Wallapop es de las pocas startup españolas que puede presumir de ser un unicornio tecnológico. Una valoración superior a los 1.000 millones de dólares le ha valido tal categoría, si bien las cuentas no están publicadas en el Registro Mercantil ni en registros extranjeros.

Dada la anomalía de la situación, Wallapop se ha valido la denominación de “misterioso unicornio” en El Economista. Según informa el diario, la valoración  real de la empresa es desconocida y uno de sus inversores cifró la misma en unos 180 millones de euros. 

Sea como fuere, el mercado valora Wallapop en unos 1.000 millones y este es precisamente el mayor desafío de su venta. Varias fuentes cercanas al negocio apuntan que la facturación de la startup es mínima, por lo que el comprador habría de estudiar nuevas formas de rentabilizar el negocio.

chicas

A tal efecto la joven empresa introdujo recientemente un nuevo servicio de incremento de visibilidad. Gracias a este, los vendedores pueden potenciar el alcance de cualquiera de sus ofertas previo pago de 1,99 euros.

Los directivos de la aplicación de compra y venta estudian asimismo la posibilidad de incluir anuncios externos en la plataforma. También barajan el pago móvil para participar así en los ingresos de los vendedores. Actualmente la transacción sigue el modelo más tradicional de trueque y se efectúa en mano, a diferencia de otras aplicaciones como Chicfy.

Para incrementar el capital y destinarlo a mejorar los soportes tecnológicos, Wallapop está buscando además nuevos inversores. Estos se aunarían a varios fondos de capital privado españoles e internacionales, así como a varios medios de comunicación de la talla de Atresmedia.

Un artículo publicado en Marketing Directo