7 características de personas maduras

El escritor Stephen King es un maestro del terror, pero también del humor negro. Al leer su célebre frase “Hay hombres que crecen o solo alcanzan la mayoría de edad”, probablemente se nos vienen a la mente nombres y caras de personas conocidas que no presentan muchas características de personas maduras.

Ahora bien, ¿qué entendemos por ser una persona madura? ¿Cuáles son los comportamientos que los diferencian de aquellos que no lo son? Más allá de términos relacionados que no expresan lo mismo, como la seriedad o la responsabilidad, es necesario que investiguemos sobre qué significa realmente ser maduros. 

Según las definiciones de la RAE, esta cualidad tendría que ver con un juicio sensato o prudente. De hecho, no es la única definición que hace la entidad de esta palabra: también existe otra que se refiere a un individuo que disfruta de sus capacidades con plenitud, pero que no alcanzó la ancianidad. Sin embargo, nos es más útil quedarnos con la primera. Profundicemos.

Características de personas maduras

Como hemos visto, comprender exactamente en qué consiste la madurez no es sencillo. Para entender mejor esta cualidad, vamos a recurrir a una famosa comunicadora nicaragüense afincada en México llamada Martha Debayle.

Debayle es especialista en medios de comunicación y emprendimiento, y una respetada comunicadora en su país. Para ella, la madurez se puede y se debe aplicar a las emociones y a la psicología.

En este sentido, podemos hablar de madurez emocional cuando se acepta la realidad tal cual es. Por otro lado, también se podría distinguir la madurez psicológica cuando se adquiere buen juicio, prudencia y autonomía. Pero, ¿qué características de personas maduras podemos encontrar en quienes nos rodean? ¿Cómo podríamos saber si han llegado a ese momento en el que han conseguido cierto equilibrio y estabilidad? Según Debayle, estas son algunas de las claves.

1- No pierden el control de las emociones

Esto no significa que puedan controlar las emociones, sino que las personas maduras han aprendido a vivir con ellas, a manejarlas, ya sean negativas o positivas, a modularlas. Sea como fuere, nunca las evitan. De hecho, les plantan cara, las aceptan, las interiorizan como parte de ellos y siguen adelante. La clave es que lo hacen siempre sin actuar de forma visceral, ni dejándose guiar y actuar únicamente por ellas.

2- Responsabilidad

Esta es bastante obvia. Entre las diferentes características de personas maduras, ser responsable de los propios actos parece indispensable.

Así, si hemos alcanzado un buen nivel de equilibrio, asumiremos las consecuencias de lo que hacemos sin culpar a nadie de nuestros errores.

3- Fuera resentimientos

Este es otro aspecto básico que podríamos enlazar con la primera de las características de personas maduras que hemos conocido. Si nos dejamos llevar por las emocionesdurante mucho tiempo, la ira podría nublar nuestro juicio por completo.

En ese caso, los resentimientos podrían hacer acto de presencia para quedarse. Sin embargo, las personas maduras son capaces de perdonar, olvidar y seguir adelante con su vida.

4- Autoconocimiento

Sin duda, esta puede ser una de las características más básicas y necesarias. Una persona que se conoce a sí misma es plenamente consciente de quién es. Reconoce sus fallos y sus debilidades, pero también sus fortalezas y todo su potencial.

Reconocer a una persona que se conoce bien es relativamente sencillo. Suelen actuar de forma segura, sin tratar de imponer su punto de vista, sin airarse demasiado, mostrando en todo momento una actitud calmada, coherente y respetuosa.

5- No es complaciente

Las personas maduras no se preocupan especialmente de quedar bien con todo el mundo. De hecho, no suelen mostrar una actitud complaciente hacia nadie. Se conocen y actúan según su satisfacción personal, siendo esta su verdadera motivación. En lugar de contentar a los demás, seguirán su propio camino, buscando mejorar y crecer en la dirección seleccionada.

6- Aceptan la realidad

Esta característica no implica que no se pueda cambiar la realidad de ninguna manera. Sin embargo, una persona madura acepta lo que ocurre a su alrededor y desde ese punto de partida, puede intentar modificar algunos aspectos de la misma, si es posible, para que le aporten más. Es decir, una persona madura es realista, pero no conformista.

7- Pueden estar en soledad

Cualquier persona madura sabe estar sola cuando corresponde. No tienen miedo a la soledad, aunque esto no significa que sean solitarias.

Por lo general, aunque valoran la buena compañía, no necesitan estar con otras personas para sentirse bien. Si son introvertidos, han aprendido a socializar y si por el contrario, son extrovertidos, han descubierto cómo estimularse.

Si conoces a una persona con estas características, probablemente sea bastante madura. La buena noticia es que todos podemos desarrollar estas actitudes y cualidades. Tan solo es cuestión de ponerse manos a la obra y comenzar a trabajar poco a poco en nosotros mismos. ¿Preparado?

Un articulo escrito por Pedro Gonzalez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas