surgimiento de comparadores específicos para saber qué créditos al instante son más adecuados para cada ocasión.

Otra de las tendencias que va a experimentar el sector de las Fintech va a consistir en la consecución de una mejor atención al cliente y experiencia de usuario. Todos hemos pasado y recordamos haber estado durante un largo periodo de tiempo esperando en la cola de un banco a que nos atendieran. El motivo, pese a que en teoría deberíamos poder hacerlo todo online en la actualidad, es que los bancos se reservan algunas operaciones que tienen que hacerse de forma presencial, alegando motivos de seguridad.

El reto de las fintech es, precisamente, garantizar esta seguridad sin hacer perder tiempo al cliente. Por ello, las fintech están apostando por invertir en protocolos de seguridad y facilitar la vida de los clientes. Ya se han dado varios pasos al respecto siendo la experiencia perfecta del cliente una realidad posible y factible. De hecho, en muchos portales de préstamos rápidos es posible acceder a un crédito urgente sin necesidad de presentar papeles o de acudir físicamente a un lugar. Todo se realiza de un modo online e, incluso, no es necesario presentar una nómina o poner por escrito para qué se va a utilizar el dinero que se ha pedido.

Esta mejor atención y experiencia de usuario también van a ir unidos a una aceleración a la hora de poder contar con el dinero. Son los denominados pagos instantáneos, a los que se podrá acceder en tan sólo unos minutos después de haber realizado una operación o de haber solicitado un préstamo o un crédito. La información gracias a la tecnología y a la digitalización fluye más rápida y, por ende, este año 2018 va a ser el de la consolidación de esta agilidad.

Por último y para fomentar esta agilidad y una mayor comunicación, el impulso y la mejora de los chatbots va a ser otra de las patas estratégicas de este 20018 en el mundo de las fintech. En concreto, estos asistentes virtuales serán más inteligentes y podrán ser capaces de solucionar casi cualquier problema gracias a la inteligencia artificial. Esto también hará que sean más independientes y autosuficientes, mejorando la experiencia de los usuarios.