Loading...
Autoconocimiento

4 formas de combatir la mediocridad

Ser mediocre es una actitud y elección de vida. No es malo porque sea un defecto, lo es porque te permites lo mínimo aceptable. Eliges no hacer, no arriesgarte, no descubrir, no intentar, no equivocarte, no ver y no encontrar.

Una persona que se ha permitido permanecer en la mediocridad simplemente no alcanza su máximo potencial porque no se esfuerza más allá de su zona de confort.

Cuando eliges quedarte en la mediocridad también eliges ocultar tus habilidades, tus talentos y dejas ir muchas oportunidades. Aceptas el empleo que encuentras disponible aunque no cumpla tus expectativas. Tu relación de pareja se torna monótona y todo el potencial que tienes lo desaprovechas por comodidad…

Elegir quedarse en la mediocridad puede ser más fácil que salir e ir por lo que sueñas. Esto último conlleva un esfuerzo que no te dará resultados positivos de inmediato. Pero sabes qué, es mucho mejor salir y arriesgarse a tener una vida que no te satisface. Si estás decidido descubre algunas formas de combatir la mediocridad.

1. Fíjate una meta o sueño a alcanzar

Creo que cuando nos falta una sueño o meta que cumplir la mediocridad tiene el camino fácil para instalarse en nuestra vida. Por eso no hay mejor medicina que pensar en algo que quieras lograr y comenzar a trabajar en ello. Vale cualquier sueño, desde viajar a algún lugar remoto que te atraiga, hasta iniciar tu propio negocio. ¿Qué quieres hacer?

Si ahora no tienes un sueño y tampoco tienes ninguna idea, piensa en alguna actividad que te gustaría hacer. Una vez que encuentres tu sueño, la siguiente pregunta es si tienes el coraje de hacerlo realidad. La mediocridad te dirá que no lo puedes hacer, que es complicado o que te llevará mucho tiempo pero tú debes analizar si realmente es lo que quieres o no.

Si en verdad lo deseas, crea una ruta para lograr ese objetivo. Recuerda soñar en grande y lograrlo con pequeñas acciones. Un pequeño paso cada día es más efectivo que una gran acción cada mes.

2. Relaciónate con personas distintas que te inspiren

Si te relacionas con personas mediocres pensarás y actuarás igual que ellos. No me malinterpretes. No te estoy diciendo que termines con todas tus relaciones, pero sí que incluyas en tu vida a gente que te inspire.

Date la oportunidad de conocer e incluir en tu vida a gente que ha logrado aquello que deseas. Verás que poco a poco comienzas a cambiar tu forma de ver el mundo y aprender a ver opciones para alcanzar tus sueños.

3. No escuches a la mayoría

¿Te has dado cuenta que las personas que logran las metas más grandes son aquellas que se salieron de los patrones normales? Cuando sigues los mismos pasos que el resto no puedes esperar resultados distintos. Atrévete a tomar el camino menos transitado y que quizás tenga más contratiempos.

No verás resultados positivos de inmediato pero una vez que comienzan a aparecer, son increíbles. Prueba a hacer un cambio de mentalidad y no dejes que te gane el miedo cuando otros te digan que te vas a equivocar. Recuerda que cada uno debe seguir su propio camino.

4. Toma riesgos aunque te consideren loco

Una vida sin riesgos es muy aburrida y te hundirá en la mediocridad. Está bien concentrarse en ese trabajo que te da para pagar las cuentas cada mes, pero seguro que hay más cosas allá afuera.

Lo que debes evitar es escapar a cada situación que pueda salirse de tu control. Aprovecha cada instante que puedas para hacer algo nuevo.

¿Recuerdas que te hablaba de tener un sueño o meta? Bueno, seguro que en el proceso de lograr lo que te propones te encuentras personas que te dirán que es imposible. Sin importar la meta que sea, siempre habrá pesimistas o gente que por temor dejó ir sus sueños y ahora te tienta con lo mismo. No caigas en el juego. Incluso si te equivocas, es mejor haber probado algo nuevo que quedarse con la incertidumbre de lo que hubiera pasado.

No naciste para ser mediocre

Cada uno de nosotros tiene habilidades y cualidades únicas que pueden aportar mucho al mundo. Sin embargo, mucha gente se queda estancada con lo fácil y eligen no ir más allá.

No seas uno de ellos. Tú, al igual que el resto, viniste a este mundo a hacer algo especial. Quizás ahora no lo sabes o no te lo crees, pero es así. Solo necesitas encontrarlo para dar el siguiente paso.

Un artículo escrito por Okairy Zuñiga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas