Las segundas oportunidades: una opción válida solo para algunas parejas | Internet Web Oficial
Loading...
Amor y relaciones

Las segundas oportunidades: una opción válida solo para algunas parejas

Seguro que conoces a esa pareja que ha roto y vuelto a salir más de una vez. Lo intentan, pero al final esas segundas oportunidades que se dan parecen no funcionar. Tanto es así, que las segundas oportunidades se convierten en terceras, cuartas, quintas, hasta que terminan desistiendo de intentarlo. Tal vez, volver a intentarlo no es una opción para ellos.

Las segundas oportunidades no son una alternativa que pueda funcionar para todas las parejas ya que encierra, en ocasiones, mucho rencor. Problemas no resueltos u otras circunstancias que, por mucho empeño que le pongamos, no vamos a ser capaces de superar.

Muchas veces, darse otra oportunidad funciona muy bien, incluso mejora la relación. Pero esto es porque las dos personas de la relación han sabido aprovechar, con creces, el tiempo que han estado separados. Esto no lo hacen todas las parejas, por eso lo más habitual es que después la relación no funcione igualmente.

Las segundas oportunidades no suelen funcionar

¿Por qué las segundas oportunidades no suelen funcionar? Por una sencilla razón, las parejas vuelven por lo motivos equivocados. Estos pueden ir desde la necesidad, hasta el vacío que sienten por haber estado tantos años compartiendo su vida con alguien. Todo esto puede significar que sufren de dependencia emocional, un problema que les afecta a muchas personas hoy en día.

Si vuelves con tu pareja por razones equívocas es imposible que vuestra relación vaya hacia adelante. Os habéis dado otra oportunidad porque os sentíais solos, porque os descubristeis imposibilitados para seguir con vuestra vida después de dejarlo, porque no lograsteis tolerar la tristeza o superar la ruptura.

Echas de menos a tu pareja porque no eres capaz de estar solo y esto es negativo. Los problemas que os llevaron a la ruptura seguirán ahí, surgirán de nuevo y os volverán a sumir en una relación tóxica donde seréis de todo menos felices.

Necesitas a tu pareja porque te da miedo la soledad y esa sensación de vacío que te aborda cuando extiendes los brazos en la cama y no rozas a nadie, cuando vas cargado con bolsas y nadie te lleva ninguna, cuando nadie pega y despega tus labios.

Tal vez hayas cometido el gran error de dejar toda tu felicidad en manos de tu pareja y ahora te está pasando factura. No eres capaz de emprender tu vida solo, de ver más allá de tu relación. Crees que sin esa persona tu vida no tiene futuro ni esperanza alguna de seguir adelante. Lo que desconoces es que puedes ser feliz solo, es más, tienes que pasar un tiempo solo.

Si aprovechas el tiempo que estás sin tu pareja, puedes descubrir y ver tu relación de otra manera, desde diferentes perspectivas. De esta manera, podrás comprobar si has hecho bien, si merecéis una segunda oportunidad o si la ruptura fue lo más sensato por parte de los dos.

La media naranja no existe

Las parejas que se dan segundas oportunidades y estas funcionan es porque han sabido disfrutar de todo ese tiempo que han estado sin su pareja. Lo han tomado como una ocasión para reflexionar, para verlo todo desde otro ángulo y pensar muy bien las cosas antes de tomar una decisión equivocada.

Este tipo de parejas saben que son compañeros de vida, pero que también son seres individuales y que su felicidad no depende del otro, sino de ellos mismos. Por eso, no temen estar solos. Ellos eligen compartir su vida con la otra persona, no que la otra persona sea el aliento de sus vidas.

Pero, en muchas relaciones de pareja aún existe la creencia de que la media naranja existe y esto provoca que ansiemos estar en pareja. Pero, no nos equivoquemos, necesitamos estar en pareja, no enamorarnos. Estas son dos cosas muy diferentes que provocan que, a veces, creamos que estamos enamorados cuando en realidad lo que queremos es tan solo alguien a nuestro lado.

Pero, las segundas oportunidades también dependen de los problemas previos que nos han llevado a la ruptura. Imaginemos que se trata de una infidelidad. Si la persona no logra superar este terrible desengaño, intentarlo de nuevo sería perder el tiempo. Sin quererlo, le recriminaría ciertas cosas a su pareja, no confiaría en ella y dudaría de todo. Esto no sería positivo para ninguno de los dos.

Por eso, antes de daros otra oportunidad es importante que resolváis vuestros problemas. Quebrantos no solo de pareja, sino también individuales. De esta manera podréis reiniciar la relación, sin rencores y sabiendo que sois seres independientes y de que no estáis juntos porque no sabéis estar solos. Solamente, de esta manera, las segundas oportunidades tendrán éxito.

Un artículo escrito por Raquel Lemos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *