Aunque parecía que la decisión de Verizon para la adquisición de Yahoo! era firme, las últimas noticias sobre un nuevo hackeo de alrededor de 1.000 millones de cuentas parecen haber cambiado los planes de la compañía.

De esta manera, Verizon podría estar sopesando una reducción del precio que se había establecido en 4.830 millones de dólares o bien una retirada de la oferta de compra, según publica Bloomberg.

Existe división de opiniones en el seno de la compañía pues, aunque el CEO, Tim Armstrong, sigue decidido a seguir adelante con la adquisición e integración de Yahoo! en la empresa, hay otros sectores cuya posición tras los acontecimientos es contraria.

El departamento legal de Verizon estaría sopesando el daño derivado del reconocimiento del hackeo y su estrategia se enfocaría a conseguir que sea Yahoo! el que asumiese todas las responsabilidades futuras relacionadas con él.

“Evaluaremos la situación mientras Yahoo! sigue con su investigación. Revisaremos el impacto de este nuevo acontecimiento antes de llegar a una conclusión final”, aseguran desde Verizon en un comunicado.

Aun así, también han asegurado que el acuerdo, cuyo cierre está previsto para el primer trimestre de 2017, sigue teniendo interés estratégico para la compañía de telecomunicaciones.

Por su parte, Marissa Mayer, CEO de Yahoo!, ha hecho pública su preocupación por el nuevo robo de datos que podría dañar la reputación de Yahoo de cara a los usuarios y la credibilidad con respecto al acuerdo con Verizon.

No obstante, han declarado públicamente que confían “en el valor de Yahoo! y seguimos trabajando hacia una integración con Verizon”.

A esta polémica se suma también la demanda que un usuario interpuso contra Yahoo! pocas horas después de conocerse este segundo hackeo.

“Yahoo! falló y sigue fallando a la hora de proteger la información confidencial de los usuarios. La información personal de los usuarios de Yahoo! se ha visto comprometida en repetidas ocasiones y continúa en una situación vulnerable”, reza la demanda.

Además, la justicia americana también ha tomado parte en este acontecimiento sin precedentes que ha perjudicado a más de 150.000 empleados públicos del gobierno.

Un artículo publicado en Marketing Directo