Tras muchos meses de búsqueda, el consejo de administración de Uber ha encontrado al que parece ser el candidato ideal para tomar las riendas de una compañía que no pasa por su mejor momento, al menos en lo que a reputación respecta.

La marcha forzada de Travis Kalanick entre acusaciones de acoso laboral y sexual, ha dejado la dirección de la compañía de transportes con una silla que ocupar.

Muchos han sido los candidatos que han sonado como posibles sustitutos, desde Meg Whitman, CEO de Hewlett Packard a Jeff Immelt, de General Electric, entre muchos otros, aunque ellos mismos optaron por retirarse públicamente de la carrera al podio de Uber.

Finalmente, el afortunado ha sido el CEO de Expedia, Dara Khosrowshahi, elegido por unanimidad por los 8 miembros de la mesa directiva y que en poco tiempo comenzará a ocupar el cargo. Asimismo, está previsto que se reúna con los empleados antes de hacer oficial y pública la noticia.

Tras conocerse la noticia, los medios de todo el mundo ya comienzan a indagar en la trayectoria de este reputado profesional. Y, a juzgar por el comportamiento en Bolsa de Expedia, cuyas acciones cayeron un 4% al conocerse la marcha de su líder, la apuesta de Uber parece segura.

Segura, pero no barata y es que, el nuevo CEO podría costarle a la compañía hasta 200 millones de dólares.

Esta cifra provendría, según recoge Bloomberg, de los 184 millones de dólares del valor de las acciones de Khosrowshahi en Expedia, empresa en la que trabajó durante 12 años, a lo que se le añadiría su propio salario y las acciones de Uber que se le ofrezcan.

Con tanto dinero sobre la mesa, ya se puede encomendar Uber a todos los santos para que su nuevo líder valga realmente lo que cuesta y revitalice una compañía enormemente necesitada de aire fresco entre sus filas

Via: Marketing Directo