Una compañía española ayuda a marcas como Shiseido, Nestlé, Iberia, Pascual, Santander, Caprabo, ALSA, Heineken, L’oreal, Adidas, Meliá, Telepizza, BBVA o Telefónica a conseguir información personal de sus clientes a partir de sus propias redes sociales.

¿Qué tienen en común las grandes empresas digitales, como Facebook, Netflix o Google? Efectivamente: el enorme conocimiento que tienen de nosotros, la hipersegmentación que pueden llevar a cabo de su productos y servicios para adecuarse a las necesidades reales de cada uno de sus clientes.

En un mundo inundado por el Big Data, resulta fundamental que las empresas puedan sacar valor de su conocimiento de los usuarios. Y, habitualmente, las firmas emplean para ello sus propios data lakes, llenos de datos obtenidos de los propios hábitos de consumo y pedidos anteriores, así como de repositorios financieros y los procesos con los servicios de atención al cliente y otros canales de comunicación con la entidad. Pero, ¿qué pasa con todo ese maremágnum de información que se esconde en las redes sociales más populares, como Twitter, Facebook o Instagram?

Existía en ese espacio un importante vacío que sólo las grandes compañías podían explotar ya que obtener y analizar esta información social requería soluciones extremadamente caras. Y donde hay un área por explotar, existe una oportunidad de negocio que tres emprendedores españoles (Omar Rois, Andrés Mercader y Carlos Benito) han decidido aprovechar.

El resultado es Xeerpa, una startup fundada en el año 2012 tras un proyecto en el ámbito universitario centrado en el examen de los datos obtenidos a través de los ‘social login’, esos botones que nos permiten acceder a distintos servicios online sin tener que registrarnos ni recordar una contraseña. “Lo que hacemos es crear retratos de personas analizando sus datos en redes sociales a través del ‘social login’ con Facebook, Twitter, Instagram, Google+ o LinkedIn”, ha explicado Omar Rois en la presentación de la startup, hoy en Madrid. “Este es el único mecanismo que nos permite, legal y técnicamente, extraer toda esa información personal”.

“Facebook es más restrictiva que Twitter a la hora de acceder a la información personal, por eso muchas marcas están a ciegas con Facebook, donde no hay apenas social listening”, añade Omar Rois. “En cualquier caso, toda esa información, junto a la que ya poseen de forma tradicional las compañías de sus clientes, enriquece sus CRM y permiten crear mejores segmentaciones para sus campañas de marketing“.

Los resultados no se hacen esperar, según prometen desde Xeerpa. “Con un emailing segmentado se consigue una tasa de apertura un 34% mayor frente al modelo tradicional, mientras que la eficacia de un anuncio en Facebook aumenta un 15% al segmentar a nuestra audiencia”, confirma su socio fundador.

Xeerpa cuenta ya con una relevante cartera de unos 31 clientes, que incluye marcas como Shiseido, Nestlé, Iberia, Pascual, Santander, Caprabo, ALSA, AMC Network, Mahou San Miguel, Heineken, L’oreal, Grupo Damm, Bankinter, Adidas, Meliá, Telepizza, BBVA Bancomer, Telefónica Ecuador o Turespaña. En un futuro inmediato queda abrir mercados extranjeros (hoy por hoy el 80% de la facturación sigue procediendo de nuestro país), especialmente en Latinoamérica y países europeos como Holanda, Francia y Alemania.

Para más adelante queda la aventura norteamericana, donde Xeerpa enfrentaría la intensa competencia de Gigya, más instalada en ese mercado. También queda para más adelante la incorporación de inteligencia artificial al análisis de los textos capturados en las redes sociales (empleando la API abierta de IBM Watson) o la llegada a nuevos nichos de negocio como los clubes de fútbol, “que poseen una gran masa de fans en redes sociales pero no han conseguido materializarlo en datos útiles de negocio”, admite Rois. En esa área, precisamente, Xeerpa ha sellado una alianza con Microsoft para llevar su tecnología a los clubes más pequeños.

Mientras todo eso ocurre, Xeerpa factura ya alrededor de un millón de euros, con la intención de duplicar esa cifra para 2018. Cifra nada desdeñable que, además, es prácticamente la única fórmula de financiación de la compañía (con excepción de algunos concursos de emprendimiento o una inversión del programa Neotec del CDTI). Eso sí, los portavoces de la startup -que emplea ya a 18 personas- no descartan la entrada próxima de algún inversor o fondo de capital riesgo, en tanto que ya confirman negociaciones anteriores en esa línea que no llegaron a buen puerto. “No estamos buscándolo activamente, pero sí que estamos dispuestos a recibir financiación”, confirma Omar Rois.

Vía: TicBeat