Correo y Agenda

5 conversaciones que no debes tener nunca por tu correo profesional

A pesar de que pueda sonar obvio, hay ciertas conversaciones que no debes tener nunca por tu correo profesional o de empresa. ¿Quieres saber cuáles son?

Por correo todo se entiende peor y puede dar lugar a malas interpretaciones, ya que la persona que está al otro lado de la pantalla no puede ver nuestras expresiones faciales ni escuchar nuestro tono de voz.

Por esta razón, hay determinadas conversaciones que no deberíamos tener nunca por nuestro email de empresa, ya que pueden resultar más perjudiciales que beneficiosas.

Pero, ¿Cuáles son? Business Insider ha recogido las opiniones de un grupo de expertos para que, la próxima vez que vayas a tocar uno de estos temas por correo, te lo pienses dos veces.

Atento a esta lista.

1. Cotilleos

A pesar de que la persona a la que estés enviando el último cotilleo del trabajo sea tu mejor amigo de la oficina, no lo mandes. No es que él o ella te vaya a delatar (o sí), el tema está en que nunca sabes quién puede estar mirando por encima de la pantalla. Además, puede darse el caso de darle a la tecla de “Reenviar” sin querer. Y si, esto último puede suceder.

2. Hablar mal de un compañero

A menos que estés redactando un informe para RRHH, nunca hables por email de cómo alguien está haciendo su trabajo. El sarcasmo no es bien recibido por correo y puede dar lugar a malos entendidos. De hecho, hasta los comentarios positivos pueden entenderse al revés.

3. Consejo no solicitado

Esto es muy común tras las reuniones, ya que siempre hay un compañero que te dice: “esta diapositiva es mejor que la pongas así”. Por eso, nosotros te recomendamos hablarlo con él en persona antes de escribirlo por email, ya que puede tomárselo mal.

4. Críticas

El correo electrónico de empresa nunca se debe utilizar para criticar a alguien ni para realizar ataques personales contra un compañero. Hacer esto es igual que publicar lo que piensas en el tablón de anuncios de la empresa, por lo que te recomendamos que, en su lugar, montes una reunión con tu jefe si quieres expresar una queja sobre alguien.

5. Temas sensibles

Cualquier tema sensible, incluido un aumento de sueldo, debe hacerse en persona. Aunque el chat de empresa o el correo electrónico pueden ayudarte a programar esa reunión, la conversación debe realizarse siempre cara a cara.

Escrito por Ana Muñoz

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: