La inteligencia ralentiza el envejecimiento, según un estudio

Un estudio de la British Psychological Science publicado por David Robinson revela que la inteligencia ralentiza el envejecimiento y mejora la percepción de edad subjetiva de las personas mayores.

Por mucho que confirme el cliché, cabe destacar que nuestras actitudes y expectativas sobre el envejecimiento juegan un papel importante en la rapidez con que envejecen nuestros cuerpos. Por ello, un estado de ánimo juvenil también es motor de motivación para prolongar la agudeza de la mente y el impulso para mantener el cuerpo en buena forma.

Recientemente, un grupo de investigadores franceses dirigidos por Yannick Stephan de la Universidad de Montpellier hallaron una nueva clave en la ecuación: ser más inteligente ralentiza el envejecimiento. No quiere decir exclusivamente que se beneficien de ello únicamente las personas con un coeficiente intelectual más alto, sino que tal y como explica un interesante artículo reciente de la British Psychological Science del escritor David Robinson, estos hallazgos en realidad sugieren formas en que todos podemos intentar potenciar al máximo la inteligencia para frenar o enlentecer el enevejecimiento.

Existen muchos factores en juego: por ejemplo, las personas más inteligentes podrían tomar mejores decisiones de salud, por lo que se necesitan más estudios para desentrañar la causalidad. Pero los investigadores también hallaron que una mayor “apertura a la experiencia”, asociada con tener un coeficiente intelectual más alto, parecía ser importante. Tal vez un coeficiente intelectual más alto, que contribuye a procesar información compleja más fácilmente, también aumenta la curiosidad, “siendo esa mezcla de asombro y emoción lo que nos puede hacer sentir más jóvenes “, tal y como escribe Robinson.

La curiosidad y la alegría propia de la perspectiva juvenil podría ser un motor importante para retrasar el envejecimiento, al margen de la puntuación de CI o del tipo de personalidad. Retener la sed de novedad a medida que uno envejece propicia que el tiempo pase más lento, que la creatividad reciba constantes estímulos y que se haga realidad esa premisa de: “pensar como un niño hará que te sientas como un niño”.

Recordando que la apertura de mente es también el rasgo de personalidad más estrechamente asociado con el genio creativo, cambiar de hábitos, probar hobbies nuevos, abrir tu paladar a nuevas culturas, escuchar y componer músicaescribir tus propios textos o elegir un destino de vacaciones inesperado para ir con tu mochila es otra medida que puedes tomar para divertirte y de paso, alargar la juventud un ratito más.

Escrito por Andrea Núñez-Torrón Stock

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas