¿Para qué sirve perdonar y pasar página?

Si alguna vez te han hecho daño o has pasado por una situación muy difícil, seguro que te has preguntado para qué sirve perdonar. Además, seguro que también has experimentado en tu propia piel que hacerlo no es tarea fácil y, casi también con total seguridad, has confundido perdonar con olvidar. Lo cierto es que, una vez que algo u alguien nos hace daño, pasar página no es fácil.

El olvido es un proceso de memoria (proceso mnésico) que depende casi pura y exclusivamente del tiempo y del contexto en el que te encuentres. Es decir, olvidar es el fruto que nace al dejar de recurrir a la información que tenemos almacenada en nuestro cerebro; mientras que perdonar es recordar y no quedarse anclado en la emoción que genera el recuerdo.

La verdad es que no podemos realizar muchos trucos para olvidar, porque el olvido es resultado del paso del tiempo. Ahora bien, será más fácil olvidar aquello con lo que no tenemos contacto; por ejemplo, si nos alejamos de un sitio, evitamos ver a una persona o pasar por una situación, será más fácil y rápido olvidar. Por eso, para olvidar tenemos que alejarnos y esperar.

Sin embargo, perdonar es algo diferente, hacerlo significa que “a pesar de que recuerdo lo ocurrido, a pesar de que recuerdo el daño sufrido puedo pasar página y seguir adelante”Hacer esto es dejar de pensar en venganzas, dejar de pensar en lo injusta que ha sido la situación y poder recolocar las emociones en el pasado, sin que afecten a nuestro presente ni a nuestro futuro.

¿Habías pensando en esta diferencia entre perdonar y olvidar? Ser consciente de que estas dos palabras no significan lo mismo, es imprescindible para ser capaz de pasar página. ¿Sabes por qué? Porque nunca olvidarás a quien te ha hecho daño, nunca olvidarás ese dolor, pero sí puedes aprender a vivir con ello si sabes dejarlo atrás.

¿Por qué es necesario aprender a perdonar?

Pasar página sirve para romper el vínculo que hay con el dolor. Se trata de que dejes de lado el dolor y de que las llamas de la ira, la rabia y la venganza se apaguen poco a poco, de este modo, serás libre para iniciar una nueva etapa. Lograr esto te permite comenzar una nueva fase en tu vida en la cual, el dolor y la angustia caracterizan un momento de tu pasado pero no de tu presente.

Además, perdonar hará que seas dueño de tu tiempo y energía al 100%, porque cuando una persona tiene conflictos sin resolver o etapas sin cerrar, aunque no se dé cuenta, su mente dedica mucho tiempo y energía a finalizar y cerrar estas “tareas pendientes”.Tener pendiente el “perdonar al alguien” hace que tus recursos psicológicos se destinen a esta tarea pendiente y, como consecuencia, se puede generar un gran agotamiento emocional.

Resolver los conflictos también sirve para sentirse más seguro y en paz con uno mismo, puesto que nos ayuda a avanzar y a mirar hacia el futuro sin cargas emocionales negativas que absorban nuestra energía y motivación. Alguien que perdona vacía su mochila emocional y se motiva con los retos del futuro, lleva consigo una sensación de paz interior que es insustituible y necesaria al 100% cuando quieres vivir plenamente.

Perdonar: una forma de coger las riendas de tu felicidad

En este punto, es muy interesante que reflexionemos sobre un aspecto del perdón, que pocas personas tienen en cuenta. Cuando perdonas, lo haces por ti mismo no por quien te ha hecho daño. Hacerlo no es un regalo que le das a quien te hizo sufrir, sino más bien, es un regalo que te das a ti mismo. No perdonas y beneficias al otro, si perdonas te beneficias a ti en primera instancia, te permites aceptar el daño y el dolor y lo dejas en el pasado.

Por otro lado, perdonar es imprescindible para ser tu guía y líder. Pero, es más, puede ser que tengas que perdonarte a ti. Para ser el líder de tu vida tienes que perdonar tus errores, tus fracasos, tus puntos débiles, tus arrepentimientos, el haberte hecho daño a ti mismo, y así podríamos continuar con una larga lista de circunstancias que tengas que “perdonarte”.

Solo se accede a la autorrealización personal a través del perdón y la reconciliación con uno mismo, porque una vez lo haces, enfocas tu energía en crear la mejor versión de ti mismo y en tu proyecto vital como ser humano. Cuando perdonas aprendes a gestionar el perdón te sientes libre de decidir qué te afecta y que no, qué te impide seguir adelante y qué no, y así todo fluye y te concentras en ti mismo.

Perdonar no esta tarea fácil, pero tampoco es imposible. De hecho, existen diferentes ejercicios de psicoterapia que pueden ayudarte a perdonar. El primer paso es concentrarte en tu presente y en tu futuro, responsabilizarte del aquí y ahora y ser dueño de tus emociones. Poco a poco, se consigue.

Un artículo escrito por Julia Marquez Arrico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas