Carta de amor: gracias por ser tú

Contigo la existencia se toma la molestia de volverse más intensa, más auténtica, más sincera.

No sé en qué momento comenzó esta historia, ni tampoco cómo explicar todo este revuelo de sentimientos. ¿Sabes? Es difícil poner palabras a los misterios del corazón; por mucho que lo intento, tengo la sensación de que siempre me quedo corta…

Quizás no es que no existan palabras para definirlo, sino que es tan bonito que la idea de reducirlo a unas cuantas líneas se me hace insignificante. No voy a mentirte, también tengo miedo a no saber transmitirte todo lo que me invade por dentro, pero confío en que, cuando me mires, el brillo de mis ojos te cuente todo lo que no es posible dejar por escrito. Por eso, con la intención de que me comprendas y de que conozcas lo que despiertas en mí, te he escrito esta carta de amor. Léela en silencio, por favor.

Gracias por cruzarte en mi camino

El paso del tiempo me ha hecho darme cuenta de que la vida está repleta de sorpresas, de pequeños detalles de grandes efectos y afectos, pero sobre todo, de personas que dan giros inesperados a nuestras historias, como tú.¿Quieres saber por qué? ¡Sigue leyendo!

Ni tú ni yo nos esperábamos, para qué mentirnos. La cuestión es que aquel día nos encontramos. No sé si fue una coincidencia, una serendipia -como dirían los más románticos- o resultado de una fuerza mayor, pero conectamos. Y no hablo solo de cruzar miradas… Me refiero a esa sensación que irrumpe desde lo más profundo y te embriaga por dentro sin saber cómo. Lo recuerdo perfectamente. Y desde ahí todo empezó a cobrar cierto sentido.

Daba igual a dónde fuéramos, qué hacíamos o de qué hablábamos, desde que te encontré es como si el mundo exterior hubiera dejado de tener protagonismo. No sé cómo lo haces, pero te has convertido en mi recurrencia favorita. Es complicado explicarlo con palabras, pero lo cierto es que esta sensación que experimento me encanta.

Eres el motor de mis pensamientos, el eje de mis sonrisas, mi refugio favorito… El motivo de esta carta de amor.

Gracias por ser valiente

Me has ganado, lo confieso. Poco a poco has ido reservando un espacio en mí para ti, no puedo negarlo. De hecho, tu mirada se ha convertido en uno de mis pasatiempos favoritos, aunque a veces me pueda la vergüenza y tenga que mirar para otro lado cuando tus ojos salen a mi encuentro.

Tengo que admitir que también me encanta escucharte porque me ayuda a conocerte y, de algún modo, a sentirme parte de tu historia. Quiero darte las gracias por ello, porque desde el principio has tenido la valentía suficiente para mostrarme no solo tus luces sino también tus sombras. Y eso, es digno de admirar… No se me ocurre otra forma más bonita de conectar con alguien sino es a través de lo más profundo de su historia, de sus heridas y fortalezas.

Mi punto de inflexión, el eje de mis sonrisas

¿Eres consciente de todo lo que me fascinas, me inspiras y me haces sentir? No creo que puedas llegar a imaginártelo… Te has convertido en mi punto de inflexión, en el hilo conductor de mis sentimientos, en esa ilusión que crece a fuego lento para aprovechar cada instante al máximo. Esta carta de amor es prueba de ello.

Eres todo un revolucionario… Y por ello quiero darte las gracias. Gracias por ser tú, desde el principio, con miedos y sin ellos, pero sobre todo, por mostrarte como eres. A veces sensible, otras divertido y desbordante de amor, y algunas otras un poco testarudo, pero en esencia tú.

Gracias porque cuando la inseguridad aparece y el miedo empieza a hacer de las suyas, me ayudas a derrotarlos. Incluso cuando comienzo a quedar atrapada en algunas telarañas, eres capaz de sacarme de ahí con tan solo darme tu mano. ¿Increíble verdad?

Eres mi ancla cuando la marea pierde la calma, la chispa que enciende el fuego que vive en mi interior y el toque de locura en esos días más tontos. La sorpresa que irrumpe en lo ordinario y que ilumina mis días. Quien me ha enseñado que caminar es algo más que dar unos cuantos pasos y que esto solo acaba de empezar.

Nuestro pequeño universo

Juntos hemos creado ese pequeño universo desde el que observar la vida de otro modo, ese desde el que fantasear a través de nuestros sueños, intercambiar secretos y sincerarnos. Es tan mágico… ¿Sabes por qué? Porque tiene un poco de ti y otro poco de mí, y además una parte única conformada por la combinación de ambos, esa que nos recuerda que si alguno de los dos flaquea, ahí esta el otro para sostenerlo -entre abrazos- y seguir caminando. Así de simple y así de bonito. Es nuestro puzzle, nuestro laberinto.

Y no solo eso, también hemos creado nuestra propia cadena de seguridad.Esa que nos protege cuando la ignorancia a veces quiere salir a buscarnos, esa que, cuando el exterior pretende tambalearnos, en realidad nos ayuda a ser más fuertes.

Es increíble, eres increíble, de verdad. Por una razón o por otra aquí estamos y no puedo dejar de agradecer aquello que hizo posible que tú y yo nos encontrásemos, que conectásemos, que comenzásemos a dibujar los primeros trazos de este sendero. Cuando el amor llega a nuestras vidas es lo mínimo que podemos hacer: agradecerlo. Porque de cuidarlo y mantenerlo ya nos encargamos nosotros.

Y por último, no quiero acabar esta carta de amor sin darte las gracias por aceptarme como soy, por creer en mí y por estar a mi lado, pero sobre todo, por ser tú. No olvides que tu sonrisa es mi imagen favorita y mi mayor deseo que seas feliz… Te quiero.

Gema Sánchez Cuevas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *