Tasa Google: las empresas que pagarán (y las que no) el gravamen del 3%

Hace tiempo que Bruselas busca la manera de poner coto a los tejemanejes de las compañías digitales a nivel fiscal y parece que, por fin, ha encontrado la manera de hacer que Google, Amazon, Facebook o Airbnb paguen los impuestos correspondientes en cada país en el que operan.

La denominada “tasa Google” va poco a poco cogiendo forma y ya se ha convertido en un proyecto de ley, recogido en el pacto presupuestario, que establece el marco y las condiciones por el que se gravará a los gigantes digitales y a las compañías que se insertan en la nueva economía colaborativa.

Según informa el diario El País que ha tenido acceso al documento, el objetivo de la tasa es gravar con un 3% cada operación de publicidad online, de intermediación online y de venta de datos generados a raíz de información cedida por el usuario. Las empresas susceptibles de pago son aquellas cuya facturación mundial supere los 750 millones de euros y alcance los 3 millones en territorio nacional.

Tal y como explica el propio texto, serían susceptibles de pago los “servicios digitales en los que exista una participación esencial de los usuarios al proceso de creación de valor de la empresa y a través de la cual la empresa monetiza esas contribuciones de los usuarios”.

No obstante, también hay excepciones en el documento que excluye del pago del impuesto a los portales de compraventa de segunda mano, el comercio electrónico minorista que solo utilizan la web para vender sus productos, pues, señala el texto, “para el minorista la creación de valor reside en los bienes y servicios suministrados y la interfaz digital se utiliza únicamente como medio de comunicación”.

Este supuesto dejaría fuera de la tributación a compañías como Inditex o El Corte Inglés, aunque sí deberán pagar por la venta de datos en caso de producirse. También quedarían exentas plataformas de contenidos digitales que utilizan la web como forma de intermediación para ofrecer estos contenidos como Netflix.

Por su parte, Google, Facebook, Amazon, Airbnb o Uber estarían sujetas al gravamen al formar parte del grupo de empresas cuyo negocio se basa en una interfaz digital, de publicidad dirigida a usuarios, la puesta a disposición de interfaces digitales multifacéticas que permitan a sus usuarios localizar a otros usuarios o interactuar con ellos, o incluso facilitar la entrega de bienes o prestaciones de servicios subyacentes directamente entre los usuarios y la transmisión de los datos recopilados acerca de los usuarios que hayan sido generados por actividades desarrolladas por estos últimos en las interfaces digitales o venta de metadatos”.

Con esta nueva tasa se alcanzaría una recaudación estimada de 800 millones de euros en nuestro país, aunque según destaca el diario, una posible nueva redacción del texto en 2019 podría elevar esta cuantía a los 1.000 millones.

Vía: Marketing Directo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir a la barra de herramientas