Loading...
Amor y relaciones

3 claves para salir de una relación codependiente

Una relación codependiente es aquella en la que los miembros de la pareja no solo son adictos a la dependencia hacia el otro sino que además, necesitan ayudarle y preocuparse constantemente para sentirse bien. Es decir, se olvidan de sí mismos y focalizan toda su atención en el otro. El principal problema es que este tipo de relaciones está basada en la inseguridad. De ahí que sea tan importante salir de una relación codependiente, ya que el resto de hilos que la tejen, además de la inseguridad, son el miedo, la dependencia, la baja autoestima y la infelicidad.

El sostén principal de este tipo de relaciones es la dependencia emocional, esa necesidad afectiva extrema y continua de estar por y para el otro y de no ser nadie sin él. De hecho, debido a la baja autoestima de los dos involucrados, ambos tratarán de encontrar la felicidad a través de su pareja. De esta forma, la mayor parte de sus vidas girará en torno a su relación. Así, se les hará muy difícil -o incluso imposible- extender su vida personal más allá del otro.

A continuación, mostramos algunas claves para salir de una relación codependiente. Así, podrás reconocer mejor el origen del problema y saber qué hacer si te encuentras en esta situación.

Terminar o no la relación

En primer lugar, lo mejor será reconocer las decisiones que se han tomado a lo largo de la relación. Este primer paso se basará en analizar el camino que se ha seguido hasta el momento, de la forma más objetiva posible. La idea es evaluar si sigues con tu pareja porque quieres o por no hacerle daño. Si esta última razón fuese la verdadera, es importante que te des cuenta de que no es responsabilidad tuya ocuparte de ella.

Por eso, si te das cuenta de que la relación ya no te sirve, debes tomar la decisión de poner punto y final. En este tipo de relaciones, las personas descuidan sus propias necesidades. Por ello, a la hora de salir de una relación codependiente, debes tener una actitud fuerte y ser consciente de que es la mejor opción para ambos.

Para terminar la relación, lo mejor será dialogar con la otra persona. Así podrás hacerle entender los problemas que la situación os trae a ambos desde tu perspectiva y por qué la mejor opción es terminar. En estos momentos, será muy importante actuar con calma, ya que es probable que la otra persona no reciba bien la decisión. Si te mantienes tranquilo, podrás gestionar mejor una reacción de ira o tristeza por parte de la otra persona.

Hacer frente a los comportamientos de la relación codependiente

Una vez formalizada la ruptura, no está de más analizar qué aspectos positivos nos brindó la relación. Es posible que, ahora que puedes pensar en ello con más perspectiva,te des cuenta de que te estaba impidiendo desarrollarte. Al salir de una relación codependiente, es frecuente que las personas se sientan más alegres y con más energía con el paso del tiempo. Esto te ayudará a mantenerte firme ante la ruptura.

Aún así, tras salir de una relación codependiente, también es habitual sentir abandono. Romper la dinámica en la que una de las personas se ocupaba en gran medida de la otra conlleva que se sienta cierto vacío en el día a día. Si ves que estos sentimientos son muy intensos, puede que acudir a terapia te sea de gran ayuda para gestionarlos.

Por otro lado, terminar la relación te dará la oportunidad de comenzar a satisfacer tus propias necesidades. Esto es algo que no podías hacer antes; pero ahora, podrás dedicarte completamente a ti, sin necesidad de que sea otra persona la que defina cómo de importante eres.

Lidiar con las repercusiones de la separación

Por último, para evitar volver a caer en la dependencia de la relación, será importante crear una distancia física con la otra persona. Debes hacer lo posible por pasar menos tiempo con ella y mantenerte ocupado con tus propias necesidades. Algunas recomendaciones son cambiarse de piso o comenzar a relacionarse con otra gente.

Por otro lado, también debes aceptar la tristeza y el malestar que experimentarás ante la ruptura y la separación. Experimentar estos sentimientos, en lugar de reprimirlo, es esencial para seguir adelante. Solo así podrás evitar caer en sentimientos de desconfianza o miedo hacia otras personas o posibilidades de comenzar una nueva relación.

Poco a poco, la tristeza y el malestar irán desvaneciéndose, mientras que la satisfacción de tus necesidades te irá aportando cada vez mayor felicidad. No obstante, contar con un buen apoyo social es esencial para pasar páginas. De ahí que se recomiende pasar tiempo con tus familiares y amigos. Estos pueden ayudarte en tus momentos difíciles o cuando tengas que tomar alguna decisión complicada.

Por último, no olvides que es muy importante pasar un tiempo a solas para procesar todo lo ocurrido y gestionar tu mundo emocional. De esta forma, podrás sanar heridas, recuperar tu autoestima y estar preparado para vivir feliz, ya sea desde la soltería o en una nueva relación de pareja.

Un artículo escrito por David Sanchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas