Seguro que en los últimos tiempos has oído hablar alguna vez de Wayra. Para el que no lo sepa, es una aceleradora de startups que forma parte de Telefónica.

Wayra, que significa viento en lengua quechua, inició sus operaciones en el año 2011 tanto en España como en América Latina y surgió tras una iniciativa del actual presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. Por aquel entonces era presidente ejecutivo de Telefónica Europa.

Hoy en día, Wayra es una red de aceleradoras corporativas presente en Europa y Latinoamérica, que cuenta con hubs ubicados en: España, Reino Unido, Alemania, Brasil, Argentina, Colombia, Chile, Perú, México y Venezuela. Las academias de la aceleradora suministran el apoyo necesario mediante un espacio de trabajo único, mentoring, financiación, conexión con la red global, networking entre emprendedores e inversores y la posibilidad de que tus productos puedan llegar a clientes en todo el mundo.

El director de Wayra en Londres, Michel Syrett definió la estrategia empresarial de la firma. “No se trata solo de las ideas. Estamos utilizando Wayra como una forma de adquirir un gran talento para Telefónica“.

La primera sede empezó sus operaciones a mediados de 2011 en Colombia y antes de finalizar ese año se expandió por otros diez países. En 2013, con 14 academias Wayra en 12 países de Europa y América Latina, Telefónica aseguró que tenía previsto apoyar aproximadamente a 350 startups. Uno de los éxitos de Wayra ha sido la creación de Poliglota, una red de aprendizaje de idiomas que está sirviendo de gran ayuda en Latinoamérica para potenciar el conocimiento de inglés.

En España, Wayra cuenta con sedes tanto en Madrid como en Barcelona. La aceleradora de startups de Telefónica ayuda a los emprendedores a crecer y a formar empresas de éxito. Este programa de aceleración ofrece todo aquello que necesite una startup para despegar. Una financiación de 40.000 euros en efectivo y hasta 60.000 euros en servicios de aceleración, así como los mencionados servicios de aceleración, espacios de trabajo en Madrid y Barcelona y acceso a una red global de partners de negocio, mentores y expertos, y la oportunidad de trabajar con las unidades de negocio que tiene Telefónica repartidas por todo el planeta. Por ello, consideran que es el lugar ideal para impulsar cualquier idea o empresa innovadora que solucione cualquier problema mediante la tecnología.

Este proyecto empresarial está integrado en la filial de Telefónica Digital Holdings, Open Future, el entorno de innovación abierta de Telefónica que aglutina los proyectos de inversión del grupo. Busca asimismo facilitar las alianzas con otros socios externos tanto privados como públicos y cuenta con la participacion de 729 startups nacionales.

El presidente de Telefónica Open Future es Luis Solana, ex presidente de Telefónica y hermano del que fuera secretario general de la OTAN así como Ministro de Cultura, de Educación y Ciencia, de Asuntos Exteriores y portavoz del gobierno de España en la etapa de Felipe González.

Andrés Saborido, responsable de Wayra España explica el objetivo de la firma que dirige. “Nuestro target es intentar captar innovación en el mercado, para acercarla a los clientes de Telefónica. En este sentido, buscamos ideas disruptivas de las que toman participaciones de entre un 7% y 10% en el capital social. Les preparamos para ser atractivas y las presentamos a fondos de inversión”. Hasta el momento, Wayra ha invertido más de 28 millones de euros en unas 570 startups.

Apuesta por las verticales

En los últimos tiempos, Wayra ha redoblado su apuesta por las verticales. A finales de 2017, creó una convocatoria para compañías de ciberseguridad junto con Eleven Paths, la división del grupo Telefónica centrada en este área.

Esta fue una primera experiencia y continuaremos con ciberseguridad, en turismo con Iberostar hicimos algo similar, en deportes con la Rafa Nadal Academy… Para nosotros es muy importante mezclar la innovación interna con la externa, para dar resultados superiores a la suma“, afirma Andrés Saborido.

En el futuro, Wayra pretende continuar con este tipo de convocatorias verticales asociada con otros sectores diferentes. “Hay una tendencia a la verticalización, a dar valor a los emprendedores con socios en distintos verticales. Hay muchas áreas de negocio que no son nuestro núcleo y tenemos que hacerlo con socios“, ha explicado el máximo responsable de la aceleradora de Telefónica.

Sombras en el negocio

Wayra, no obstante, presenta pérdidas económicas considerables. Si bien en 2017 consiguió reducirlas desde los 10,9 millones de euros hasta los 4,8 millones de euros, lo cual es una buena señal, acumula desde su nacimiento unas pérdidas de 44,71 millones de euros, según informa Infoempresa.

Además, los proyectos no terminan de despegar. Las ideas más ambiciosas que nacen en España no han pasado por Wayra. La aceleradora de startups costó a Telefónica 11 millones de euros en 2015, 17 millones más en 2014 y otros 10 millones en 2013, pero ninguna empresa entre las grandes ventas nacionales tras más de seis años ha pasado por allí.

Un ejemplo de ello es la situación actual de las empresas que participaron en la primera edición, en la que fueron seleccionadas 9 startups, entre más de 600 que se presentaron.

Pues bien, cinco de las mismas tuvieron que cerrar. Es el caso de Coquetéame, una aplicación de personal shopper para ejercer como asesor de imagen. O de Mobile Home, una app para controlar la domótica de la casa con el móvil que no terminó de cuajar. Valioo, estaba destinada a evaluar productos y servicos realizando donaciones a ongs. Clipbook, por su parte, aportaba comercialización de material audiovisual de cámaras y músicos con un producto llamado Clipyoo. Mientras tanto, MiraMusei ofrecía guías interactivas para museos en formato app, que acabó siendo una web en japonés.

Además, otro proyecto, Impok, que era una red social financiera, está abandonado desde hace tiempo, ya que los últimos datos de cotizaciones de la bolsa de la web son de julio de 2016.

Tan sólo continúan en activa tres empresas. TedCas, gestiona aplicaciones de quirófano y cuenta con 4 empleados. En 2015 facturaban 95.000 Euros con unas pérdidas de 64.227 Euros en ese mismo año.

Emtrics fue una plataforma creada para conocer y medir la opinión de los clientes y cuenta con 2 empleados. En el último balance en el registro mercantil (2015) declaraba pérdidas anuales de 2.600 Euros con una facturación de 112.000 Euros.

Sezion, por su parte, es una app de música creada para competir con Garage Band de Apple, que ha terminado realizando vídeos personalizados. Según los últimos datos disponibles, de 2015, facturaron 21.000 euros con pérdidas de 2.900 euros.

El éxito de Carto

Pero no todo son aspectos negativos en este periodo de tiempo para Wayra. La compañía Carto sí que ha tenido resultados exitosos. Se trata de una empresa española de tecnología, dedicada al análisis y a la visualización de datos geolocalizados.

Tanto Carto como Job&Talent, otra startup destacada, han sido invertidas por un vehículo de inversión de Telefónica Open Future llamado Amerigo Innvierte Spain Technologies. Asimismo, ambas han sido gestionadas por Kibo Ventures y han levantado 21 y 23 millones de euros, respectivamente.

Además, el que fuera director de operaciones de Carto, Miguel Arias, fue nombrado en noviembre de 2017 director de Open Future, para gestionar todos los espacios de emprendimiento de la operadora, destacando las 11 aceleradoras que tiene ahora mismo Wayra y los 40 espacios de crowdworking que tiene en el mundo.

Por otro lado, otras startups de Wayra también han despertado el interés inversor. Hablamos de siete salidas (exits) o ventas de empresas participadas, entre las que destacan: la compra de la irlandesa Trustev por parte de TransUnión; la de la española Marfeel por Nauta Capital, Elaia Partners y BDMI; y la argentina ComentaTV, adquirida por Wayin, lo que ha permitido multiplicar por 22, seis y cuatro veces, respectivamente, la inversión inicialmente realizada.

Un artículo escrito por